'La muerte y el internet', ilustración de Santeri Viinamäki.

Twitter no es el problema, el país lo es

La red social en donde se expresan los puntos de vista en apenas 140 caracteres es la tribuna preferida para la polarización en el país. Este viernes, un desafortunado tuit de una periodista sobre la muerte de Martín Elías, desató una nueva polémica.

2017/04/17

Por Redacción Arcadia - Bogotá

“Qué falta de todo, llorando la muerte del hijo de un asesino. Colombia está en el séptimo círculo del infierno de los valores morales” tuiteó la columnista de El Tiempo María Antonia García de la Torre en su cuenta personal de Twitter el viernes 17 de abril. Se refería a la reacción nacional a la muerte de Martín Elías, cantante vallenato hijo de Diomedes Díaz.

La reacción de los usuarios de la red social fue veloz. La publicación tuvo más de 2.500 comentarios, discutiendo la conexión que había hecho entre Elías y Doris Adriana Niño, mujer que murió de una sobredosis durante una noche de fiesta con Diomedes. El primer mensaje fue de la viuda de Elías: “Que Dios te perdone”, decía. Luego siguieron una variedad de mensajes: desde el alcalde de Valledupar, Augusto Ramírez (“Rechazamos categórica y contundentemente este vergonzoso comentario. Exijo respeto por el dolor que vive el país vallenato” [sic]) hasta otros que atacaban personalmente a García de la Torre (“como amanece el ser más odiado de Colombia? Quería recordarte q Doris A era una burra más y q #MartinElias siempre vivira” [sic]).

Imagen via Semana.com

El 17 de abril, De la Torre habló de lo ocurrido en la W, disculpándose por el desafortunado tuit: “Él no tiene por qué pagar por los delitos o las acciones que haya cometido su padre. Recordé todo el tema de Doris Adriana Niño y fue una reacción emocional que no tenía ninguna conexión con este joven”, pero añadió que “eso no exonera a las personas que me han acusado durante dos días y que me han amenazado con que van a matarme”. Sin embargo, los periodistas de la mesa de trabajo le recordaron que dicha emocionalidad no era extraña en ella y le citaron una andanada de tuits de grueso calibre en contra del presidente Uribe. Es cierto que García de la Torre no es la única que promueve con pasión puntos de vista: en Colombia, Twitter se convirtió en un territorio fértil para el insulto personal y la polarización que vive el país.

Los eventos reavivan una discusión recurrente en la plataforma: ¿por qué la red encierra tan odio y polarización? La plataforma parece ser un lugar donde las amenazas de violencia son cotidianas y aceptadas. En Colombia, que se encuentra entre los países con más usuarios en Twitter, los “trending topics” (temas destacados) a menudo son políticos y no precisamente de análisis. Entre los 50 usuarios más seguidos por los colombianos se encuentran el presidente Juan Manuel Santos, el ex-presidente Álvaro Uribe y el ex-alcalde bogotano Gustavo Petro.

Para tratar de entender el efecto que tiene la polarización y el discurso de odio, hablamos con cinco periodistas sobre el tema.

María Jimena Duzán, columnista de Semana:

El problema no es que sea polarizante sino que la opinión se traduzca en amenazas que es inaudito. Hubo un señor que mandó un video amenazando de muerte a todos los que apoyaron el proceso de paz. Las personas tienen el derecho de tener la opinión contraria pero es otra cosa señalar y amenazar con matar. Es lo mismo que hacían antes de existir Twitter cuando mandaban el escapulario, es algo que debe ser condenado y además investigado por la justicia, incluyendo la posibilidad de cárcel. Yo no bloqueo a nadie, uno debe tener un ánimo de tolerancia porque es una red para toda una serie de opiniones y disenso, lo que no permito es la amenaza. La gran pregunta es ¿qué responsabilidad tienen las personas que a las que siguen? Hay políticos que suscitan este tipo de amenazas, el del video es un uribista y en ese mismo tono amenaza a todo los del proceso de paz. Deben responder todos los políticos, eso pasa también en la izquierda con Petro. Todos los extremos deben ser condenados, es una manera en la que se dispara la violencia, mucha gente debe estar sintiendo hoy ganas de hacer lo que dijo el señor que amenazó al presidente, inspirado en lo que el expresidente Uribe ha planteado. Colombia era así antes de las redes sociales, el problema no es Twitter sino el país.

Juan Esteban Lewin, periodista de La Silla Vacía:

Tristemente es un manejo inevitable, en la medida que por un lado está el panorama político muy polarizado de Colombia, el mejor ejemplo es lo que pasó con el plebiscito, y por otro uno tiene una herramienta de comunicación muy fácil de usar en manos de mucha gente. En esa situación es muy fácil crear “guetos”, espacios en la plataforma donde solo hay gente que piensa igual y así refuerzan los prejuicios y creencias del grupo, es inevitable para Twitter y todas las redes sociales. Lo directo e inmediato del formato lo refuerza mucho, y ayuda a figuras como Uribe, porque se siente como si le habla directamente a cada usuario y le da poder a ese mandato como si fuera personal.

Diego Santos, periodista y ex-director de noticias y política de Twitter Colombia:

La polarización ocurre en todas las redes, lo que pasa es que la naturaleza de Twitter resulta en que sea la plataforma que más visibiliza el problema de esos intercambios entre las personas. Es en tiempo real y de mucha opinión, entonces es más fácil encontrar ejemplos pero en Facebook, en especial Facebook Live ocurre lo mismo. Ahora bien, hay influencers, políticos, periodistas y celebridades, gente muy talentosa para escribir, que está en Twitter. Es la única de todas que permite interacción en directo, casi al instante, a la persona a la que uno le escribe. Si es a alguien que tiene 4 o 5 millones de seguidores puede que nunca responda, pero si lo hace inmediatamente millones de personas ven esa respuesta. Es algo que le da mayor altavoz a lo dicho, se expone ante mucha más gente. Además tiene un componente que es que la televisión, la radio y otras formas de periodismo siguen lo que está pasando en Twitter para reportarlo.

Catalina Holguín, periodista:

Yo no veo a Twitter en Colombia tan distinto al resto del mundo. Por ejemplo en Estados Unidos, Trump una vez tuiteó que para que importaban los medios si él tenía no sé cuántos millones de seguidores en la plataforma. Es muy directo. Los medios de comunicación son los que amplifican lo que pasa en Twitter y lo llevan a otro nivel, la polarización no viene de la red como tal. Personalmente no tengo una cuenta pero conozco lo que pasa en la plataforma por los reportajes que lo amplifican. De lo contrario queda entre la persona y sus seguidores, aunque sean millones.

Fabián Cristancho, periodista de Semana.com:

En Twitter lo que funciona es lo que causa mayor impresión. Los tuits o las opiniones ambiguas o moderadas no tienen el alcance de las extremas y la gente aprovecha la red para quitarse la careta y desnudarse con ese relativo anonimato. Ese es el éxito de la plataforma, esas muestras extremas de emoción. Depende también del círculo en el que uno esté, lo que sigue y lo que comparte. En Colombia predomina la política porque en cada debate cualquier persona puede dar su opinión y estar entre los más relevantes. Lo directo que puede ser la interacción se me hace un beneficio de Twitter, pero lo medios no deben hacer de los tuits una noticia porque es una opinión. Está bien que llegue a los seguidores que por eso lo siguen, para ver lo que el usuario piensa directamente, pero no se debe hacer periodismo con un tuit como única fuente.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.