Arrechea reinterpreta los edificios neoyorkinos, en una reflexión sobre el poder y el control.

Alexandre Arrechea reinventa los edificios emblemáticos de Nueva York

En su exposición al aire libre "No Limits", el artista cubano Alexandre Arrechea retoma los iconos arquitectónicos de Nueva York y les da una nueva definición.

2013/03/05

Por EFE y Revista Arcadia

El artista cubano Alexandre Arrechea ha reinventado los edificios más famosos de Nueva York. Diez grandes esculturas que se exhiben en Park Avenue recrean iconos arquitectónicos de la ciudad de los rascacielos, proponiendo una reflexión sobre el poder y el fracaso.

El Chrysler, el Empire State o el Flatiron son algunos de los edificios que articulan "No Limits", una exhibición al aire libre que alberga esculturas de acero que llegan a alcanzar los siete metros de altura.

"Mi escultura preferida es la del edificio Helmsley, representado en forma de serpiente que se devora la cola, una de las metáforas que mejor se adapta a esta ciudad que está constantemente intentando transformarse a sí misma", explicó el artista cubano.

Hasta el próximo 9 de junio se alzarán a lo largo de Park Avenue piezas como la del edificio Chrysler, representado en forma de serpiente saliendo de un rollo de película, o el Citigroup, esculpido sobre un trompo como el que los niños enrollan en una cuerda para lanzarlo y hacerlo bailar.

El Empire State, el rascacielos más famoso de Manhattan, tampoco falta en esta exhibición, aunque es representado de manera peculiar: con una especie de manguera de incendio enrollada en forma de pentágono.

"Quería relacionar el Empire State con el Pentágono de Washington, dos edificios de mucho poder que contienen a la vez la idea del miedo", explicó el cubano.

Otra de las esculturas que se exponen es la del edificio del Palacio de Justicia de Manhattan que Arrechea modeló sobre una barrera para el paso de vehículos, pues en su opinión, la ley actúa de una manera "muy parecida".

"La ley permite unas cosas y otras no. Si se levanta la barrera te permite el paso y si la baja no", explicó.

A través de su trabajo, Arrechea, uno de los fundadores del colectivo de artistas cubanos "Los Carpinteros", busca dialogar con el público sobre el control, el poder o la vigilancia, unos valores que a su juicio son representados en estos iconos arquitectónicos.

"Cada una de las esculturas que he traído tiene una historia particular que se puede aplicar no solo a Nueva York, sino también a todas las grandes ciudades del mundo", afirmó.

Además, "No Limits" tiene su origen en el principio de "arquitectura elástica" que el artista abordó en un proyecto anterior en el que diseñó una casa que iba cambiando su aspecto al compás de la evolución del Dow Jones, el índice de Wall Street que agrupa a treinta de las mayores empresas cotizadas en EEUU.

En aquel trabajo la arquitectura reaccionaba a la economía, pero con esta nueva exhibición quiere demostrar que cualquier evento puede influir en la arquitectura.

Desde pequeño, este cubano de 43 años sintió pasión por las grandes edificaciones y aunque nunca estudió arquitectura, la curiosidad siempre ha sido el motor de su carrera artística.

"Vengo de un país muy emblemático a nivel arquitectónico. Nací en Trinidad de Cuba y desde niño estuve impresionado por la magnificencia de los edificios de mi ciudad. Ahí puede ser donde empezó todo", señaló.

Su trabajo también ha estado influenciado por la arquitectura de La Habana, donde se graduó en el Instituto Superior de Arte, y Madrid, su lugar de residencia en los últimos ocho años.

Pero según confesó el cubano, cuando llegó a Nueva York hace tan solo unos meses para desarrollar este proyecto descubrió "un espectáculo visual".

Las diez esculturas expuestas en pleno centro de Manhattan, de unos de 6.000 kilos cada una, se pondrán a la venta a través de la galería de arte Magnan Metz junto a otras obra del artista de menor tamaño.



¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.