RevistaArcadia.com

Divagaciones

2012/01/29

Quedé arriba, muy arriba, tal vez ese fue el problema. A veces no entendía las sabias intervenciones de Fuentes y muchas otras me quedé con frases cortadas de Santos. A Ramírez y a Moreno los perdía entre sus acentos nicaragüense y español. Así que al final me fui con reflexiones inconclusas, con soluciones vitales discutidas a medias, con preguntas sin responder. Claro que también cabe la posibilidad de que así haya sido la charla: un montón de divagaciones carentes de contundencia. No sé.

Santos.jpgLa región

A pesar de esa sensación que me quedó al salir del teatro Heredia (donde hay que hacerse en los dos primeros pisos para disfrutar los eventos), no puedo negar que fue un experimento interesante. Fue interesante ver el optimismo de Santos frente a la región, en comparación con el negativismo de Ramírez –ex presidente de Nicaragua y escritor–. Para Santos, América Latina está en su mejor momento, no solo en términos de desarrollo, sino en todo. Aquí está la salvación del planeta: tenemos el agua que en el mundo se agota, tenemos las fuentes de energía, tenemos el oxígeno. Para el Presidente de Colombia, Latinoamérica podría gobernar el mundo.

La visión de la región desde Centroamérica es muy diferente. Para Ramírez seguimos en el siglo XIX y en ese sentido no podemos hablar de desarrollo. Para él falta tecnología, justicia, educación. Y el auditorio estuvo de acuerdo con sus afirmaciones, se ganó aplausos que sonaban indignados frente a la perfección de la región vista por Santos. Carlos Fuentes, por su parte, se mostró satisfecho de que, por primera vez, no sea Latinoamérica la culpable de la crisis económica mundial.
 
Los medios

Y esta no fue la única contradicción que surgió entre los participantes. Cuando se habló del poder de los medios –desde  hace mucho tiempo reconocido como el cuarto poder–, los invitados tampoco se pusieron de acuerdo. Santos aseguró que el poder solo lo tenía el Estado y que los periodistas eran influyentes, nada más. Unos minutos más tarde, Javier Moreno, director de diario ‘El País’ de España, revelaría que tanto en España como en Estados Unidos fue debido a los medios –dentro de los que se encuentran Twitter y Facebook– que cayeron las leyes antipiratería. Si eso no es poder, entonces ¿qué lo es?

El narcotráfico

Otras contradicciones interesantes surgieron cuando se puso sobre la mesa el tema del narcotráfico, un asunto que, según el presidente Santos, es contradictorio en sí: “Cuando era Ministro de Defensa, el medidor de éxito de nuestra gestión era el precio de la cocaína en Estados Unidos. Si el precio subía, quería decir que habíamos logrado frenar la entrada de drogas. Sin embargo, para los comerciantes, las subida de los precios era estimulante pues el negocio se volvía más rentable”.

Así empezó una discusión en la que los participantes intentaron resolver qué era mejor: combatir a la guerrilla o convivir con ella. Santos, en el instante más contundente del evento dijo: “Convivir es morir”. Fuentes, más conciliador, apuntó a una alianza entre los países productores y consumidores de droga, para poder solucionar realmente el problema. Además, reiteró que está de acuerdo con la despenalización del consumo. Ramírez confesó que la situación de Centroamérica es trágica: “Somos el puente por el que se transporta la droga y no podemos quitarnos de ahí. Ciudad de Guatemala es una sucursal del infierno. Por eso creo que la situación amerita una convención de Naciones Unidas que nos permita encontrar una salida, el asunto no se resolverá con la decisión que tome un solo país”.

Literatura

El evento culminó con letras. ¿Puede la ficción transformar la realidad?, preguntó Alejandro Santos, moderador de la charla. Los dos escritores del grupo estuvieron de acuerdo: sí. Fuentes aseguró que la literatura plantea posibilidades para el futuro, ya que dice lo que no puede decirse de otra manera. Ramírez está convencido de que la ficción puede transformar la realidad: “Inglaterra cambió por la fuerza de la literatura de Dickens”.

Fue un evento entretenido e interesante, pero no dejo de pensar en la posibilidad de que este tipo de discusiones traspasen las fronteras de los festivales y lleguen a esferas más altas, para así encontrar soluciones reales en las que no sean solo los políticos quienes tomen las decisiones.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.