EFE

Mozart y vallenato para despedir a García Márquez

La Orquesta Sinfónica Nacional interpretó el Réquiem de Mozart y el vallenato 'La casa en el aire' en el homenaje al Nobel colombiano en la Catedral Primada de Bogotá. Santos destacó la búsqueda de García Márquez por la paz.

2014/04/22

Por RevistaArcadia.com

 

A pesar de que dijeron que no sería así, el homenaje a García Márquez en la Catedral Primada de Bogotá empezó con una lectura del Evangelio. Aunque corta, fue desconcertante porque el laicismo de García Márquez era bien conocido, y porque aseguraron que la ceremonia de Bogotá no sería una celebración religiosa.

Varios cordones de seguridad aislaban a la Catedral de los transeúntes que no eran muchos. A pocos minutos de las once, parecía haber más periodistas que asistentes. La lluvia, que empezó a caer con fuerza pocos minutos antes del mediodía, disipó a quienes quedaban en la Plaza. Quedaba la catedral, para entonces llena. El presidente, Juan Manuel Santos, entró acompañado por su esposa y sus dos hijos mayores. Caminaron por el pasillo central saludando a los invitados a su paso.

Al acto asistieron miembros del gobierno, los altos mando de la policía y el ejército, congresistas, embajadores, los expresidentes (Betancur, Gaviria, y Samper) periodistas, escritores... Adornaban a la catedral sendos arreglos de flores amarillas.

Después de la lectura del evangelio y de rezar un padre nuestro, la Orquesta Sinfónica Nacional, cuyos músicos lucían mariposas amarillas sobre sus trajes negros, interpretó el Réquiem en Re menor de Mozart.

Santos dio entonces un breve discurso en el que exaltó la obra de García Márquez e hizo especial énfasis en los esfuerzos por buscar la paz que hizo en vida García Márquez. "(Gabo) fue un hombre de profundas convicciones, preocupado por la justicia, por la educación y, muy especialmente, por el logro de la paz (...) buscó la paz, trabajó por la paz, siempre quiso una Colombia en paz (...) y en su memoria no vamos a claudicar en esa tarea, la más trascendente que tenemos como nación".

Santos terminó su intervención pidiendo un aplauso de pie para celebrar al "gigante que escribió con letras de oro el nombre de Colombia en el panorama mundial". Luego la Orquesta Sinfónica interpretó La casa en el aire, de Escalona. En la entrada cañones de aire hicieron llover pequeños papeles amarillos que pasaron desapercibidos mientras los asistentes se saludaban. Afuera seguía lloviendo.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com