Talese nació el 7 de febrero de 1932. Crédito: León Darío Peláez.

'El motel del voyeur': una narrativa polémica

El más reciente libro del periodista estadounidense Gay Talese narra la historia de Gerald Foos, un voyeur que estudió el comportamiento humano desde su motel en el oeste de Estados Unidos. El libro ha suscitado controversia, pero es un texto dinámico y fascinante.

2017/03/01

Por Daniella Tejada García

La publicación de exitosas obras de no ficción como Frank Sinatra está resfriado, La mujer de tu prójimo y El silencio del héroe le dieron renombre a Gay Talese, uno de los pioneros del Nuevo periodismo. El año pasado el autor publicó El motel del voyeur un libro que narra la secreta y polémica historia de Gerald Foos.

Foos es descrito por Talese como un hombre alto, de cabello oscuro y tez blanca. Desde joven tuvo una fijación por observar la actividad sexual y, sobretodo, una obsesión por convertirse en un voyeur residente. Compró un motel de 21 habitaciones en Colorado, al oeste de Estados Unidos, en 1966. Con la ayuda de Donna, su primer esposa, lo adecuó para poder espiar a sus visitantes. En el tejado pusieron un desván a dos aguas lo suficientemente amplio para dos personas y aperturas en forma rectangular ubicadas en el techo de cada habitación. Parecían ser conductos de aire acondicionado y estaban camufladas para cuando Foos y Donna miraban desde su ‘plataforma de observación’.

Foos estuvo mirando y catalogando las actividades de sus visitantes durante décadas. Cada conversación o actividad sexual entre los huespedes se registraba en su manuscrito, titulado Diario de un voyeur. Anotaba diariamente, y hasta incluía las características físicas de cada pareja o trío; su tez, edad, estatura y orientación sexual.

En 1980 le escribió una carta a Talese para contarle sobre su ‘investigación‘. Le expresó su admiración y comentó que sus  experiencias complementarían los estudios sobre las costumbres sexuales en Estados Unidos plasmados en La mujer de tu prójimo, libro que estaba por publicarse.

Años más tarde Talese decidió visitar el motel para corroborar su existencia. Durante su estancia presenció una de las sesiones de observación y por poco delata a Foos. El periodista estaba enterado de lo que pasaba en el lugar por llamadas y cartas que le enviaba constantemente el voyeur. Supo sobre diferentes violaciones y maltratos entre pareja, e incluso el asesinato de una mujer. Sin embargo, el periodista guardó los secretos de Foos hasta que le dio permiso de publicar.

El libro generó polémica desde el momento en que se anunció. El furor creció cuando The Washington Post puso en entredicho las fechas en las que Gerald Foos fue propietario del motel porque no concordaban algunos datos. En julio del año pasado, luego de que Steven Spielberg había comprado los derechos del texto para convertirlo en una película, El motel del voyeur fue puesto en tela de juicio. Talese declaró que le dio a Foos el derecho a la protección de la fuente y que “es posible que Foos cometiera errores en sus archivos, o escribiera de manera incorrecta las fechas de los sucesos. A lo largo de los años encontré varias incoherencias que me llevaron a poner en entredicho su fiabilidad”.

La obra se destaca, sin embargo, por ser una narración fluida que cuenta una historia polémica con un dinamismo difícil de encontrar. La narración de Talese, una vez más, evidencia que la realidad sobrepasa los límites de la ficción mientras retrata la transformación de los hábitos sexuales estadounidenses desde la década de 1960 hasta 1990. Logra escoger relatos que expresan la naturaleza del ser humano y las relaciones sociales e interpersonales inscritas en el Diario de un voyeur.  Deja, además, que el lector decida sison veraces los hechos. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.