Vladimir Ilyich Lenin (1870 - 1924) da un discurso en Moscú. Publicación original: People Disc - HG0194. Foto: Keystone/Getty Images.

El tren de Lenin

Un tren, una revolución y cien años de historia. La obra de Catherine Merridale se dedica a un tiempo clave de la historia: los días que convirtieron a Lenin en el líder de una de las revoluciones más grandes e importantes del planeta.

2017/07/05

Por Rodrigo Pardo*

¿Quién era Lenin? ¿Cómo entenderlo? ¿Cómo evaluarlo? Catherine Merridale, autora de varios libros sobre Rusia, responde estos interrogantes en un libro intrigante: El tren de Lenin. Cien años después de la Revolución bolchevique, que están a punto de cumplirse, el libro describe los días previos al arrivo de Lenin a Petrogrado, la capital del momento, a donde llegaría con ayuda de Alemania —que esperaba la contribución de Lenin para empujar la salida de Rusia de la Primera Guerra Mundial— y después de un viaje largo y misterioso. La meta del tren no era simplemente una estación de destino. El líder revolucionario tenía un destino más ambicioso: cambiar a Rusia y, de paso, al mundo.

La obra describe lo que podría ser el centro del mundo en ese año crucial de 1917. La Primera Guerra Mundial estaba en marcha, y comenzaban a notarse las tendencias que conducirían, el año siguiente a la llamada Gran Guerra. La Rusia de los zares se desplomaba y con la Revolución de Octubre le abriría paso a uno de los procesos más trascendentales del siglo XX: algunos consideran que la centuria no comenzó en 1900 sino en 1917, con el establecimiento de la sociedad sin clases y la posterior competencia con el sistema capitalista.

La cautivante obra de Merridalde se desarrolla en donde podría estar, en el momento, el epicentro de la historia: en el mar Báltico, rodeado por Alemania y Rusia, grandes protagonistas de la guerra, pero también de Suecia. La columna vertebral de la narración es un tren. Una locomotora que arrastraba vagones tapados y que partía de Zúrich, atravesaba Alemania, hacía transbordo en el mar Báltico hasta Trelleborg, Suecia, y llegaba a Petrogrado. En él se transportó Lenin, desde su exilio en Suiza hasta el escenario donde se convirtió en líder de una profunda revolución.

La autora hizo el mismo recorrido para explorar la geografía y los lugares, pero también las motivaciones y pensamientos de Vladimir Illich Ulianov e incluso los rasgos de una personalidad que se transformaría en uno de los liderazgos más autoritarios y duros de nuestro tiempo. Una historia concreta que ayuda a entender un proceso trascendental. 

*Director de Semana.com

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.