Michael Madsen en Reservoir Dogs

El villano más temido del cine reivindica su lado sensible

Michael Madsen escribe poesía y derrama lágrimas cuando habla de sus hijos. El actor estadounidense, famoso por sus papeles de villano en películas de Quentin Tarantino, reivindicó su lado sensible en una entrevista en la que confesó que si pudiera escoger haría de "Batman y no de Joker".

2015/08/26

Por EFE & REVISTAARCADIA.COM

"Me gustaría hacer un papel que no fuera tan cruel. He hecho de bueno en algunas películas pero cuando has cortado una oreja o has enterrado a alguien vivo es un poco complicado sacar eso de la cabeza de la gente", dijo la estrella de Hollywood.

Sus papeles como el torturador Señor Rubio en Reservoir Dogs y el asesino a sueldo llamado Budd en Kill Bill le hicieron merecedor del título al segundo mejor villano de todo los tiempos según la revista Maxim, sólo superado por Bill McKinney en su papel de sádico hombre de la montaña en el filme de suspenso Deliverance.

Célebre por escupir la frase "todo lo que puedes hacer es rezar por una muerte rápida, que de todas formas no vas a tener" al oficial de policía, a quien corta una oreja e intenta quemar vivo en Reservoir Dogs, Madsen aseguró estar a tiempo de "cambiar su trayectoria".

"Creo que aún estoy a tiempo de cambiar. Mi referente es Humphrey Bogart quien antes de ser recordado por el 'Halcón Maltés', había hecho de villano en más de 30 películas", sostuvo el artista que lleva más de 170 películas a sus espaldas, entre las que además destacan Sin City y Thelma and Louise.

Asimismo, se declaró un enamorado de la literatura de Ernest Hemingway y Jack Kerouac y un entusiasmado de la poesía, una pasión secreta que lo ha empujado a escribir de forma frenética.

"Esto es algo que poca gente sabe: me gusta escribir poesía. De hecho he escrito cuatro libros de poemas, todos inspirados en experiencias de mi juventud y de mi vida cotidiana", reveló el artista, a quien nadie acudiría para cortarse el pelo o afeitarse la barba.

Madsen, cuya voz retumba como una vieja Harley Davidson, aseguró que sus poemas son mucho más indicativos de su personalidad que los sangrientos personajes que lo han llevado a la fama: "En realidad soy una persona muy sensible".

Una faceta que el artista manifestó claramente durante una rueda de prensa en Santiago de Chile cuando al ser preguntado por sus hijos derramó unas cuantas lágrimas mientras balbuceaba que estar lejos de ellos es lo "peor de la profesión", además de un tema que no es capaz de "acabar de digerir".

El azar hizo que Madsen, que de joven trabajaba como mecánico y pintor, fuera seleccionado en una audición a la que acudió para acompañar a un amigo, momento a partir del cual empezó su nutrida carrera cinematográfica.

A lo largo de su trayectoria ha trabajado cuatro veces con Tarantino, sinónimo de violencia, sangre explosiva y humor negro, a quien el actor considera como "uno de los hombres a los que más ha querido".

"Siempre que me lo pida trabajaré con él, es un gran amigo, divertidísimo e increíblemente inteligente. Pienso en él como si fuera mi hermano", aseveró Madsen, quien después de su padre, afirma que el cineasta es uno de los únicos hombres a los que ha querido de verdad.

Una vez más, la nueva aventura del actor la afronta de la mano del galardonado director con la película The Hateful Eight, que se estrenará el próximo diciembre y en la que Madsen encarna a Joe Gage, un vaquero despiadado, que se ha convertido en "el mejor papel" que ha hecho en toda la vida.

(Lea también: El regreso de Tarantino)

"Se trata de un personaje complejo, un vaquero delincuente en el contexto de la Guerra Civil estadounidense, que Quentin creó específicamente para mí", dijo Madsen.

La nueva película del director de Pulp Fiction, que se estrenará el próximo 25 de diciembre, es un western ambientado en la Guerra Civil estadounidense, un acontecimiento histórico que el cineasta "aprovechó para vincular con la actualidad" y tratar temas como la supremacía de los blancos en el país, aseveró el actor.

El guion de la cinta, que se filtró a internet antes de empezar a rodar, fue reescrito por el director y, según el artista, "no tiene nada que ver con la historia inicial".

En The Hateful Eight, "una extraña combinación entre venganza y redención", el actor se volvió a reunir con Tim Roth, su antiguo compañero de reparto en "Reservoir Dogs", con quien asegura que su relación es "mucho más cordial" que cuando filmaron la cinta sobre el equipo de criminales.

"He cambiado mucho desde Reservoir Dogs. Creo que hoy estoy mucho más abierto a hacer amistades, estoy más relajado y soy mucho menos intenso", sentenció.

Michael Madsen se encuentra en el país austral para participar en el Festival Internacional de Cine de la capital chilena (SANFIC) donde ha sido homenajeado por su destacada trayectoria.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación