Imagen cortesía Festival Internacional de Poesía de Pereira.

Luna de locos: diez años de poesía

Desde el 30 de agosto al 3 de septiembre, la décima edición del Festival Internacional de Poesía de Pereira celebrará el género, con más de treinta invitados nacionales e internacionales, entre ellos Piedad Bonnett y Pablo Montoya.

2016/08/23

Por Revistaarcadia.com

Dejad al huracán mover mi corazón un verso del poeta Rubén Darío, guía la décima edición de Luna de locos, como se conoce al Festival Internacional de Poesía de Pereira. El evento es impulsado por la revista de poesía Luna de Locos. La publicación, que cumple 18 años, le dio origen como un proyecto extracurricular para los estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira. Desde entonces, se ha vuelto un evento importante en la vida cultural de la ciudad y en el mundo de poesía.

Del martes 30 al sábado 3 de septiembre, la ciudad colombiana abre las puertas de 11 instituciones escolares, 4 bibliotecas, 4 teatros, 3 parques y 5 casas de la cultura de Risaralda para realizar tertulias, conversaciones, lecturas y galas. La programación completa del evento se encuentra sobre su página de Facebook, disponible aquí.

Cuenta con la participación de más de 30 invitados de Noruega, España, Italia, Canadá, México, Cuba, Perú, Ecuador y Colombia. Entre ellos se destacan los colombianos Piedad Bonnett y Pablo Montoya, los españoles Eloy Sánchez Rosillo y Miriam Reyes, y  los canadienses Jean-Marc Desgent y Françoise Roy. El festival presentará una antología de los trabajos de los participantes. Compartimos algunos fragmentos.

Contengo toda manifestación externa

que pudiera desplazarles

del centro estelar del desamparo.

Respeto su dolor vigilo sus egos

sé que no guardan un minuto de silencio

aunque mudas sus bocas apretadas

aíslen el sonido.

Para llorar me encierro en el baño

mi pequeño reino blanco mi búnker mi capilla

mi altar con lavamanos.

Mi habitación propia.

Al otro lado del espejo se inundan las flores.

Abrazo la madera.

Miriam Reyes

*

La belleza de unos versos: Escojo objetos íntimos y los coloco en el borde de la ventana. Los devuelvo a la luz general. O bien, el día reina como un héroe / con su esqueleto de diamante, / y el cielo se descubre recomenzando sus aceros. O con un gesto de la mano, ancho y evasivo, pareció reconstruir el universo. ¿No valen esas palabras el esplendor de la mezquita azul en Estambul, con sus cinco minaretes y sus azulejos del color aludido? ¿No superan acaso el esplendor de las ruinas de Petra, de Tulúm, del Macchu Picchu o de Angkor Vat? Poesía, prende tu lámpara.

(Fragmento)

Françoise Roy

*

Las cicatrices

No hay cicatriz, por brutal que parezca,

que no encierre belleza.

Una historia puntual se cuenta en ella,

algún dolor. Pero también su fin.

Las cicatrices, pues, son  las costuras

de la memoria,

un remate imperfecto que nos sana

dañándonos. La forma

que el tiempo encuentra

de que nunca olvidemos las heridas.

Piedad Bonnett

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación