Guerra por el futuro de la edición

El sitio de venta de libros más poderoso de todos los tiempos, Amazon, se enfrenta a Hachette, una de las editoriales más grandes del mundo. El gigante del comercio electrónico está dispuesto a todo para conseguir los términos que le favorecen. La editorial tiene el apoyo de autores reconocidos, mientras que cientos de escritores auto-publicados se alían con Amazon.

2014/07/11

Por Ricardo Castro

 

Con el enfrentamiento entre Hachette (la sexta editorial más poderosa del mundo) y el gigante de ventas en-línea, Amazon, está en juego el futuro del negocio editorial como lo conocemos. La disputa se ha desbordado, y pasó de ser un asunto medio secreto, como la mayoría de negociaciones contractuales, a un enfrentamiento público con muestras importantes de apoyo para ambos lados: autores reconocidos y vendedores firmaron una petición pública en contra de Amazon y de apoyo a Hachette, y cientos de escritores independientes defienden al gigante del comercio electrónico y señalan a los grupos editoriales de no saber adaptarse a los nuevos tiempos.

La disputa con Hachette empezó a ganar visibilidad en mayo. De un momento a otro los tiempos de espera para libros de la editorial francesa aumentaron considerablemente: 2 a 3 semanas, cuando lo normal es que se tarden 2-3 días; los precios aumentaron, y en algunos casos desapareció la opción de ‘comprar’ de la web. Tal vez el caso más notorio se dio en torno a la nueva novela  para adultos de la autora de Harry Potter J.K Rowling, El gusano de seda, para la cual deshabilitaron la opción de compra anticipada. La reacción no tardó y, las negociaciones entre proveedores, que suelen ser privadas, pasaron al ojo público. Al punto que el 27 de mayo, Amazon publicó un sorprendente comunicado en que se refería al asunto. Lo sorprendente: Amazon reconocía la disputa y las tácticas de retaliación que ejercía contra Hachette. “Si necesita cualquiera de los títulos afectados con rapidez, sentimos las molestias y le recomendamos que compre una versión a través de alguno de nuestros socios o a través de cualquiera de nuestros competidores”. Parece una broma. Básicamente Amazon le decía a los clientes: esto es lo que hay, si no les gusta, pueden comprar en otra parte.

La disputa es una guerra abierta en que cada bando ha recibido apoyos. Hachette se presenta como el jugador débil, que vela por los intereses de autores. Pero el traje no le queda del todo bien. A fin de cuentas se trata de una enorme multinacional, la sexta editorial más poderosa del mundo, que en 2013 tuvo ingresos que superaron los 2,800 millones de dólares. Amazon por su parte tiene una gran carnada que resulta atractiva para la masa de compradores: los precios más bajos posibles. Amazon quiere controlar los precios de libros digitales, quiere bajar los precios lo que más pueda, incluso al punto de perder ganancias. Algo que a Amazon no le supone un golpe significativo –no se sabe a ciencia qué tan importante es a venta de libros para Amazon, pero se estima que ronda el 12%-, pero que sería letal para las editoriales, y podría acabar con la competencia en el mercado de libros digitales (Apple y Barnes and Noble) que no tiene el margen que le permite a Amazon vender títulos a pérdida.

 

Otra dimensión del enfrentamiento tiene que ver con el precio por exposición. Como en algunas grandes librerías que reciben pagos de las editoriales a cambio de que sus títulos sean visibles, Amazon quiere dinero a cambio de dar visibilidad. Quien ha comprado en Amazon, sabe lo importante –e irritante- que son las sugerencias con que Amazon bombardea a sus clientes. Si los títulos están disponibles, pero no es fácil encontrarlos, la editorial lo notará en sus ventas. El riesgo latente es que las editoriales, al ver su margen de ganancia cada vez más estrecho, eviten tomar riesgos editoriales y se atengan a las apuestas seguras: vampiros, auto ayuda, intrigas vaticanas… Los libros de no-ficción serían un riesgo, como lo serían también autores poco conocidos y los libros de cuentos. El teatro y la poesía bien podrían desaparecer. En últimas, Amazon podría tener un peso enorme en lo que lee una sociedad. 

A comienzos de julio circuló una carta abierta de escritores que pedían que se resolviera la disputa sin afectar a los autores y sin que se bloqueara o demorara la venta de libros. “Como escritores sentimos que ningún vendedor debería bloquear la venta de libros o disuadir a los clientes de ordenar y recibir los libros que quieran. No está bien que Amazon utilice retaliación selectiva contra un grupo de escritores que no está involucrado en la disputa comercial. Amazon contradice su promesa de ser la compañía que más cuida al consumidor, al engañar a sus propios clientes con precios injustos y demoras en las entregas”. La carta la firmaban pesos pesados de las ventas como John Grisham, James Patterson, entre más de cien escritores.

La respuesta tardó solo un par de horas y vino también en forma de carta, esta vez firmada por un grupo de escritores independientes que defendían a Amazon, una compañía que “había construido una reputación de valorar a escritores y lectores en todo el mundo”. La misiva, que empezó con 27 firmas, consiguió más de 500 tras el primer día de su publicación. Les pedían a los lectores evitar un boicot a Amazon y les advertían que propaganda de autores millonarios era de esperarse. En su defensa de Amazon aseguraban que “había hecho más por liberar a lectores y escritores que cualquier persona o institución desde Gutenberg”. Amazon, sostenían, los ha tratado mejor que cualquier editorial. Un punto de debate que va más allá de la disputa con la editorial.

Amazon permite el auto edición  por medio de su plataforma Kindle. Cientos de autores desconocidos han podido publicar su trabajo de manera directa evitando intermediarios editoriales. Publican libros que venden a precios muy bajos (1 o 2 dólares), pero de los que reciben hasta el 70%. No son pocos los que han podido vivir de lo que publican gracias a Amazon. Es a eso a lo que apuntan ‘los independientes’, a Hachette no le preocupan los lectores o sus autores, sino sus propios intereses. “Sabemos que solo importan los que cuentan historias y su audiencia. Esos somos nosotros, esos son ustedes. Estamos en esto juntos (…) La mayoría de las editoriales pertenecen a grandes conglomerados de medios, nosotros somos pequeños creadores, ellos tienen los recursos para pagar anuncios en grandes diarios, nosotros solo tenemos un coro de voces (…) Pueden sentir deseos de boicotear a Amazon, pero eso sería un boicot a los autores que no pueden poner sus libros en las tiendas. Un boicot llevaría a precios elevados de ebooks. Boicotear a Amazon impide que nuestro trabajo llegue a nuestros lectores, es dar un paso hacía el fin de nuestra independencia”.

El futuro de la edición en español

El mercado de libros en español está protegido por ahora, pero hay un temor creciente por el futuro. En España existe una protección legislativa –ningún vendedor puede ofrecer descuentos arbitrariamente de libros- que protegería a las editoriales de la guerra de precios. Pero hay temor: a comienzos de mes, una nota en El País aseguraba que  “España no se ha visto alcanzada todavía por la primera guerra mundial del libro, pero, como afirma un editor alemán que también pidió no ser identificado, ‘llegará cuando Amazon tenga la fuerza suficiente’”. Ese temor podría estar detrás de las grandes fusiones que se han visto en el panorama editorial en español en los últimos años. Con la compra de Alfaguara por parte de Penguin Random House Mondadori, habría un jugador potente para hacer un contrapeso a la librería más grande de todos los tiempos.

 

En este divertido segmente de su programa The Colber Report, Stephen Colbert defiende a la editorial francesa (Colbert ha publicado varios libros con sus sellos editoriales) y ataca a Amazon.

 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com