Especial Educación Sentimental

La educación sentimental de América Latina

Si en los colegios no hay profesores de sentimiento, si en las familias poco se nos enseña sobre el amor, si nadie nos prepara para una pena, ¿quién se ha hecho cargo de educar nuestros afectos? Arcadia propone a sus lectores una posible respuesta: las telenovelas, el tango, las rancheras, el bolero, las baladas, la publicidad y, hoy, las redes sociales virtuales, han sido las encargadas de dirigir nuestra educación sentimental.

2013/09/12

Por Revista Arcadia

La más decisiva de las batallas

El sociólogo Zygmunt Bauman es tal vez quien ha analizado con mayor lucidez las relaciones sentimentales online, a las que no duda en considerar como incapaces de acudir en nuestra ayuda en caso de necesidad. En esta entrevista, el autor de Amor líquido: acerca de la fragilidad de los vínculos humanos confirma por qué su análisis de las redes sociales sigue vigente.

La estrella de Hannah Montana
Disney tiene la culpa

La presentación de Miley Cyrus en los pasados Video Music Awards fue tildada de vulgar por los medios tradicionales y por muchos de sus seguidores, pero más vulgares resultaron las reacciones ante una cantante que, en su papel de Hannah Montana, hizo parte de la educación sentimental de una generación que apenas está llegando a la mayoría de edad.


El amor en la web
Si te ríes, funciona

No hace mucho los diarios íntimos tenían candado. No hace mucho el amor era eterno. No hace mucho nadie se burlaba de una ruptura amorosa. Pero llegó internet y todo eso cambió.

 
Cuatro hombres responden
Lo que les dijeron a ellos

Los hombres han intentado descifrar a las mujeres desde que estaban en el colegio. Esto es lo primero que recuerdan haber aprendido allí sobre ellas.



La publicidad
Te protege de todo menos de un gran amor

"El mensaje ha sido claro. Levántesela y, una vez casada, sométala a la salvaje esclavitud de la vida doméstica". Eduardo Arias explora las ideas de seducción, éxito, poder, y familia feliz que se impulsan desde los espacios publicitarios.

La ranchera
Esperando tu olvido

Pocas músicas sirven para celebrar la dicha enamorada y la pena amorosa al mismo tiempo. Y entre ellas, la ranchera es sin duda la mejor.



El vallenato
Yo ya dejé mis malos pasos

La imagen del amor y la mujer en el vallenato se ha transformado con el tiempo. De la galantería furtiva en correrías por pueblos, a la exaltación de la vida mercantilista de las nuevas generaciones. 



El reguetón
Rebélate, libérate

Más de diez años después de que se tomara las radios comerciales de toda América Latina no cabe duda: el reguetón - gústenos o no- llegó para quedarse. Aunque mucho se ha hablado sobre la objetivización de la mujer, en sus letras también hay una preocupación obsesiva del hombre por el goce sexual femenino.


El bolero
Contigo aprendí

El bolero ha sido un instrumento fundamental en el terreno del romance, y sobre todo en el de la intimidad de la pareja enamorada, un espacio que ningún otro género musical ha explorado con tanta precisión.



Las telenovelas
El amor nunca falla

Con el tiempo, los llamados culebrones se constituyeron en una marca, en una definición de identidad. Tuvimos un nuevo sello de denominación de origen ante el mundo: el amor. El amor desbordado, por supuesto; el espectáculo del amor.



Cuatro mujeres responden
Lo que les dijeron a ellas

La educación sentimental empieza en la casa. Cuatro mujeres cuentan cuáles son esos consejos sobre los hombres que sus mamás les daban cuando eran pequeñas.



El tango
De cada amor que tuve tengo heridas

"El poeta hace un inventario de cada amor que tuvo porque, al igual que el ser humano real, el protagonista de los tangos es un reincidente sin remedio".



La balada romántica
Me olvidé de vivir

En América Latina, la balada romántica ha sido, junto con la telenovela, uno de los poquísimos fenómenos formadores de nuestro imaginario amoroso que tiene un carácter transnacional. Además logró construir un puente de comunicación con España en los tiempos aislacionistas del final de la dictadura de Franco.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.