Personalidades de la cultura y su desprecio por Margaret Thatcher

A raíz de la muerte de Margaret Thatcher, se recuerda la oposición de algunos artistas a la líder política británica que le dio impulso a políticas neoliberales.

2013/04/08

Por RevistaArcadia.com

Margaret Thatcher fue una líder polémica. Durante sus once años de mandato reconfiguró como pocos el panorama social, económico y político del Reino Unido, y le dio un impulso importante a las políticas neoliberales que se expandirían por el mundo.

Su relación con el mundo cultural fue turbulenta, y fue el blanco preferido de cientos de artistas británicos que veían en su figura la encarnación de todo lo malo. Recordamos algunas de las más punzantes críticas de personalidades de la cultura hacia Thatcher.

Peter Bradsahw
Crítico de cine de The Guardian


De 1979 a 1990, nada, con la posible excepción del fútbol, fue menos interesante para Margaret Thatcher que el cine. Para ella, las artes eran avariciosas predadoras de subsidios públicos, y el cine era el menos interesante del lobby que campetía por esos recursos. (...) el cine era completamente irrelevante para ella personal y políticamente.

Hanif Kureishi
Escritor

“Su legado es un desastre. Thatcher, como la reina, es básicamente vulgar y tiene poca sofisticación y entendimiento cultural. Pero, a diferencia de la reina, odiaba activamente las expresiones culturales en las que veía un canal para el disenso. Desde sus políticas promovió lo que pasó a ser conocido como la cultura de la celebridad (…) Thatcher no tenía la menor idea de la importancia que las artes tienen en la vida británica. O qué tan bueno era el país para producir libros, películas, teatro y música. No entendía el altruismo, la solidaridad ni la identificación con los demás como una parte fundamental de la naturaleza humana.”

Morrissey
Músico. Cantante de The Smiths

“A Thatcher se le recuerda como ‘la dama de hierro’ solo porque era de una personalidad con rasgos completamente negativos como su terquedad y arrogancia y una determinación inquebrantable de no escuchar a los demás.

Cada uno de sus actos estaba cargado de negatividad. Destruyó la manufactura británica. Odiaba a los mineros, odiaba a las artes, odiaba a los pobres y no hizo nunca nada para ayudarlos; odiaba a Greenpeace y a los defensores del medio ambiente, no tenía sentido del humor ni calidez humana. ¿De hierro? No. ¿Bárbara? Sí. (…) Solo sera recordada con cariño por sentimentalistas que no sufrieron bajo su mandato, pero la mayoría de los trabajadores británicos la han olvidado ya. Thatcher era un terror sin un átomo de humanidad”.

Tras la separación de The Smiths, el primer álbum de Morrisey como solista no esconde la aversión del cantante a la entonces Primera Ministra. La última canción del disco, titulada Margaret on the guillotine (Margaret en la guillotina), está dedicada al deseo de ver morir a Margaret Thatcher.

"La gente buena

Tiene un maravilloso deseo

Margaret en la guillotina"

 

 

Ian McEwan
Escritor

"Para quienes estabamos horrorizados por su agudo desprecio por el cómodo mundo dominado por el estado, nunca fue suficiente despreciarla. Nos gustaba despreciarla".

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.