Maurits Cornelis Escher

Las figuras de Escher pasarán cuatro años en cuarentena

La exposición "La Magia de Escher", que reúne varias de las figuras imposibles y los mundos imaginarios del dibujante y artista holandés Maurits Cornelis Escher (1898-1972), se despide del público mundial por cuatro años el próximo domingo 17 de noviembre en Brasil.

2013/11/15


La muestra podrá ser vista hasta el domingo  17 de noviembre en el Palacio das Artes de la ciudad brasileña de Belo Horizonte, en donde está expuesta desde el 20 de septiembre pasado y hasta ahora ha atraído a un público récord de 175.000 visitantes.

A partir del lunes comenzará a ser empaquetada para su regreso a la Fundación M. C. Escher en Holanda y para una cuarentena destinada a garantizar su conservación, dijeron hoy a voceros del Palacio das Artes.


De acuerdo con el curador de la muestra, Pieter Tjabbes, tras una gira por varios países, ésta será la última vez en que el público podrá apreciar tan elevado número de obras de Escher por algún tiempo debido a que, por la fragilidad de los grabados, la Fundación los someterá a trabajos de conservación que podrán prolongarse por  cuatro años.

http://uploads3.wikipaintings.org/images/m-c-escher/print-gallery.jpg
La exposición en el Palacio das Artes incluye un extenso y raro acervo de obras de Escher, el artista holandés reconocido por la creación de imágenes mágicas que son verdaderos rompecabezas visuales y en las que explora el espacio, el tiempo y la perspectiva de forma inusitada.

"Esta exposición es un importante marco para el Palacio das Artes. Es el resultado de nuestro compromiso de garantizar actividades realmente de interés del público. Por eso nuestros eventos tienen siempre presencia masiva de público", afirmó Fernanda Machado, presidente de la Fundación Clovis Salgado, mantenedora del Palacio das Artes.

Además de la exposición de animaciones y grabados del artista, la muestra invita al público a experimentar y descubrir los efectos ópticos y de reflejos usados por Escher en sus trabajos.

Toda la exposición fue pensada para que los visitantes, de una forma lúdica, presten atención en las dimensiones visuales creadas por el artista, retratadas en xilografías y litografías.

La relación de Escher con los trabajos manuales, especialmente con la madera, tuvo inicio en su infancia, por incentivo de los padres. En la escuela el joven comenzó a demostrar su deseo de profesionalizarse en el área y, con el apoyo de su profesor de dibujo, entró en la Escuela de Arte de Haarlem.

En 1922, ya establecido en Italia, el artista encontró las mayores fuentes de inspiración para toda su carrera. Los grabados de ese período exprimen la perspectiva de Escher sobre los paisajes italianos, menos monótonos que las planicies holandesas.

Según Tatiana Cavinato, gerente de artes visuales de la Fundación Clovis Salgado, la exposición ha atraído público de todas las edades. "El propio visitante comenta con su familia, regresa con sus hijos y trae cada vez más gente. Es una exposición que atrae niños, jóvenes, adultos, personas de todos los perfiles", aseguró. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.