RevistaArcadia.com

Afán de Feria

2011/05/03

Se viene otra vez la Feria del Libro y sus alegrías. ¿Cuáles? Pues la alegría de tener excusa de gastarse un chorro de plata en libros. La Feria pasada (experiencia que registré fielmente en este blog), tuve la suerte de que un amigo muy buen lector me paseara y me mostrara cosas excelentes, breves de precio y extensas de calidad. Muchos de esos libros, confieso, siguen en la estantería de “ya casi”.

6to.jpg

Hasta este fin de semana. Que di cuenta de dos cosas muy especiales publicadas por la editorial mexicana independiente Sexto Piso. El primer libro, Me acuerdo, es una extraña autobiografía, no narrativa, en la que el artista norteamericano Joe Brainard resume su vida en un listado de 140 páginas, cada página con 12 frases, y cada frase arranca con la combinación “Me acuerdo…”. La combinación de palabras abre la puerta a esos detalles que hacen parte de una vida pero que uno no sabría donde poner. ¿Dónde poner o cómo darle sentido al olor del closet de los abuelos? ¿Al color específico de los mosaicos del baño de una casa ya demolida? Brainard encontró la fórmula y a punta de frases sueltas rehace su vida. Cito algunas de mis frases favoritas (y podria citar todo el libro, frase a frase):

 

“Me acuerdo de hacer trampas en el solitario” (pp 67)

 

“Me acuerdo de seguir mi dirección en el remite de las cartas hasta incluir ‘La Tierra’ y ‘El Universo’” (Pp 65)

 

“Me acuerdo del problema casi exclusivo de la infancia de perder cosas a través de un agujero en el bolsillo” (Pp 107)

 

“Me acuerdo de los ‘platos buenos’ versus ‘los platos de diario’” (Pp 138”)

 

“Me acuerdo de intentarme poner un bañador que no está seco del todo (Agg.)” (Pp 119)

 

El otro libro es Retrato de Balzac, de Theophile Gautier. Este librito de pastas azules eléctricas y títulos naranja, también de Sexto Piso, es un clásico muy bien escogido, editado y traducido. Se trata de una biografía de Honoré de Balzac escrita por un amigo y discípulo de él llamado Gautier. La biografía, bellísima y muy provechosa incluso si uno solo ha leído un par de cosas de Balzac (yo, por ejemplo), es realmente fascinante y se lee en unas horas. Además, el librito sirve como mapa, por así decirlo, de la obra de Balzac. Para cuando uno logre sacar el tiempo (y toca sacarlo) para leer más clásicos. Cito un par de frases favoritas y me despido sin más novedad:

 

“Aunque parezca extraño decir esto en pleno siglo XIX, Balzac fue un vidente. Su mérito como observador, su perspicacia de fisiólogo, su genio de escritor, no bastan para explicar la grandísima variedad de los dos o tres mil tipos que representan un papel más o menos importante en La comedia humana. […] Esos personajes sostenidos, lógicos, que no se desmienten ni olvidad nunca quiénes son, dotados de una existencia íntima y profunda, que, sirviéndonos de una de sus expresiones, hacen competencia al estado civil.” (Pp. 38)

 

Una idea dominante en Balzac es el dinero: “Hasta entonces se había limitado la novela a la puntura de una sola pasión, el amor; pero el amor es una esfera ideal, fuera de las necesidades y miserias de la vida. Los personajes de esos relatos enteramente psicológicos no comían, ni bebían, ni tenían casa alquilada ni cuentas con el sastre. Se movían en un medio abstracto, como el de la tragedia. […] Con su profundo instinto de la realidad, comprendía Balzac que la vida moderna que quería pintar estaba dominada por un gran hecho—el dinero.” (Pp 55-6)

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.