"Yo amaba al pueblo, pero odiaba al régimen": Herta Müller

La ganadora del Nobel, Herta Müller habló con Marianne Ponsford en Bogotá

La ganadora del Nobel estuvo en Bogotá

En una charla en Bogotá la premio Nobel recordó la persecución política de la que fue víctima en Rumania y su exilio posterior, y fue enfática en su crítica al Premio Nobel otorgado al escritor chino Mo-Yan.

Por: RevistaArcadia.com

La ganadora del Nobel de Literatura (2009) Herta Müller dio una charla en Bogotá en el Centro Cultural Gabriel García Márquez.

El martes 29 de enero, ante un auditorio lleno Müller recordó la persecución política de la que fue víctima en Rumania y su exilio posterior, y fue enfática en su crítica al Premio Nobel otorgado al escritor chino Mo-Yan.

Müller le restó importancia la censura que operó sobre sus primeras obras. Contó que entonces lo peor era la censura que se sentía cada día. "En todas las dictaduras se censura, pero lo peor no es en lo impreso, sino la vida. Se censura el placer, se censura la rutina. En Rumanía casi todo estaba prohibido". Müller contó cómo los libros tenían que ser optimistas en un contexto donde "hasta la felicidad estaba ideologizada (...) "el pesimismo era considerado sospechoso"dijo, y contó que no solo los contenidos que criticaban al régimen se censuraban, lo mismo ocurría con lo erótico. "No había distinción entre lo erótico y lo pornográfico. Ceausescu quería un gran pueblo libre de erotismo".

Müller dejó entrever lo que fue crecer bajo un regimen dictatorial, en que la soledad era normal y la gente vivía bajo un estado de sospecha silenciosa. "En todas partes había cuadros de Ceausescu, lo que era una forma de mostrarnos que él estaba en todas partes, que el miedo estaba en todas partes".

La autora de Todo lo que tengo lo llevo conmigo, contó que se volvió un enemigo del régimen cuando los agentes de la Securitat del estado le pidieron que denunciara a otras personas y ella se negó. "Uno no sabía quienes eran informantes. A mí me espiaban, había micrófonos en todas las habitaciones de mi casa. Sabían todo sobre mí sin que yo supiera nada sobre ellos".

Lo más difícil era sentir que era un enemigo del pueblo rumano. "Si no estabas de acuerdo con el régimen te trataban como si fueras un traidor de tu pueblo. Yo amaba al pueblo, pero odiaba al régimen".

Müller fue implacable en su crítica a último ganador del Nobel, el escritor chino Mo Yan. Aseguró de forma enfática que Mo Yan actúa como portavoz del régimen chino. "Tiene la función de un ministro. Él es el sistema. ¿Cúantos pensadores hay presos en China? ¿Cuántos disidentes políticos? ¿Qué ha dicho Mo Yan sobre eso? ¿Qué ha escrito él sobre las masacres? ¿Qué dijo sobre Liu Xiaobo, el Nobel de Paz que vive en el exilio? Cuando fue a Suecia a recibir el premio dijo que la censura era normal... Él es prácticamente un ministro y su silencio es una bofetada para los que están en la cárcel."

REVISTAARCADIA.COM COPYRIGHT©2010 PUBLICACIONES SEMANA S.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.