Santiago de Cali.

Cali se alista para su nueva fiesta de las letras

La temporada inicia este 9 de agosto cuando se conozca el fallo del premio Spiwak Ciudad de Cali, que en su primera versión contó con la participación de 280 manuscritos de novelas de autores de toda la cuenca del Pacífico americano.

2016/08/08

Por Lucy Lorena Libreros

¿Y quién dijo acaso que en Cali no se lee? Sentada en su oficina de la Red de Bibliotecas Biblotec, María Elisa Holguín lanza la pregunta mientras repasa en su computador el menú literario que se ‘servirá’ en Cali en los próximos tres meses. El asunto, dice, arranca este 9 de agosto, cuando se conozca al ganador de la primera versión del Premio Spiwak Ciudad de Cali, que reconocerá la mejor novela escrita en lengua castellana de autores provenientes de la cuenca del Pacífico, desde Canadá hasta Chile. 

Detrás del galardón está una fundación que lleva el mismo nombre y que tomó el riesgo de apostar por un sueño largamente aplazado: reconocer, desde Cali, lo mejor de las letras de esta larga esquina del mundo. Quien lo explica es Juan Camilo Sierra, gerente de proyectos de la fundación Spiwak, un tipo que celebra la llegada al concurso de 280 manuscritos, algunos de ellos de autores del pacífico latinoamericano residentes en España, Francia e Italia. “Todo un récord, pues estamos hablando de un concurso en su primera edición”.

Es que el premio cuenta con un jurado de quilates: el novelista cubano Leonardo Padura, autor de celebradas novelas como El hombre que amaba los perros; la escritora Rosa Beltrán, catedrática e integrante de la Real Academia de la Lengua Mexicana; Noe Jitrik, argentino, uno de los padres de la crítica literaria de América Latina; el nicaragüense Sergio Ramírez, maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, quien ha documentado desde la novela, el cuento y el periodismo esa historia de sangre y repúblicas bananeras de los centroamericanos; y el colombiano Darío Jaramillo, uno de los grandes poetas vivos del país.

Todos ellos comenzaron a asomarse a estas páginas desde marzo pasado, cuando se cerraron las inscripciones a un premio dotado con US$50.000 y la publicación de la novela ganadora por parte de la editorial mexicana Siglo XXI Editores, que lleva a cuestas medio siglo de tradición literaria.

María Elisa Holguín cree entonces que se trata de un buen comienzo. “¿Es que quién dijo que los caleños no leemos?”, se pregunta de nuevo. Y comienza a enumerar las actividades literarias diseñadas para la ciudad en un afortunado esfuerzo entre instituciones privadas y las secretarías de cultura de Cali y el Valle que fue bautizado como ‘Tenemos la palabra’.

La próxima cita, explica Holguín, será el XVI Festival de Poesía, que irá del 22 de agosto al 26 de septiembre. Y lo que suele suceder allí, durante un casi un mes, se ha quedado a vivir en la memoria de la ciudad: de todos los rincones aparecen autores insospechados que se atreven a compartir sus versos. Lo hacen los presos, que encuentran en la palabra –en el decir– un camino de libertad; lo hacen los abuelos que, sentados en el último vagón de la vida, descubren nuevas maneras de nombrar el mundo; también amas de casa que por unas horas se desatan las cadenas de la vida doméstica y se atreven a leer sus poemas en colegios y espacios de la Red de Bibliotecas Públicas; y hasta estudiantes de mala ortografía que terminan por entender en este festival que leer y escribir es en realidad un asunto mucho más divertido de como torpemente se los han enseñado sus profesores.

Este año, cuenta María Elisa Holguín, al festival están invitados, entre otros, Ángela Hernández, de República Dominicana, Premio Nacional de Literatura 2016; Juan Carlos Mestre, de España, Premio Nacional de Poesía de 2009 y Premio Nacional de la Crítica en 2012; Fabián Casas, el argentino que en 2007 se quedó con el Premio Anna Seghers, de Alemania; Rita Santana, brasilera, ganadora del premio Braskem de Cultura, Arte y Literatura de su país. Y por Colombia, dos autores sin los cuales no es posible entender nuestra literatura reciente: Piedad Bonnett y Juan Manuel Roca.

Durante ese mismo mes, de 1 al 10 de septiembre, la Biblioteca Departamental le abrirá sus puertas al Festival ‘Oiga, Mire, Lea’, cuya primera versión probó en 2015 que Cali está ávida de interactuar con escritores. El año pasado, autores como Héctor Abad Faciolince, Santiago Gamboa, Laura Alemán y Pablo Montoya se sentaron frente a auditorios rebosados y compartieron los secretos de su oficio. Este año, de la lista de invitados internacionales hacen parte Leonardo Padura, Wendy Guerra, Alberto Barrera Tyszka y Jorge Volpi.

La fiesta de las letras continuará en octubre. Juan Camilo Sierra, gerente de proyectos de la Fundación Spiwak, habla de la Feria Internacional del Libro de Cali, en la que del 20 al 31 de octubre los caleños podrán acercarse a las letras de Ecuador, el invitado, en la zona que comprende el Bulevard del Río, el Parque de los Poetas y el Edificio Coltabaco. Corazón del centro de Cali. Literatura volcada a la calle.

Del país vecino llegarán rostros que ya son hospitalarios para los seguidores de las letras latinoamericanas como Raúl Vallejo –escritor y actual Ministro de Cultura y Patrimonio del Ecuador–; y otros escritores como Sandra Araya, Jorge Cevallos y Gabriela Ponce. “Estará también el chef Esteban Tapia, experto en patrimonio gastronómico ecuatoriano, con quien realizaremos un festival gastronómico; y el cineasta Xavier Izquierdo, quien presentará su largometraje ‘Un secreto en la caja’”, cuenta Sierra.

La feria celebrará, agrega además, “la vida y obra de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega, a propósito de los 400 años de su muerte, con distintas actividades, exposiciones y especialistas, para que más lectores lleguen a sus obras y tengan la oportunidad de conocer o revisitar tres grandes clásicos de la literatura universal”.

Será justamente en el marco de la Feria que se realizará la presentación de la novela ganadora del Premio Spiwak Ciudad de Cali, con la presencia de su autor.

Los más chicos tendrán un Carnaval del Libro Infantil, del 24 al 30 de octubre con talleres y actividades lúdicas en cuatro auditorios de la ciudad.

Y se realizará, además, el Encuentro Internacional de Bibliotecas, liderado por la Escuela de Innovación y Desarrollo Bibliotecario, que del 1 al 10 de septiembre “pondrá a conversar a los caleños sobre literatura y periodismo, de la mano de talleres y conversatorios con expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM; la Universidad de Barcelona y la Universidad Javeriana de Cali”, como lo explica Holguín.

Durante el mismo espacio se dictarán cursos para bibliotecarios y un diplomado con énfasis en promoción de lectura para la primera infancia a cargo de la UNAM.     

Que Cali, pues, abra sus libros. Cali, desde ahora, ‘tiene la palabra’.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com