RevistaArcadia.com

El encanto de las originales

2012/03/23


Willy Wonka and the Chocolate Factory

 

Hay quienes dicen que ya todo está inventado, que no hay historias originales, que la innovación depende de la búsqueda de nuevas formas de contar. Hollywood no es extraño a la repetición, hay guiones que hemos visto una y otra vez en la pantalla. En los próximos dos años se espera que se estrenen nuevas versiones –conocidas como “remakes”– de películas como “The Crow”, “Total Recall” y “Dirty Dancing”, entre otras. En esta entrada quiero recomendarles algunas películas que han inspirado “remakes” taquilleros pero que vale la pena ver en su versión original.

 

 

Ocean’s Eleven (1960)


La versión del 2001 reúne un reconocido grupo de estrellas de Hollywood y con cada secuela añade más nombres a su ya amplia lista. Aun así, es difícil competir con las estrellas del robo original, que incluía a los cinco miembros del “Rat Pack”: Frank Sinatra, Dean Martin, Sammy Davis Jr., Peter Lawford y Joey Bishop. Frank Sinatra, el Danny Ocean original, planea robar cinco casinos de Las Vegas con la ayuda de sus antiguos compañeros de la fuerza aérea. El guión de las dos versiones es diferente y los realizadores del “remake” decidieron cambiar todos los nombres de los personajes, con excepción de Danny Ocean, para distanciarse de la versión original. La versión de 1960, dirigida por Lewis Milestone, recrea la atmósfera de la era dorada de Las Vegas y la trama atrapa al espectador desde el comienzo.

 

 

 

Abre los ojos (1997)


Este es uno de los muchos casos en los que Hollywood adapta una versión de un filme para el mercado estadounidense. “Vanilla Sky” debutó en el 2001 como una adaptación del largometraje original de Alejandro Amenábar. En las dos versiones Penélope Cruz encarnó el papel de Sofía, la mujer de quien el personaje principal se enamora perdidamente. El suspenso que se mantiene durante la película es el elemento que diferencia la versión de Amenábar de la hollywoodense. Cada escena de la película original aporta a la creación del mundo de pesadillas en el que se desenlaza la trama y nos lleva de la mano a un lugar completamente inesperado.

 

 

 

Willy Wonka and the Chocolate Factory (1971) 

 

Para los niños de hoy Johnny Depp será la imagen de Willy Wonka, pero para quienes crecieron en los ochentas (o los setentas) Gene Wilder es quien dio vida originalmente al excéntrico dueño de la fábrica de chocolates del libro de Roald Dahl. El mundo detrás de las rejas de la fábrica Wonka era surrealista, atractivo, increíble y peligroso. La versión de 1971, dirigida por Mel Stuart, aunque colorida y aparentemente alegre tiene una vertiente oscura que es leal, más que la trama, al texto de Dahl. Gene Wilder encarna a un Willy Wonka imponente e incluso siniestro que es muy diferente de la versión impredecible y cómica de Depp. Tal vez la escena que ejemplifica el aspecto de la obra original es el psicodélico viaje en bote, que en la versión del 2005 pasó como una escena más.

 

 

 

The Italian Job (1969)

 

En este film dirigido por Peter Collinson, un grupo de ladrones planea robar un cargamento de oro creando un trancón en la ciudad de Turín, Italia. Michael Kane utiliza tres Mini Coopers de colores rojo, blanco y azul (los colores de la bandera de la Unión Británica) para escapar con su botín. A diferencia de la versión del 2003, el humor juega un papel fundamental en el filme original y permite que sea más que una película sobre un robo, se convierte en una sátira inteligente. El escenario, los carros y la música son personajes tan importantes como los protagonistas. Aun con los efectos especiales y las acrobacias del “remake”, a mi parecer, el humor sutil de la versión de 1969 hace que las escenas de persecución de carros de la original sean superiores. El final es perfecto e incluso mientras escribo estas líneas me hace sonreír.

 

 

 

Sabrina (1954) 

 

Humphrey Bogart, Audrey Hepburn y William Holden protagonizan esta comedia romántica en la que la tímida hija de un chofer debe escoger entre el atractivo e irresponsable hombre que le ha gustado desde niña o el hermano más serio y trabajador. Billy Wilder dirigió la película y adaptó el guion de la obra de Samuel A. Taylor que debutó en Broadway en 1953. La versión de 1995 mantiene la trama original: el típico romance en el que los opuestos se atraen y en el que la delgada línea entre amor y odio se desvanece. Lo que hace especial el film de los cincuentas es el humor y los diálogos, que aunque nos transportan a otra época todavía están vigentes.

 

 

 

Lado B

 

No tengo duda de que se me escapan muchas más películas. En el Lado B les dejo otras cinco de mis originales favoritas y, como siempre, quedo a la espera de sus recomendaciones.

 

Ringu (1998) – Remake: The Ring (2002)

 

The War of the Worlds (1953) – Remake: War of the Worlds (2005)

 

Planet of the Apes (1968) – Remake: Planet of the Apes (2001)

 

Mou Gaan Dou (Asuntos internos) (2002) – Remake: The Departed (2006)

 

The King and I (1956) – Remakes: The King and I (1999) (Animada), Anna and the King (1999)

 

 

¿Cuáles son sus versiones originales favoritas?

 

 

Twitter: VivianneTM


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.