Exposición fotográfica

La frontera en fotos

Una poderosa exposición fotográfica ha conmovido a los asistentes a la Fiesta del libro. Imágenes de Tijuana y su vibrante frontera la conforman.

2014/09/20

Por RevistaArcadia.com

La llamada Fiesta del libro de Medellín tiene un apellido. Se hace llamar también “de la cultura”. Eso quiere decir que a los clásicos objetos y personajes asociados a la cadena de distribución editorial –libros, libreros, autores y editoriales– se suman actividades paralelas que enriquecen mucho el evento. En esta ocasión se realizaron muestras de culinaria, danza, artes escénicas, y una exhibición fotográfica con imágenes de Tijuana y el drama de los inmigrantes ilegales y legales.

 La exposición le permite a los asistentes entender mucho mejor cómo es esa dinámica de una ciudad cercenada por un muro y vecina de otra muy desarrollada, porque desde las colinas tijuanenses se alcanza a ver el downtown de San Diego, y viceversa. Tan cerca pero tan lejos.

 Las imágenes exhibidas hacen hincapié en el modo cómo las personas, de uno y otro lado de la línea divisoria, se han acostumbrado a vivir con un barrera que pretende frenar un comportamiento tan humano como es ir, venir, e intercambiar bienes e ideas con los vecinos cercanos. Así las cosas, los habitantes de la zona se las han arreglado para continuar con sus dinámicas sociales, muy a pesar del muro. Clases de yoga, encuentros entre familiares y novios, picnics, e incluso policías migratorios que compran golosinas mexicanas traspasando la línea con un billete, hacen parte de la muestra.

 Pero lo curioso y pintoresco que puedan resultarnos estas imágenes no le restan drama. A menudo estas interacciones se realizan pegadas a –y separadas por–una valla cuyas hendijas no permiten pasar más que un dedo. Como si fuera una visita carcelaria. La fotografía del reportero gráfico Omar Martínez, donde un abuelo del lado de los Estados Unidos conversa con su nietecito tijuanense al otro lado de una apretada reja, es capaz de sacarle lágrimas a un adulto. 

 Aunque lo que vemos en las fotos es sólo una arista de Tijuana –no toda la ciudad es el muro– sí nos permite conocer cuánto la afecta y la define este fenómeno. El hecho que los controles fronterizos sean cada vez más estrictos hace que mucha de la droga que atraviesa el continente con destino a los Estados Unidos se quede varada y represada allá. Y que allá mismo se consuma. Algunas de las fotografías fueron realizadas en “el bordo”, una especie de tierra de nadie donde van a parar muchos deportados que se vuelven adictos. Como colombianos podemos trazar una línea de conexión directa con las imágenes de las llamadas ollas de consumo a las que tanto estamos acostumbrados y por eso el impacto es fuerte.

 Reportaría gráfica de la dura es lo que ofrece esta exhibición fotográfica. Nos muestra Tijuana, pero también nos conmueve y nos emociona. No deja la lección que periodismo y estética nunca tienen porqué reñir. 

 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com