Luz Ángela Castro, gerente de Ocesa en Colombia.

“Es un mito que los colombianos no paguen por ver calidad”

Luz Ángela Castro es la gerente de la empresa mexicana Ocesa en Colombia, la compañía detrás de uno de los eventos musicales más importantes del año en el país, Almax, que se desarrollará durante los primeros días de diciembre en Corferias. Hablamos con ella.

2016/11/30

Por Diego Olivares Jiménez

Bogotá ha crecido en el desarrollo de la economía naranja (aquellas actividades vinculadas a la cultura) desde hace 10 años, cuando bandas, orquestas, grupos musicales, montajes circenses y recorridos itinerarios de obras de arte y exposiciones de nivel mundial empezaron a presentarse con mayor regularidad. Una de las personas que está en la consolidación de esa realidad es Luz Ángela Castro, Gerente de Ocesa en Colombia, la empresa que realizará entre el primero y 4 de diciembre en Corferias el festival musical Almax, donde 54 bandas se presentarán en la capital colombiana. Durante las 96 horas que durará el evento subirán a la tarima bandas de Estados Unidos, Colombia, México, Francia, Argentina y República Dominicana y artistas como Macklemore, Chris Cornell, Los Fabulosos Cadillacs, Carlos Vives, Orishas, House of Pain, Ximena Sariñana, Tegan and Sara y Bomba Estéreo.

¿Cómo nace la idea de organizar Almax?

Tuvimos la fortuna de ser invitados por la revista Rolling Stone y Corferias al proyecto. Con ellos analizamos el mercado de que debíamos traer al evento. Los integrantes de ese medio nos ayudaron en la realización de la curaduría y Corferias con sus grandes instalaciones. La industria del entretenimiento crece cuando se realizan procesos de cooperación y este es un claro ejemplo en el que se articulan tres grandes talentos: Corferias como centro de eventos, Rolling Stone como un gran conocedor del tema musical y Ocesa con toda su infraestructura para generar eventos más novedosos.

¿No es muy arriesgado traer tantos artistas?

Es un proyecto ambicioso porque los festivales son de dos o máximo tres días y este va a ser cuatro, es que estamos tratando de pensar un poco distinto de lo normal y de lo convencional.

¿Cuántas personas esperan tener esos cuatro días?

Cada día tiene un potencial y nos hemos puesto como meta unas 20.000 personas por día, pero teniendo entre 10,000 y 15.000 estamos más que satisfechos.

¿Existe en Colombia personas para pagar entradas de este valor?

Total. Una de nuestras grandes conclusiones es que las personas que hacen parte de este mercado están dispuestas a pagar por un buen servicio con artistas de talla mundial y pagan lo que consideran que quieren. Entonces uno ve muchos eventos que se cancelaron porque no se vendieron y hay varios factores: o programan el artista en una época en la que no quería, o el precio está muy alto, o el lugar no es el correcto. Nosotros tenemos experiencia con los conciertos de Madonna, The Rolling Stones, Justin Bieber, One Direction, Coldplay que se traen con precios competitivos. Siempre se tejen tesis que son más bien mitos y es que dicen que el colombiano no paga tanto pero eso no es verdad. Acá ha habido eventos carísimos y la gente los paga. Incluso en la música popular hay palcos entre 20 y 30 millones de pesos y la gente los paga feliz. El público está cada vez más ávido pero sin duda es más exigente.

¿Cómo se hizo el trabajo de curaduría para Almax?

Eso fue una mesa de trabajo que se dirigió con Rolling Stone donde participaron muchas personas que realizaron ese análisis de qué es lo que la gente quiere.

¿A qué artista les hubiera gustado incluir dentro de este evento?

Twenty One Pillows. Ese hubiera sido interesante haberlo traído y no pudimos porque ya estaba comprometido en su gira y con la agenda copada. Uno piensa que porque le puede hacer una muy buena oferta ellos van a decir que listo y no es así. Los artistas tienen una curva en su proceso de conciertos, procesos creativos, grabación de discos o giras ya muy puntuales.

¿Se ha pensado en realizar otro evento tan grande como Almax?

Nuestro primer reto es institucionalizar Almax, porque sabemos que el posicionamiento de las curvas de los festivales es ascendente y no necesariamente en una primera versión sacas los números porque es apenas una primera versión y los festivales se consolidan en el tiempo y es una apuesta de la cuales aprenderemos. Estamos listos para que esto funcione a largo plazo.

¿Qué más va haber en Almax como valor agregado aparte de los conciertos?

Este no es un típico festival de música; sino que logra ser una apuesta diferente con eventos como proyección de cine durante los cuatro días y conferencias sobre sostenibilidad y una muestra muy importante porque es una escena urbana. Existirán pasarelas de moda y muestra comercial porque es un espacio donde diferentes proveedores con este sector pueden mostrar sus productos. Inclusive tenemos como referencia del desarrollo de este tipo de eventos al Vive Latino de México, pues Ocesa ayudó a gestar en ese país. De allá hemos aprendido el manejo de los artistas, el montaje, el contenido que se ofrece.

¿Cuál fue la mejor experiencia de haber traído a The Rolling Stones?

Fue un gran reto porque se estaba trabajando con una banda que realmente es una empresa y la número uno del mundo dedicada a eventos musicales. Es el reto más importante de mi vida profesional; porque fue sincronizar 600 personas para todo el montaje y lo que eso implica. Es interesante poder articular hacia un mismo objetivo gente en el aeropuerto, seguridad, alimentación, transporte, ingenieros de sonido, montajistas de escenario, logística, camerinos, desmontaje y la atención al público.

¿Cómo ve usted a Colombia en 10 años en el desarrollo de este tipo de eventos?

Creo que en este renglón tiene que crecer el país y las personas van a tener que decidir entre qué eventos deciden para irse porque tengo mucha oferta con una infraestructura adecuada y con empresas que le apuesten más al sector y que además la entidades gubernamentales se involucren más, porque si esta industria se desarrolla puede ser fácilmente el 7 % del PIB nacional.

¿Qué tanto le está aportando la industria naranja al producto interno colombiano?

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Cultura se puede establecer que el mercado cultural anual en Colombia de entretenimiento en vivo es de 60 millones de dólares al año. Ya escaló en un renglón muy importante dentro de la economía del país. Uno ve que el precio del petróleo se desploma pero  acá tenemos una materia prima infinita que se está aprovechando en un trabajo muy interesante desde el Ministerio de Cultura en alianza con la Alcaldía en Bogotá, el mismo Idartes y  la Cámara de Comercio de Bogotá y también en Medellín, Barranquilla y Cali. La industria naranja sigue creciendo cada vez más y tiene valores agregados como que las personas se vuelven ciudadanos del mundo y se incrementa el desarrollo personal y educativo.

¿Cómo es vista Colombia en la plaza mundial para la realización de conciertos por parte de artistas?

Ha sido increíble la manera cómo hoy día nos ven. Cada vez quieren venir más al país y en el voz a voz del mundo artístico mundial es el mejor. Primero porque sienten que la industria acá ha evolucionado; segundo porque encuentran empresas con la infraestructura como a la cual yo pertenezco, hay muchas más profesionalización en los servicios que aquí se ofrecen y el público es muy querido. Eso pasó con Foo Fighters y ellos dijeron que era el mejor país de toda su gira. Madonna nos dijo que Colombia fue el mejor país de toda su gira mundial en todos los temas de audiencia y de ventas y eso es un honor. Además hay un factor que nos favorece y es que para muchos de esos artistas es la primera vez que se presentan en el país y eso es muy atractivo.

¿Qué tanto ha funcionado la creación de la Ley de Espectáculos?

El punto de quiebre en el país fue la creación de la Ley de Espectáculos. Eso hizo que la tributación cambiara y usted pasó de pagar tributación por contratar talento internacional de 33 al 10 %, lo cual hizo que el mercado cambiara porque se volvió mucho más rentable. Es una ley que ha funcionado totalmente y lo logro probar de la siguiente manera: la llegada de Madonna con todo lo que eso implicaba fue en parte gracias a la Ley de Espectáculos. En este negocio, como en todos, se debe especificar que el modelo de negocio sea rentable y en últimas nuestro objetivo es unir audiencias con artistas y en algunos ganarás y en otros no tanto, pero al final se tiene que sumar y más si se trabaja en un multinacional y si el mercado está en expansión. El tema de esa reforma tributaria fue absolutamente importante y fundamental para que comenzaran a pasar cosas.

¿Qué tanto va a solucionar el tema de la limitación de escenarios la Arena Bogotá que se está construyendo?

Hay varios escenarios que se están creando, como Arena Bogotá. El estadio El Campín con su plan de renovación es otro, Corferias está desarrollando un gran centro de convenciones que es otro lugar que no teníamos, hay muchos proyectos que se están gestando y que sin duda nos va permitir tener una mejor infraestructura.

¿Cuándo vendrá U2 a Colombia?

Estamos en esas gestiones. Siempre ha habido acercamientos. Ahí ha estado la idea, no se ha ido. Mucha gente quiere a esa banda porque es de esos grandes hitos musicales del mundo. Es algo que no dejaremos de intentar.

¿Cuál es ese artista o banda que han querido traer al país y no han podido?

El traer artistas al país está sujeto a que ellos, los artistas, hagan giras en la región y no solo yo sino muchos de mis colegas hemos querido traer a Bruno Mars y no ha venido porque no empata su gira en Latinoamérica. También otra artista que queremos traer es Adele, pero solo se presenta en arenas y toca unir esos factores, que el artista esté de gira y esté la infraestructura dispuesta necesario para desarrollarlo y acá no hay arenas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.