RevistaArcadia.com

La pedagogía como arte.

2011/07/01

Aquel chico, anoche, tuvo una instrospección sin retorno a un lugar común, a un aula de clase, a una escuela con ideologías constructivistas, a una estructura rígida pero flexible. Sí. Era un gran salón, un espacio arquitectónico vacío, una cuadrícula inventada. Todo, adornado de una luz cálida que lo hacía sentir a gusto. Habían bancos en madera, algunos objetos en reposo y largas tiras de papel blanco que se extendían por entre las patas de aquellos muebles que formaban un círculo de estudio. 

 

Ante la curiosdidad y el deseo, Antonio, Juan, Pablo, Matías, como quieran llamarlo, tomó de entre las tiras una en la que decía my claramente:

 

8. “Un árbol es la lenta explosión de una semilla”

 

Luego, pensó. Durante largo rato. Como lo hace usted, y yo, al leer esta frase. Imaginó los miles de cuadros por segundos de esa imagen dibujada en palabras.

Prosiguió.

 

El patrón de crecimiento de todo árbol es siempre el mismo. Es tan simple que cualquiera puede dibujarlo. ¿Sabes cómo hacer éstos dibujos?

 

Y aunque sabía, se decía a sí mismo que no sabía. Por eso siguió leyendo.

 

ABC. Éstos son los tres dibujos que representan las primeras tres letras del alfabeto. La primera está hecha de líneas rectas, la segunda de líneas rectas y curvas, y la tercera, de sólo líneas curvas. Tú sabes como dibujarlas.

 

Efectivamente podía, a la perfección, ya que por años lo había hecho, tal vez inconscientemente o sin darse cuenta. Como muchos de los actos humanos. Pensé yo. 

 

Ahora, ¿Sabes cómo dibujar la letra Y? Entonces dibuja una grande y gorda Y, y encima de sus dos brazos alzados continúa dibujando otras dos más pequeñas, y así… habrás dibujado un árbol.  

 

Y ahí estaba nuestro personaje, contrariado, dibujando un árbol. En un lugar lejano, lleno de palomas, gente y muchos monumentos históricos. Tal vez entendiendo su crecimiento, alguna lógica ilógica del mundo, o simplemente algún proceso personal. Una iluminación, tal vez tan solo un brote.

Ideas y reflexiones de arte y de no-arte, sobre lo que signifa crecer, ser y hacer. Pensamientos producidos, pensados y desarrollados desde otro corazón de las tinieblas, lejos del centro, tal vez en latinoamérica, dónde aún algunos piensan ignorantemente que no se construye conocimiento, sino que siempre se importa. 

 

Tal vez de ahí que el próximo MDE11, Encuentro internacional de arte de medellín tenga como subtítulo: “Enseñar y aprender. Lugares del conocimiento en el arte”.

 

Untitled-1-01.jpg


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.