RevistaArcadia.com

Diez años para la vida

Hace 10 años, Bogotá consiguió visibilizar la diversidad. Este editorial, de Juan Carlos Prieto García, el Director de Diversidad Sexual de la Secretaría Distrital de Planeación, acompañó nuestro especial dedicado a una década de política pública LGBTI en la ciudad.

2017/05/25

Por Juan Carlos Prieto García*

Celebrar diez años de la Política Pública LGBTI en la capital a través de las narrativas de la ciudad y de esta primera entrega de Diez (años de la Política Pública LGBTI en Bogotá) es un verdadero orgullo para la Alcaldía Mayor de Bogotá. Hacerlo de la mano de Publicaciones Semana es un mensaje contundente, al ser quienes durante 12 años, por medio de la revista Arcadia, han aportado a la construcción de una cultura con conciencia de género y diversidad sexual en la ciudad. Y lo es porque el acuerdo 371, de 2009 –“Por medio del cual se establecen lineamientos de política pública para la garantía plena de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas (LGBT) y sobre identidades de género y orientaciones sexuales en el Distrito Capital”–, más que un documento jurídico y legal, se ha constituido en una acción transformadora que ha impactado la vida de la ciudadanía y de las instituciones públicas, representando un hito en la historia nacional reciente. 

Es fácil sonar grandilocuente al decir que se han transformado vidas con la política pública, pero valdría la pena recordar una historia que comenzó durante la administración de Luis Eduardo Garzón, época en la cual se hicieron los primeros acercamientos a la Mesa de Trabajo LGBT de Bogotá, reconociendo que justamente por esta movilización social hoy contamos con política pública. Garzón cumplió con su promesa y firmó el decreto 608 de 2007, con el cual se inició esta aventura que se consolida hoy, bajo la administración del alcalde Enrique Peñalosa, quien continúa con el compromiso de vestir a Bogotá con los seis colores de nuestra bandera. 

Fueron muchas las batallas que se dieron para hacer realidad este sueño no exento de tristezas y desilusiones: cuando comenzaron las discusiones en el Concejo de Bogotá, por ejemplo, no se logró la concreción de la política pública en la primera vuelta. No obstante, con tozudez y gracias al esfuerzo ingente de decenas de activistas, organizaciones y agentes sociales, se consiguió en 2009 firmar el acuerdo 371. Hoy, junto a esas mismas personas, con desacuerdos como es apenas normal, pero también con nuevas propuestas, hemos podido ver el efecto de la Política Pública en la configuración de la ciudad. 

A lo largo de las administraciones que se han sucedido en Bogotá en estos últimos diez años, nuestra Política Pública se fue fortaleciendo. En el actual Plan de Desarrollo “Bogotá Mejor para Todos” seguimos trabajando por la garantía de los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales y transgeneristas en la ciudad y sus familias.

¿Con quiénes vamos a celebrar estos diez años? Con la ciudadanía, con los hombres y mujeres cuyas vidas transformó esta política. Hoy hablamos y nos encontramos con la diversidad sexual en las aceras de las calles, en el edificio de Colpatria, en todas las instituciones del Distrito, en TransMilenio y en los medios de comunicación nacionales.

a implementación de la Política Pública LGBTI en la ciudad ha cambiado el corazón y la vida de muchas personas. Este año publicaremos cuatro entregas, cada dos meses, para conocer de primera mano la vida de personas como usted y como yo. Mujeres transgénero, lesbianas y bisexuales, hombres gais, bisexuales y transgénero, personas intersexuales y de todos aquellos que, sin reconocerse en la diversidad sexual, ni en la heterosexualidad como norma social, han decidido transformarse a la luz de este compromiso de ciudad. Pero también a quienes se permitieron conocer otras formas de amar, a los padres y madres que apoyaron a sus hijas e hijos en su tránsito por el género, a docentes que apoyaron y acompañaron a sus estudiantes, a profesionales de la salud que superaron y abandonaron, desde su ética, el paradigma de enfermedad y hoy protegen la diversidad. 

Comenzamos este camino de reconocimiento de los diez años de la Política Pública LGBTI en Bogotá con cuatro ediciones apoyadas por el Idartes, que representan cada uno de los colores de la bandera de la diversidad sexual y de géneros. Lo anterior como evidencia determinante de la responsabilidad que tenemos con el cambio de vidas en nuestra ciudad. 

*Director de Diversidad Sexual de la Secretaría Distrital de Planeación.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.