Yolanda Reyes, escritora bumanguesa

Yolanda Reyes: jugar a hacer de cuenta

2014/02/26

Por RevistaArcadia.com


La primera vez que recuerdo estar pensando en las palabras –es decir, sintiendo cómo cantaban las palabras– fue al lado de mi abuela. Ella solía contarme esas historias acumulativas que todos conocemos: historias que hablaban del Ratón Pérez que se cayó en la olla y la Cucarachita lo siente y lo llora y que el pajarito se cortó el piquito y que la paloma se cortó la cola… Y mientras su voz repetía las mismas letanías, yo descubría que las palabras se encadenaban para contar historias sobre la vida y el amor y la muerte… y todo lo que había en la mitad. Pero no sé si fueron las historias o, más bien, el descubrimiento de aquel curioso mecanismo que ella dominaba para ir ensartando, como si fueran las cuentas de un collar, una palabra al lado de la otra y de la otra…y para hacerlas sonar de otra manera, como si, de repente, mi abuela hablara una lengua extranjera dentro de la misma lengua: una lengua que solo ella y yo sabíamos descifrar y que podía dar cuenta de cosas extrañas e indecibles, con ese curioso mecanismo de ir ensartando una palabra al lado de la otra y de la otra.

Y, al lado de esa música, recuerdo las largas tardes de mi infancia jugando a hacer de cuenta: “Digábamos que yo tenía otro nombre y que este palo era el caballo, y que allá quedaba el campo y que yo me iba galopando”… Y recuerdo ese placer de estar haciendo voces diferentes, preguntando y contestando, y ese placer –secreto y un poco vergonzante– de ser tantas personas a la vez: cada una con algo que yo habría querido ser, o que jamás me habría atrevido a ser.

Por eso, quizás, cuando empecé a crecer y ya no era bien visto jugar a hacer de cuenta, necesité escribir, para seguir hablando sola: para llegar corriendo a casa, después de largas travesías, a cumplir citas con gente que no existe.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com