En el espacio Odeón, hasta el 11 de mayo.

La belleza de las ruinas

Hasta el 9 de mayo se puede ver la intervención de la artista chilena Livia Marín en el imponente espacio Odeón. La hace una llamado a reflexionar sobre las huellas, y marcas que el paso del tiempo ha dejado en el espacio.

2013/04/11

Por RevistaArcadia.com

Se inauguró en el espacio Odeón la obra Marca no registrada de la artista chilena Livia Marín. Una intervención in situ en la que Marín invita a una reflexión sobre la belleza en medio de la ruina y el valor estético que el paso del tiempo imprime en  los espacios. Para ello, Marín llama la atención sobre el conjunto del espacio arquitectónico y destaca ciertos elementos de la estructura, de sus superficies, resaltando vestigios, restos, huellas y marcas producto del paso de los años en un espacio cuya función se ha transformado con los años.

Quien visite el Espacio Odeón (Carrera 5 # 12C - 85 / Bogotá, Colombia), verá un espacio medio en ruinas con esporádicas manchas doradas en algunas de las fachadas. Marín ha cubierto algunas de las huellas y manchas del edificio con láminas doradas, de forma tal que la aspereza del concreto contrasta con el brillo dorado.

“Definimos que más allá de instalar piezas en el espacio, queríamos abordar el espacio arquitectónico del teatro en su totalidad –dice Beatriz Bustos, curadora de la muestra-, considerando el paso del tiempo en el espacio y cómo se puede ver: huellas, marcas, vestigios y residuos que se han formado con el pasar de los años”.

Bustos quien ha trabajado en muestras e intervenciones en tres continentes y actualmente es la encargada del Pabellón de chila en la LV Bienal de Venecia, destaca el valor de re significación que implica la obra de Marín. La laminación dorada sobre las marcas en las superficies del edificio llama la atención del espectador y plantean una posibilidad estética donde inicialmente no la había.

“Livia les da una nueva significación a esas huellas. La re significa y se embellecen”. Esa re significación pasa por buscar lo bello en donde antes solo había ruina o desechos. “Si a esas ruinas les damos un toque artístico, su significado cambia.  Y su nuevo sentido encierra una ambigüedad: no te queda claro que tanto hizo el artista y qué tanto es producto del paso del tiempo” afirma Bustos.

Así, la paredes descascaras del viejo teatro bogotano -otrora núcleo del proyecto de Teatro Popular de Jorge Alí Triana-, pasan a ser el soporte de esta intervención que podrá visitarse hasta el 9 de mayo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.