Bishara Haroni y Yaron Kohlberg. Dúo Amal. (EFE/AFP)

Sonidos contra la guerra

Un pianista israelí y un pianista palestino, integrantes del Dúo Amal, dieron un gran concierto en Bogotá, en la inauguración de la temporada de conciertos de la Luis Ángel Arango.

2014/07/17

Por Ricardo Castro

El escenario era imponente desde su sencillez simétrica: dos pianos de cola de color negro, uno enfrente del otro, las colas que encajaban como dos piezas de un rompecabezas. La sala de conciertos de la biblioteca Luis Ángel Arango, llena –la boletería agotada-, recibía entre cautos aplausos al dúo Amal. El primero de cuatro conciertos de dúos que se verán en la BLAA.

El concierto tenía además un gancho coyuntural: Bishara Haroni es palestino, Yaron Kohlberg es de Israel. Dos pueblos en conflicto unidos por la música. A ellos les molesta que en el año 2014 eso todavía sea un tema. “Es una situación delicada y que nos entristece – dice Haroni horas antes del concierto-. Somos dos personas que tocamos el piano y la gente podría concentrarse en la música, pero sabes que hay quienes se molestan por cosas que están muy alejadas de la música”. Está agripado y se le nota: los ojos pequeños y llorosos; la voz débil y ronca. Antes de llegar a Bogotá estuvieron cuatro días en Buenos Aires tuvieron poco descanso. “El hotel era terrible” cuenta, “una barraca”.

Haroni tenía 7 años cuando quedó fascinado por el sonido del piano y convenció a su padre de que le consiguiera un teclado para aprender. Después de nueve meses de práctica diaria le compraron su primer piano. A Kohlberg por su parte, el gusto por la música se lo inculcó su padre. Él no es un profesional pero lo hace bastante bien y tocaba algunas piezas de Robert Schumann para mí y me encantaba”.

Kohlberg creció en Jerusalén, donde tuvo una infancia que recuerda como feliz, a pesar de sentir la sombra del conflicto desde muy joven: la joven que lo cuidaba a los seis años, murió a dos cuadras de su casa cuando él tenía 8 años.  “Conocí mucha gente que murió en bombardeos, así que el conflicto siempre ha estado ahí, presente en mi vida. Jerusalén es un lugar difícil”.

Tocaron juntos por primera vez en 2008. Kohlber invitó a Bishara a que lo acompañara a tocar en Oslo en un ‘concierto por la paz’. Tres años después formaron el dúo Amal, una palabra árabe que significa esperanza. Era 2011 y había optimismo cauto por el avance de un nuevo esfuerzo de conversaciones de paz para poner fin al conflicto árabe-israelí.

“La música sirve para la reconciliación. Cuando tocas con alguien, debes escucharlo, y la otra persona tiene que escucharte a ti”, asegura Haroni. “La música tiene un impacto poderoso porque es un lenguaje universal, es un puente que une a las personas”. “La comunicación es el camino a la solución de los problemas” dicen, “y así es la música”.

El día de su presentación en Bogotá (estarán también en Medellín y en Cali), una nueva campaña militar de Israel en Gaza había dejado 224 palestinos muertos y más de 1.000 heridos. “La esperanza por estos días parece algo lejana. Pero creemos que especialmente en momentos así es cuando es más necesaria. Sentimos que ejemplos como el nuestro pueden servir de pequeñas muestras de que las cosas pueden ser diferentes y deben ser diferentes. Es algo necesario especialmente en momentos oscuros”, dice Kohlberg. “Ahora el panorama se ve complicado, pero tengo la esperanza de que algún día esto termine. Es algo absurdo, ridículo y triste”.

Pasadas las 7:30 de la noche fueron recibidos entre aplausos por la sala llena. Después de casi dos horas en las que interpretaron  obras de Shostakovich (Concertino para dos pianos, Op. 94), Prokofiev (Sinfonía No.1 en re mayor) Milhaud, y La consagración de la primavera de Igor Stravinsky, se despidieron, ovacionados.

 

 

 

 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com