Jaime Cerón

Arco 2015: más que una vitrina

La designación de Colombia como país invitado a Arco 2015 supone una de las mayores vitrinas posibles en el mundo del arte contemporáneo. Jaime Cerón, director de Artes Visuales del Ministerio de Cultura, habla sobre la feria de arte contemporáneo más importante de España, y lo que representa para Colombia.

2014/03/06

Por Ricardo Castro

¿Por qué es tan importante Arco?

Arco es una feria de arte contemporáneo muy sofisticada, con muy buenas galerías. Fue una de las primeras en el mundo, tiene 33 años, cuando la feria más antigua, la de Basilea, tiene cuarenta y pico. Tiene cerca de 200 galerías, y es tal vez tres veces más grande que ArtBo. Son dos espacios: dos pabellones grandes interconectados, en dónde suele haber un foco sobre algo en particular. Este año el foco estuvo en Finlandia y hubo un foco sobre América Latina. La Feria también siempre tiene un capítulo dedicado a espacios jóvenes. Tiene una oferta heterogénea: hay muchas galerías muy reconocidas con artistas representativos de la historia reciente del arte contemporáneo, y hay espacios para propuestas emergentes.

¿A qué se debe la invitación de Colombia para 2015?

Colombia ha sido designado como invitado de honor para 2015, en parte en reconocimiento a lo que ha ido emergiendo como actividad creativa, a los proyectos y eventos concebidos. También a la activación del coleccionismo en el país y en la región, la emergencia de las diferentes ferias, sobre todo de ArtBo… siento que se que se han conjugado todos estos factores para hacer notar que hay un campo artístico de cierta envergadura, que es relevante y complejo y que resulta atractivo para su exploración desde Europa.

¿En qué consiste ser el invitado de honor?

En la feria lo que el país va a tener son una serie de espacios -entre 10 y 12, para albergar galerías o espacios artísticos, un espacio manejado institucionalmente por el curador (colombiano) que designe la feria, y habrá una programación académica importante en el contexto de Arco: con muchos visitantes y con una agenda para profesionales del campo artístico que es muy significativa.  Además hay una serie de actividades que pasan fuera de la feria -en salas de exhibición y en diferentes museos-, que podrán abarcar otro tipo de miradas, ya no solamente de galerías sino con enfoques más amplios sobre el arte colombiano contemporáneo. Para el arte colombiano es una gran oportunidad. Si bien es difícil calcular los beneficios a partir de lo que será el enfoque que se dará sobre el país, los que sí tendrán un beneficio garantizado son los artistas.

¿Qué posibilidades ofrece Arco?

Es común ver galerías colombianas en ferias en México, Sao Paulo, Río de Janeiro, Miami, donde hay una circulación continua de personas interesadas en el arte de América Latina y el caribe, pero en Arco se cruzan otro tipo de curadores, de colecciones y profesionales que conocen menos de lo que pasa en el arte colombiano y latinoamericano. Hay una posibilidad de abrir muchos caminos sobre todo hacia el norte de Europa para intercambios, ejercicios de difusión artística y demás.

¿Qué hay de atractivo en las propuestas artísticas que se hacen en el país en los últimos años?

En Colombia hay muchísimas facultades de arte, como 47, entonces hay muchos artistas preparados. Y por la contingencia de la situación cultural, histórica y política del país, el arte se ha perfilado como un escenario de formación sofisticada y crítica con la misma idea de arte, con la historia del arte, con la forma de enseñar la práctica artística, y con la manera de reflejar el contexto social y cultural. En ese sentido es un arte que no parece conforme o complaciente, sino que siempre está reflejando una vitalidad particular. En los últimos años han surgido proyectos que han llevado a la exhibición de artistas colombianos en distintos lugares, que circulen internacionalmente ellos y sus obras, y sean incluidos en exposiciones de distintos calibres.

¿Una internacionalización del arte colombiano?

Esta década ha sido muy favorable. La exposición que hubo el año pasado en Casa Daros fue muy importante para visibilizar a Colombia en el contexto internacional; la muestra que hubo hace un año en Oslo, Noruega, de arte colombiano fue muy importante en ese sentido. Además ha habido presencia de artistas colombianos en bienales como la de Cuenca, en Mercosur, Sao Paulo, Estambul… y eso ha ido marcando ese rumbo, ese mensaje de que el arte colombiano existe y es interesante y relevante. Y en España sobre todo ofrece un espacio de intercambio posible.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com