Mario Vargas Llosa

Nueva novela de Mario Vargas Llosa

El escritor peruano presentó en Madrid su más reciente novela El héroe discreto, en la que aparecen personajes ya conocidos de Vargas Llosa como el sargento Lituma, don Rigoberto y doña Lucrecia. El ganador del Nobel lanzó una puya en contra del nacionalismo, el día en que miles de catalanes se manifestaron a favor de la independencia.

2013/09/11

Por RevistaArcadia.com

El escritor Mario Vargas Llosa no dejó pasar la ocasión de criticar el nacionalismo durante la presentación de su más reciente novela El héroe discreto. El nacionalismo -dijo- ha causado "millones y millones de víctimas" a lo largo de la historia, por lo que le parece "terrible" que en el mundo actual "el nacionalismo vuelva a sacar la cabeza".

El peruano presentó su novela en la Casa de América de Madrid, en una rueda de prensa multitudinaria y en la que la mayoría de las preguntas se centraron en este libro con el que el autor reivindica la necesidad de tener principios y valores y de defenderlos, cueste lo que cueste.

Pero el día de la presentación coincidió con el Día de Cataluña y hubo alguna pregunta relacionada con la Diada (día festivo en el que se conmemora la caída de Barcelona, y por ende de Cataluña, frente a las tropas borbónicas) y con la ideología nacionalista de una parte significativa de los catalanes.

Vargas Llosa contó entre risas que su editora, Pilar Reyes, y su mujer, Patricia Llosa, presentes ambas en el acto, le habían "prohibido" hablar de otra cosa que no fuera del libro. "Hoy toca literatura", le habían dicho.

El escritor cree fue crítico con el nacionalismo como ideología y aseguró que el mundo vive "una situación fascinante, que es la de la globalización", con "el lento desvanecimiento de las fronteras, la integración de distintas culturas, tradiciones y religiones" aunque esta también provoca "reacciones negativas", que tienen que ver con el "llamado de la tribu" sobre el que habló el filósofo Karl Popper.

"Salir de la tribu es el comienzo del progreso, de la civilización". El individuo que se aparta de la tribu "adquiere independencia, soberanía" y, gracias a eso, se favorece "la democracia, los derechos humanos"- dijo- "pero el llamado de la tribu nunca desaparece" y, en ciertas circunstancias difíciles, "es muy fuerte".

El nacionalismo "es el regreso a la tribu del que hablaba Popper, esa abdicación de la responsabilidad, de la obligación de tener que vivir uno su propia vida y decidir en función de sus propias convicciones", agregó el autor de La fiesta del Chivo. Quien agregó que le parece "terrible" que el nacionalismo vuelva a sacar la cabeza".

 

El héroe discreto

La novela se centra en dos personajes: el ordenado Felícito Yanaqué, un empresario de transporte, e Ismael Carrera, un hombre de negocios, dueño de una aseguradora en Lima, y quien planea vengarse de los hijos que quisieron verlo muerto.

Viejos conocidos del mundo vargasllosiano aparecen en la novela: el sargento Lituma y los inconquistables, don Rigoberto, doña Lucrecia y Fonchito.

Se trata de una novela ‘de regreso’, aunque idealizada por la imaginación literaria hasta convertir Perú en un espacio mítico. La Piura que Vargas Llosa conoció en la adolescencia, aquella ciudad polvorienta al pie de la cordillera andina, ha sufrido cambios considerables, pero mantiene cierto aire de irrealidad, que no de inverosimilitud, como si costase aceptar lo que allí pudiera haber ocurrido.

En El héroe discreto el escritor habla de nuevo de la resistencia del individuo ante el poder. Pero prevalece una necesaria idealización de la cultura como salvación, así como la constatación de que el arte también es una forma de erotismo.

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.