RevistaArcadia.com

Cien años y el Quijote

'Cien años de soledad' ha incorporado las formas modernas de la biografía imaginaria y del diario ficticio, de la saga familiar, de la novela indigenista y la novela de protesta, así como la novela experimental de esta época, en una nueva unidad...

2014/04/07

Por Suzanne Jill Levine

Algunos críticos han declarado que, como el Quijote, Cien años de soledad es la primera y la última obra de su especie. El Quijote incorporó en una unidad las formas narrativa anteriores de la Edad Media y el Renacimiento, el cuento didáctico, los épicos romances de caballería, las historias bucólicas y la novela picaresca, y se convirtió así en la primera obra de una nueva especie literaria, la novela moderna. La calidad y el alcance de esta primera creación no había sido repetida desde entonces. De manera similar, “Cien años de soledad” ha incorporado las formas modernas de la biografía imaginaria y del diario ficticio, de la saga familiar, de la novela indigenista y la novela de protesta, así como la novela experimental de esta época, en una nueva unidad.

En cierto sentido, “Cien años de soledad” representa la última etapa de la novela tradicional como relato de una historia. Como han señalado algunos críticos, el único recurso que les queda a los nuevos novelistas es el descubrimiento de un nuevo lenguaje que les permita describir y expresar el mundo americano. Desde el punto de vista de los narradores latinoamericanos, es evidente que deberán ahora buscar caminos inéditos ya que García Márquez parece haberse apoderado de una vez y para siempre de todos los viejos temas (…) y los ha llevado a tal exceso, por medio de su mágico estilo hiperbólico, que ahora estos temas son más motivos literarios que otra cosa, más símbolos que “hechos”.

El espejo hablado, 1975

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.