Imágen de un evento de ‘'Radios Comunitarias para la Paz y la Convivencia'. Crédito: César Romero.

“Los que hacen radio y sus oyentes serán los actores de la construcción de paz”

El gobierno colombiano y la sociedad civil, con el apoyo de la Unión Europea, presentaron ‘Radios Comunitarias para la Paz y la Convivencia’ el jueves 9 de febrero. Es un proyecto que busca fomentar la paz y la convivencia, con un enfoque especial sobre las emisoras que sirven las zonas veredales de transición de las FARC.

2017/02/13

Por Ana Gutiérrez

El jueves 9 de febrero, Día del Periodista, el Museo Nacional le abrió sus puertas a Radios Comunitarias para la Paz y la Convivencia. Un proyecto que apoya a 50 emisoras comunitarias, brindándoles más de 600 millones de pesos y otros recursos, para fomentar la producción y emisión de programas radiales con contenidos dedicados a la convivencia y la cultura de paz. En adición a eso, la iniciativa planea entregar más de mil millones de pesos al sector de la radio comunitaria, que cuenta con unas 600 emisoras en el país, a lo largo del año.

La pertinencia del evento se enmarca dentro del proceso de paz. El punto dos de los acuerdos de La Habana habla de la necesidad de fortalecer las emisoras comunitarias como parte del posconflicto. Es un testamento al trabajo que hacen desde hace casi dos décadas cientos de radialistas colombianos por la paz. Fue en 1998 que se entregaron primeras licencias para las emisoras comunitarias en Colombia, aunque en la práctica existe desde mucho antes.

Para presentarlo, estuvieron presentes la embajadora en Colombia de la Unión Europea, el Alto Comisionado para la Paz, la Ministra de Cultura de Colombia y el Viceministro de las TIC. Después de sus intervenciones, inició el Encuentro Nacional de Redes Regionales de Radios Comunitarios, que reunió representantes del 70% de las emisoras comunitarias de Colombia. Los radialistas salieron del auditorio al V Taller: Construcción de Paz y Cultura de Convivencia desde la Radio Comunitaria, dedicado a los que trabajan en las Zonas Veredales Transitorias de Normalización de los miembros de las FARC. Los discursos del jueves resaltaron lo valioso que es su trabajo para sus comunidades, no solo porque ayuda la implementación del acuerdo de paz, sino porque ayuda a reconstruir el tejido social de los territorios más afectados por el conflicto. Estuvieron presentes miembros de las emisoras de Anorí, Ituango y Remedios en Antioquia; San José del Guaviare y El Retorno en Guaviare; y Policarpa en Nariño. 

En su discurso Ana Paula Zacarías, embajadora de la Unión Europea, citó a su compatriota José Saramago. El Premio Nobel de Literatura portugués dijo en una ocasión "el hombre más sabio que conocí no sabía leer ni escribir. Era mi abuelo materno”. Gran parte de esa sabiduría venía de la radio, que conectaba a su apartado pueblito con el resto del mundo. Zacarías continuo diciendo que “en la radio se escuchan noticias de guerra y paz. Juega un papel fundamental en la historia, comparte saberes y opiniones en lugares donde no llegan otros medios”. Recalcó el apoyo europeo al proyecto pero aclaró “queremos que sea de y para todos los colombianos, que todos puedan ser protagonistas”. Finalmente destacó la larga duración que deben tener los planes: "el posconflicto es un proceso continuo que dura varias generaciones. Lo pudimos hacer tras la Segunda Guerra Mundial en Europa en unos 60 años. Pero sabemos que es algo frágil, necesita de los ciudadanos para seguir en paz. Generar consciencia de paz, con pedagogía dirigida a todas las edades, compartir testimonios es lo que motiva la reconciliación y la creación de una paz estable y duradera. Necesita creatividad y visión. Los que hacen radio y sus oyentes serán los actores de este proceso".

Sergio Jaramillo, Alto Comisionado para la Paz, entró en detalle: "es un momento histórico, la llegada a las veredas de las FARC es monumental. Más de 6.000 hombres y mujeres participan. Lo más importante es el cambio en los territorios y eso es difícil de entender desde Bogotá. En estos lugares están informando los radios comunitarios, y para una paz construida desde los territorios, por la gente que los habita, toca informarlos”. Como Zacarías, destacó la accesibilidad del radio, que además permite que varias personas no solo escuchen al  tiempo sino que pueden seguir sus tareas diarias mientras lo hacen.

La ministra de cultura, Mariana Garcés, señaló otro aspecto que hace único y valioso el recurso de la radio comunitaria: "resalta la diversidad del país. Las dinámicas son muy distintas en cada comunidad, y hablan de lo que se vive allá. Son narrativas distintas, intereses distintos, son otras miradas para tener en cuenta". Le da la oportunidad a distintas razas y etnias para hablar de sus propias preocupaciones.

El encuentro les sirvió a los radialistas para hablar de una angustia que comparten varios, ¿qué va a pasar el próximo año cuando se cumplan 20 años de licencia? Para muchos será hora de renovarla, pero sienten que los requisitos están pensandos para la radio comercial, no la comunitaria, y que no lograrán cumplirlos. Pero algunos de los asistentes se veían optimistas. Con el apoyo que tienen desde el proyecto y el acuerdo de paz, estaban seguros que el radio comunitario seguirá durante muchas décadas más.

Le puede interesar Los archivos de Radio Sutatenza

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.