Foto Prensa y Comunicaciones del senador Jorge Iván Ospina.

Introducen cambios a la polémica Ley del Actor

El proyecto de ley 163 del 2016 pasó intacto por la Plenaria del Senado, pero debe ser aprobado en un tercer y un cuarto debate en la Cámara de Representantes antes del 20 de junio. Explicamos la propuesta, cuyos controversiales elementos han sido modificados.

2017/05/11

Por Revistaarcadia.com

El 10 de mayo de 2017 la Plenaria del Senado aprobó, por amplia mayoría, en segundo debate el proyecto de ley 63 del 2016, conocido como la Ley del Actor. La medida establece un conjunto de medidas para la promoción y estímulo de los actores colombianos, con énfasis en la formación profesional y los derechos laborales, culturales y de autor de los miembros del sector. Los reconocería como gremio legítimo y garantiza condiciones dignas y protecciones sociales para ejercer su labor. Todavía faltaría que la Cámara de Representantes diera su aprobación en un tercer y un cuarto debate, que deben ocurrir antes del 20 de junio.

El proyecto actual de ley es distinto al que fue presentado en el primer debate. Fueron modificados varios aspectos que generaron disputas entre los miembros del gremio.

En el pliego de cambios se destaca el nuevo concepto de Registro Nacional de Actores, el cual requiere:

1. Título profesional de maestro en artes escénicas o títulos afines al teatro, artes dramáticas, escénicas o audiovisuales.

2. Experiencia demostrable como actor en cine, teatro, televisión, radio, series web o en otros escenarios donde se pueda ejercer la actuación.

3. Combinación entre educación formal y no formal en la que se acredite educación técnica o tecnológica y experiencia en la actuación.

Un comunicado del senador Jorge Iván Ospina, impulsor de la ley, explica que "el registro no será una condición necesaria para la contratación de los actores. Sin embargo, el Ministerio de Cultura y el Ministerio del Trabajo adoptarán todas las medidas para incentivar, promover y crear estímulos para la contratación de los actores inscritos en este registro". Va de la mano con una reorientación en los requisitos para ser considerado actor y la eliminación del Comité de Acreditación Actoral, propuesta en el primer boceto. La entidad hubiera verificado, certificado y reglamentado el funcionamiento de la actuación en Colombia, y del Registro, pero se eliminó por inconveniente.

Así mismo, se eliminaron también los polémicos requisitos de cuotas tanto de actores profesionales como colombianos en las producciones que se realizan en el país, dado que no era coherente con dos tendencias marcadas en el sector: la utilización de actores naturales y las producciones extranjeras.

También se destaca la supresión de un artículo referente a la jornada máxima de actividades actorales y más claridad en las diferentes formas posibles para vincular a un actor o actriz a una producción, y sus respectivos derechos.

Un poco de historia

El proyecto de la Ley del Actor encontró mucha resistencia dentro de la comunidad de actores colombianos incluso antes de que se presentara al primer debate. Algunos señalaron con preocupación dos aspectos que tuvo la ley: una cuota de participación actoral nacional del 90% en todas las producciones hechas en Colombia, que muchos leían como un desincentivo para producciones internacionales, y además exigiría la profesionalización del actor por medio de la creación del Comité de Acreditación Actoral.

La Asociación Colombiana de Actores (ACA) respondió a esas críticas, haciendo énfasis en quienes se desempeñan como actores a tiempo completo y con formación por encima de personas naturales que quizás nunca vuelvan a actuar. Además, señalaron que la cuota nacional es una respuesta ante extranjeros no residentes y se ha implementado en otros países.

Luego de ser aprobada la Ley, sin modificaciones, en el primer debate, la Mesa de Gremios del Sector Audiovisual Colombiano, “como ente agrupador de asociaciones de guionistas, directores, productores, artistas, montajistas, postproductores, técnicos, sonidistas, fotógrafos, festivales, animadores, documentalistas y en general, asociaciones y sindicatos del sector cinematográfico nacional” expresó una lista de 13 problemas que veían en el texto, al sentir que no se estaba tomando en cuenta la realidades de la totalidad del sector. No buscaban desechar el proyecto sino modificarlo, aprovechando “una posibilidad histórica que podemos atender para el bienestar de todos”.

La respuesta de la ACA fue rápida y contundente. Tildando de desleal la comunicación, insistieron en su compromiso con los puntos más polémicos: el registro y la cuota nacional. Sin embargo, concluyeron con la siguiente frase: “reiteramos nuestra disposición para alcanzar acuerdos pues entendemos la aprobación de un proyecto de ley como una negociación entre los sectores implicados”.

La declaración se ve reflejada en la más reciente versión de la Ley, que toma en cuenta todo lo dicho y elimina o modifica todos los elementos que generaron preocupación.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com