El senador Juan Lozano defiende el Proyecto de Ley de homenaje al Museo de Arte Moderno de Bogotá.

Juan Lozano defiende su Proyecto MAMBO

Ante la publicación de Arcadia sobre el proyecto de ley que prevé que el Gobierno podrá asignar "hasta 40 mil millones de pesos" para la ampliación del Museo de Arte Moderno de Bogotá, el senador Juan Lozano responde.

2013/06/06

Por RevistaArcadia.com

El 26 de octubre de 2012, el senador Juan Lozano (Partido de la U) radicó un proyecto de ley que está a una firma presidencial de convertirse en ley. El artículo cuarto del proyecto dice que "El Gobierno Nacional podrá destinar hasta cuarenta mil millones de pesos moneda corriente, que serán destinados para la construcción de la ampliación del Museo de Arte Moderno de Bogotá". Una previsión que motivó a la Ministra de Cultura, Mariana Garcés, a escribir una carta al Ministro de Hacienda y al Director de Planeación, en la que expresa su preocupación por la elevada cantidad de recursos para un Museo privado.

Lozano responde a la Ministra de Cultura en esta carta que publicamos completa.

"La Ministra no leyó bien el proyecto, que no le quita un sólo peso a su presupuesto. Al contrario, busca aumentarlo.

Brinca mi admirada Ministra por una ley que sólo busca fortalecer la cultura colombiana y apoyar la gestión del Museo de Arte Moderno de Bogotá –MAMBO. A la Ministra le preocupa el Museo Nacional. A mí también y de antemano le ofrezco todo mi esfuerzo para impulsar en el Congreso una adición de recursos para el Museo Nacional, entidad que respeto y quiero.

Cree erróneamente la Ministra que la ley pretende quitarle sus recursos a la cultura. Al contrario. Busca aumentarlos y multiplicarlos ¡Qué bueno que el Congreso se ocupe de dar apoyo a las instituciones culturales!

Para disipar las preocupaciones de la Ministra le digo que la ley usa una noble expresión, potestativa e indicativa, no imperativa, para referirse a una partida de 40.000 millones. Es la expresión “podrá”. Nótese que no usa la expresión “deberá”. Ni se fija una vigencia determinada para un eventual aporte que queda abierto en el tiempo. Tampoco se determina una cifra mágica y única, sino que se establece un techo con las expresión “hasta”. Es decir hasta 40.000 millones”. Finalmente el texto se refiere al “Gobierno Nacional” y no el “Ministerio de Cultura”, lo que amplía el espectro de aportantes a la cultura. Así, se abre, una oportunidad preciosa para buscar recursos de otros sectores como educación, infraestructura, TICS; y para explorar otras fuentes de financiación como regalías. Esa diversificación de fuentes en el futuro haría atractivo para otros niveles de la Administración su vinculación, como por ejemplo el propio Distrito.

La tragedia presupuestal de la cultura colombiana es que sus recursos son absolutamente limitados. El esfuerzo entonces, no puede ser el de generar una intensa conflictividad por unas precarias partidas predefinidas sino, muy por el contrario, el de hacerles crecer. Este no es el momento de peleas entre instituciones culturales sino  el de la unión para gestionar mejores recursos, para todos.  

Eso es lo que he querido hacer en otras leyes, también de mí autoría, que ya se han aprobado y que dejan un saldo muy favorable para la cultura. Basten dos ejemplos. La ley del Museo Rayo, o la exención de IVA en las compras de las instituciones que hacen parte de la red de Museos.

He sido, soy y seré un defensor y promotor de todo el sector como le consta a la Ministra y por eso creo que a Colombia le sirven estas leyes. Por lo demás, el Museo de Arte Moderno no tiene ánimo de lucro, hace parte de la Red de Museos coordinada por el propio Ministerio de Cultura, no es sociedad comercial, es una institución de beneficio común, cuya Junta preside Belisario Betancur -ícono de nuestra cultura-, y no es una institución recién aparecida. La ley se tramita, justamente, en función de sus 50 años de vida, en los que mucho se le ha servido a Colombia.

A la Ministra le reitero, que estoy a su disposición para avanzar en el fortalecimiento presupuestal de la cultura y debe tener tranquilidad de que esta ley no le quita un centavo ni al Museo Nacional, ni a ningún otro museo, ni a ningún otro sector de la cultura, ni al cine, ni a la literatura, ni al teatro, ni a la poesía, ni a la música, ni a nada…

Finalmente creo que deberíamos superar el dilema paralizante  “MAMBO o Museo Nacional” y sustituirlo por un empeño, estimulante y esperanzador “Museo Nacional y MAMBO”.

Ojalá que este episodio sirva para abrir un debate constructivo que redunde en más recursos para la cultura. Soy militante activo de esa causa.

Juan Lozano".

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.