José Manuel Valenzuela

"Las fonteras son más que trincheras, son espacios de creación"

El académico mexicano José Manuel Valenzuela estuvo en la Feria Popular Días del Libro.

2014/04/25

Por RevistaArcadia.com

La Feria Popular Días del Libro que se llevó a cabo de Medellín el 25 y 26 de abril, contó con la participación de 67 librerías y 40 invitados, que se unieron en distintas actividades que tenían como objetivo el fomento de la lectura.

Las fronteras fueron el eje temático central de los conversatorios. Entre los invitados estuvo el mexicano José Manuel Valenzuela, pionero en la investigación de los procesos socioculturales de la frontera entre México y Estados Unidos.

Entre otros temas, sus estudios se han concentrado en las transformaciones socioculturales de las comunidades fronterizas y la identidad mexicana reflejada en el uso del idioma español en este territorio. Arcadia habló con él.

A veces las fronteras son más claras vistas desde lejos que para quienes viven en esas zonas. ¿Se puede entender lo que pasa en en las zonas de frontera dede lejos?

Cuando hablamos de fronteras podemos hablar de fronteras territoriales, fronteras generacionales, de género, éticas, religiosas. En este caso particular y hablando de la frontera entre Estados Unidos y América Latina si es pertinente la afirmación de que hay una profunda incomprensión desde el centro de México de los procesos que han marcado la vida fronteriza. Muchas veces estos mundos de frontera son construidos desde imaginarios estereotipados o claramente prejuiciados que han llevado a distintos desencuentros entre las formas en que se piensa la frontera desde lugares no fronterizos, y lo que son las rutinas de la vida cotidiana allí.

¿Hay un conflicto idiomático en estas zonas?

Desde el siglo XIX y hasta la actualidad todavía hay muchos intelectuales que observan el cambio lingüístico, la transformación idiomática que se da en la frontera a través de lo que conocemos como el spanglish y lo ven claramente como un síntoma de corrupción lingüística y por lo tanto de pérdida de identidad nacional.  Esto ha sido un asunto muy claro en la historia de México y a los fronterizos se les identifica desde esa condición como agringados, sin identidad. Pero si nosotros lo vemos desde lo que es el mundo de frontera lo que tenemos es una situación donde la población mexicana que fue cruzada por la frontera después de la guerra México – Estados Unidos quedó en medio. Ellos no hablaban inglés, entonces tuvieron que reinventar su propio génesis y darle un nuevo nombre al mundo y comenzar a pronunciar palabras del inglés y apropiárselas. Si lo vemos así esta apropiación lingüística más que una desnacionalización o una pérdida de identidad ha sido parte de un largo proceso de resistencia cultural.

Dentro de poco EEUU va a ser el país con la mayor cantidad de hispanohablantes en el mundo. ¿Cree que hay tensiones culturales más allá de la lengua?

Por supuesto, para mediados de este siglo van a vivir 130 millones de latinos en Estados Unidos, no necesariamente todos van a hablar español, pero si será la mayor concentración de latinoamericanos en el mundo, superior a cualquier país de América Latina (exceptuando Brasil).

Podemos pensar en lo que ha venido ocurriendo con la nueva visibilidad de la formas culturales y artísticas de la población que encuentra de origen latino en estados unidos.  Ya no se ve esa presencia marginal extrema que tuvo que vivir Martín Ramírez.

¿Quién fue Martín Ramírez?

Un emigrante de Jalisco que al llegar a California no hablaba inglés. México estaba en guerra y era la época de la Gran Depresión en Estados Unidos. Ramírez estaba en las calles, durmiendo debajo de los puentes, cuando lo encuentran los policías en esa condición lo llevan a un hospital psiquiátrico donde pasó 32 años de su vida hasta que murió. No conocer la lengua era visto como una enfermedad.

 ¿Eso está relacionado con su definición de las fronteras como ‘una herida abierta’ entre dos países?

Son heridas que no han cicatrizado del todo. Hay una presencia de mexicanos en Estados Unidos que está también enmarcada por situaciones complejas. Una de ellas es la reforma migratoria.

Las ciudades fronterizas fueron creadas con pedazos de patria de todo el país que iban al norte en busca de opciones de trabajo, son ciudades que crecen de forma desorganizada y en condiciones precarias. Las heridas abiertas son una condición de violencia, de muerte, de escenarios de horror en términos de la vulnerabilidad de las personas, de su fragilidad y de la presencia de la impunidad y la corrupción como elementos fuertes vinculados al propio poder del narco, que aumento la fragilidad de esos mundos fronterizos.

Hubo quienes sostuvieron que las fronteras eran zonas culturalmente pobres… ¿qué ha encontrado usted al respecto?

Los mundos de frontera no son solo trincheras, no son solo lugares de contención sino también son inicios, son espacios creativos donde ocurren cosas que están directamente asociadas con esa convergencia de la frontera y la dimensión colectiva que conecta distintos procesos que pueden ser de uno o del otro lado de la frontera.

Creo que no se sostiene esta imagen de la frontera como desierto cultural, por el contrario, creo que uno de los asuntos que observamos de forma muy clara hoy que en la frontera existe una suerte de centralidad de esa frontera.  No solo la gente fronteriza está creando desde la literatura, el arte, el performance, la danza, el cine, los visuales, los documentales, las intervenciones artísticas, los grafitis, el arte urbano, la territorialización de los colectivos y las manifestaciones juveniles como los skaters. Desde el centro del país y de otros lugares de México les interesa el crear obras recuperando esos ámbitos fronterizos y creo que un ejemplo de esto es la Frontera de Cristal de Carlos Fuentes. 

 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación