Tomasz Golka, nuevo director de la Orquesta sinfónica Nacional

"Quiero acercar la música a la gente"

Arcadia habló con el nuevo director de la Orquesta Sinfónica Nacional, Tomasz Golka. El polaco de 39 años se muestra ilusionado con la posibilidad de dirigir en Colombia y destaca la calidad de la Orquesta y de los artistas de América Latina.

2014/02/21

Por RevistaArcadia.com

El pasado 11 de febrero la Orquesta Sinfónica anunció que su nuevo director será Tomasz Golka. Nacido en Varsovia, hace 39 años el polaco tiene una amplia y reconocida trayectoria. En la casona colonial, sede de la Orquesta, nos recibió de pantalón amarillo y camisa azul. Con español fluido pero con acento nos habló de sus planes con la Sinfónica.

¿De dónde viene su relación con la música?

Mis padres son músicos entonces la música siempre se podía encontrar en cada lugar de mi casa. Mi mamá es profesora de piano y mi papá era trombonista. Nací en Polonia y después volé a México, donde mi papá tocaba trombón en la Orquesta Sinfónica de Veracruz. Iba todos los días después de la escuela a los ensayos a esperar a que mi papá terminara de ensayar, y mientras esperaba podía escuchar a la Sinfónica. Entonces mis conexiones con la música eran por mi papá, en la orquesta y practicando en la casa y, naturalmente, por mi mamá.

 

¿Cómo empezó en la música clásica?

Como en una orquesta sinfónica los violines están al frente, era a lo que más atención le prestaba. Un día les dije a mis papás que quería tocar el violín. Empecé muy joven y después de muchos años estudié dirección, también soy compositor y ahora estoy aquí.


¿A dónde quiere llevar a la Orquesta Sinfónica?

Con esta Orquesta, que ya es excelente, creo que no hay límite: todo es posible con ellos. Cuando vine como director invitado en septiembre fueron dos semanas muy felices porque es técnicamente fantástica: todas las secciones tocan a un nivel muy alto técnicamente, los músicos son muy amables, y es muy agradable trabajar con ellos. Entonces los ensayos y los conciertos tienen lo que deben tener, que es una buena atmósfera de trabajo y una energía muy eléctrica. La mayor parte de la orquesta son jóvenes que están en la primera fase de sus carreras entonces tienen mucha energía y todo lo que hacen es muy fresco. Dan el 100% siempre y eso es muy importante; tal vez lo más importante para una orquesta, y esta orquesta ya lo tiene.

 

¿Cuál será el eje musical sobre el cual se va a desenvolver la Sinfónica a partir de este momento?

La Orquesta tiene una muy buena tradición de tocar repertorio romántico del siglo XIX y XX y aunque este es muy diverso, creo que pueden tocar más música clásica y barroca. Por eso quisiera explorar más en ese sentido y que tengamos la oportunidad de tocar música de compositores vivos, colombianos y de otros países, porque creo que es muy importante para el público y para la orquesta estar en contacto directo y constante con música viva.

¿Cómo será el programa de la Orquesta Sinfónica bajo su dirección?

Creo que me gustaría cambiar un poco la forma de los conciertos. Por ejemplo, me gustaría que los títulos tengan siempre una connotación educativa y que podamos hablar antes o después del concierto de la historia de la música y el contexto de las obras que vamos a dirigir, que podamos explicar un poco qué estamos haciendo y por qué lo estamos haciendo. Podemos hacer un concierto de música que desde pinturas o en colaboración con grupos folclóricos, y explorar la música popular colombiana. Creo que eso va a abrir las puertas para todos, para que más personas se acerquen a un concierto sinfónico.

¿Cómo hacer que una orquesta atraiga público nuevo? ¿Cómo cultivar una audiencia más amplia?

La situación ideal es que haya algo para cada persona. Creo que siempre, cada persona puede encontrar algo que le habla directamente, puede ser un vals de Johann Strauss o puede ser un grupo folclórico de Colombia, o puede ser un estreno mundial o una sinfonía… puede ser cualquier cosa. El espectro de proyectos que hace una orquesta tiene que ser tan diverso que sea posible abrir las puertas a todos porque cada persona tiene cosas que le parecen más interesantes y nosotros como Orquesta Sinfónica Nacional podemos participar en estas cosas.

 

¿Cuál debe ser papel de la Orquesta en un país como Colombia?

Creo que la función más importante para una orquesta nacional es ser embajadores de la música colombiana, de los músicos colombianos, de los compositores colombianos. Tanto dentro del país, como en el exterior. Así como lo viene haciendo la Orquesta, de Barranquilla y Cartagena a Omán. Siempre viajando y comunicando la alta calidad del arte colombiano.

 

¿Puede la música transformar el panorama social de un país?

Una orquesta sinfónica necesita tener muchas funciones, siempre tiene que dar algo al público, tenemos que hacer música no solo por nosotros sino por el público y ofrecer conciertos didácticos. Por ejemplo, enseñando a niños, colaborando con la orquesta juvenil o con estudiantes. Debemos servir a la comunidad. Por otra parte, cuando miramos a las sociedades del pasado, solo recordamos sus pinturas en cuevas, y estoy seguro ¡100%! que también crearon música pero nadie los grabó. El arte tiene la posibilidad de comunicar cosas muy íntimas, muy privadas, muy sencillas de una manera que las palabras directas no pueden, con la música es más fácil comunicar las cosas.

 

Ha dirigido orquestas en Estados Unidos y en Europa ¿En qué se diferencia dirigir una orquesta en Colombia?

¡La diferencia es que aquí se habla español! No sé si hay tantas diferencias, tengo mucha suerte de ser el director titular de esta orquesta porque creo que estamos viviendo una época de oro en la cultura latinoamericana. Los músicos, los artistas… el talento es increíble y gracias a dios la situación política en la mayoría de países (no en todos lamentablemente) permite a los artistas tener canales para expresarse: la gente puede ver, y oír lo que están haciendo. Y los artistas latinoamericanos están haciendo cosas increíbles. En Europa o en Estados Unidos hay orquestas con una reputación de 100 o 150 años, pero aquí no pesa tanto la reputación, lo que me parece bueno porque cuando estas orquestas tienen tan buena reputación piensan que no necesitan hacer nada,  es cómodo para ellos, y no dan el 100% cada día. Aquí los músicos siempre dan todo de ellos porque no existe el sentimiento cómodo de sentirse los mejores. Los artistas dan y dan y dan de manera increíble.

¿Qué obra le encantaría montar con la Orquesta?

Yo no sé si hay una. Cada vez que estoy dirigiendo digo esta es la pieza que siempre quiero dirigir. Creo que es una pregunta muy difícil, yo no tengo una obra ni un compositor único que yo quisiera tocar. No tengo porque necesito creer 100% en la obra que estoy dirigiendo, entonces no tengo la opción de creer solamente en una. Cambio mi elección cada cinco minutos: son como amores fugaces. Mi obra favorita es la que estoy dirigiendo en este momento, esta semana estoy dirigiendo el Segundo Concierto para piano de Bach, pero si me preguntas en tres meses diré otra y la otra semana voy a decir otra. 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación