Ricardo Silva, escritor bogotano

Ricardo Silva Romero: 5, 10, 15

2014/02/26

Por RevistaArcadia.com

Desde que tuve uso de razón, desde que empecé a darme cuenta, por ejemplo, de que los años pasaban para mal y para bien (y el próximo mundial de fútbol se haría en Colombia, pero solo hasta 1986), he sido esta persona que tienen enfrente. Todavía no era miope. Seguía teniendo pelo. Todo me daba más miedo. Pero ya disimulaba el mundo que llevaba por dentro para no poner incómodos a los demás, ya sospechaba seriamente que todos, excepto yo, estaban muy locos, y ya sabía extrañar mi casa apenas ponía los dos pies afuera. Habría que decir que me convertí todavía más en lo que soy apenas cumplí los diez años: que entonces pensé que, para articular mi extrañeza y no enloquecerme yo también, para traer algo de vuelta desde mi feliz encierro, tendría que dedicarme a presentarles allá afuera lo que se me ocurriera acá adentro.

Fue así. Yo me comunicaba con chistes pero sobre todo con fútbol. Y en el colegio era –pregunten por ahí si no me creen– el que mandaba el balón de mi curso: el líder admirado y temido. Pero, en un revés de fortuna de obra de Shakespeare para niños, un yago y un bruto me sacaron del equipo que yo mismo capitaneaba, impusieron una dictadura en el salón unos días antes de que comenzara el torneo más importante de la infancia y luego me obligaron a buscar nuevos compañeros. Ya contaré la historia con detalles: que baste con saber, por lo pronto, que entonces armé un nuevo equipo de renegados que a punta de amor propio fue el campeón de ese año. Y que después de eso no solo preferí dar con amigos que conseguir aliados, sino que fui descubriendo que me sentía menos incómodo poniendo en escena lo de adentro que gobernando lo de afuera.

Cinco años después, a los quince, me puse a escribirle “a quien corresponda” porque seguir jugando era imposible: esta persona que tienen enfrente se encierra a escribir de su nostalgia por el mundo.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com