BUSCAR:

Cuando la realidad no es lo que aparece

Muestra Internacional Documental. Hasta el 10 de noviembre

14 Muestra Internacional Documental

Hasta el 10 de noviembre se realiza en Bogotá La Muestra Internacional Documental, único evento especializado en este género en Colombia y uno de los más significativos de Latinoamérica. Las miradas femeninas son mayoría entre los trabajos nacionales, una afortunada coincidencia con el especial de mujeres de nuestra última edición.

Por: Carol Ann Figueroa

Publicado el: 2012-11-07

Vinculos relacionados

Bajo la premisa “miradas desde la intimidad” la Muestra consta de una selección de 15 documentales nacionales y 28 internacionales, cuyo común denominador pasa tanto por el afán de señalar las ficciones que desdibujan la realidad, como por el impulso de evidenciar las subjetividades que transforman “historias de la vida real” en meras fábulas. Todo depende del cristal con el que se mire, y este año la selección ofrece un viaje al interior de la subjetividad de sus realizadores. El mundo al que accederemos en cada proyección promete diferir bastante de aquél en el que creemos estar viviendo. 

En Bélgica, el realizador Frederic Guillaune decide acecharse registrando el desplome emocional al que lo enfrenta su divorcio (Ce sera presque comme j'ai rêvé), mientras en Ecuador la realizadora Fernanda Restrepo desanda el abandono vivido por su familia tras la desaparición de sus dos hermanos a manos de la policía (Con mi corazón en Yambo), y en México el uruguayo Andrés Pardo se obsesiona con encontrar a una niña que aparece en varias filmaciones caseras que él compró un día en un mercado de las pulgas (Buscando a Larisa). En Chile, María Paz Gonzáles nos lleva de viaje junto a su madre para buscar a su padre ausente (Hija), en Bogotá Jorge Caballero registra el nacimiento de quienes llegan al mundo en nuestros hospitales públicos (Nacer) y en Palestina, Emad Burnat y Guy Davidi reconstruyen la resistencia de unos campesinos palestinos a través de las cinco cámaras que les ha destruido el ejército israelí, mientras ellos registran sus abusos (Five Broken Cameras). En Venezuela Samuel Rodríguez busca la manera de capturar el último recuerdo que conserva una mujer que quedó ciega y sordomuda a los siete años (Entre sombras y susurros) y en los llanos orientales, Talía Osorio crea lo que amenaza con convertirse en uno de los últimos registros de la vida del llanero de pura cepa (Enlazando Querencias).

Realizadores de todo el mundo que usan el lenguaje de sus experiencias particulares para adueñarse de temas que son cotidianos en distintas latitudes, y que rara vez llegan más allá de la pequeña pantalla interior en la que sus protagonistas cuentan su versión de los hechos, sus anónimos documentales interiores.   

Para entender qué los impulsa a extraer vivencias de la cabeza de un puñado de desconocidos para retornarlas al mundo mezcladas con las suyas, la muestra ofrece un conjunto de charlas con invitados internacionales como el realizador alemán Uli Gaulke, (Nadie se ríe al revés, La Havana) cuya obra está marcada por el amor a lo simple y lo cotidiano; el realizador colombiano Juan José Lozano (Impunidad, Testigo indeseable) de quién se hará además una retrospectiva; y la panameña Anayansi Prado, quien con su enfoque sobre los dramas vividos por los inmigrantes en Estados Unidos, ha conseguido llamar la atención tanto de foráneos como nativos de aquél país.

Finalizando este recorrido que incluirá registros de realidades menos relativas como el desplazamiento (Las Pavas la hora del retorno, de Ricardo Torres), la resistencia indígena (Kwe'sx Thegnxisa de Mónica Mondragón) y la necesidad de reparación para las víctimas del conflicto (Severá de Silvia María Hoyos y Adrían Franco), la coincidencia de tener 10 realizadoras entre los 15 trabajos que representan la muestra nacional, producirá un encuentro más, destinado a juntar a estas mujeres con su público para intentar establecer cómo es esa luz con que la mirada femenina ilumina la creación documental.   

En tiempos en que el acceso al mundo de los otros parece ser cada vez más ilimitado e inconciente, y la inmediatez con que se difunde un abrumador volumen de visiones carentes de foco resulta agobiante, la mirada clara e incisiva del documentalista gana cada vez más terreno como usuaria y catalizadora de estos procesos que, guiados por urgencia íntima son capaces de entregarnos una realidad recreada a la cual no podríamos acceder de otra manera.

La Muestra Internacional Documental estará en Bogotá hasta el 10 de noviembre, luego iniciará un recorrido por quince ciudades del país. Para quienes crean que pueden esperar a la próxima, es aconsejable recordarles que la realidad que aparecerá este año en las pantallas no será la del siguiente. Cada selección es única, y cada encuentro que se produce entre académicos, realizadores, estudiantes y amantes del documental, es irrepetible.  

Consulte la programación aquí.       

Para más información visite: www.muestradoc.com