RevistaArcadia.com

Latinoamérica en Dublín

2011/09/14

?No conozco Dublín. De eso estoy seguro. Pero conozco la capital irlandesa que recorren Leopold Bloom y Stephen Dedalus en las más de 250.000 palabras que construyen la obra maestra de James Joyce.  A su vez inspiración para que Enrique Vila-Matas cree a un editor literario llamado Samuel Riba, y quien en su ocaso profesional, emprende su propia odisea por esta intrigante y misteriosa urbe. Calles donde la conciencia fluye y el pensamiento arrastra.

 

Es esa la sede de una bienal que no es bienal, sino quinquenal -a causa de las dificultades de un país que a pesar de ser europeo, no goza de una particular bonanza económica- y llamada Dublin contemporary 2011. Un evento artístico con las características propias de un gran festival internacional y que en cada edición se adapta a las corrientes más influyentes. 

 

Y la nombro no porque se realice en las calles que vieron nacer a Samuel Beckett, Oscar Wilde, el mismo Joyce y otros grandes magos de la palabra escrita, sino porque en esta ocasión, su curaduría está a cargo de 2 latinoamericanos: Christian Viveros-Fauné de Chile y Jota Castro de Perú. Lo que me lleva a pensar que mi continente está de moda y que poco a poco ciertas miradas tuercen su cuello hacia este lado del globo.

 

Belleza Terrible, tomado del poema “Easter, 1916” de William Butler Yeats, es el título general de la exposición, y – Arte, Crisis, Cambio y la Oficina de Incumplimiento- su texto complementario. En ambos casos, juegos de palabras que a través de la contradicción, hacen presentir una visión poética de una sociedad global en aprietos. Todos lo sabemos, nadie hace nada y a pocos importa de veras. Y bajo ese esquema es que estos dos curadores, uno crítico y el otro artista, armaron esta muestra, la cual intenta denotar que una de las formas eficaces de hacerle frente al mal tiempo político, económico y social que vive el planeta, es a través del arte. De ahí esta exposición, que además de su circuito central, propone una oficina adjunta muy particular en donde se reciben cientos de reclamos. Con estos se generan discusiones y reflexiones así como debates entorno a las distintas quejas esenciales, que aquejan, -valga la redundancia-, tanto al público, como los artistas.

 

curadores.jpg

 

Un magno evento que involucra a gran parte de los espacios institucionales de Dublín, así como a galerías y museos por los que circularán obras de más de 100 artistas, entre irlandeses e internacionales. Entre todos estos quisiera destacar algunos, nombres reconocidos mundialmente, y también del sur de América.

 

Patrick Hamilton de Chile, que suele proponer instalaciones con objetos corto-punzantes e incluso bélicos, pero transformados y armados de forma armónica y en convivencia con el espacio.

 

patrick_hamilton.jpg


Javier Télllez de Venezuela, cuyos videos y performances ponen en entredicho lo que significa entretenerse.


Alberto Borea de Peru, de quien me llamó la atención una enorme instalación de viejos casettes de VHS que al ser arrumados concientemente contra una pared, generan un mapamundi y sucitan diversas reflexiones sobre l oque vemos o dejamos de ver.


Alejandro Almanza Pereda de Mexico, quien estuvo de visita por Colombia y residiendo en Bogotá, y cuyas esculturas siempre comprometen el equilibrio y contrastan las características físicas propias de ciertos materiales o objetos. Algo similar a lo que logra Miler Lagos con sus troncos o sus bombas rellenas de concreto.

 

Wilfredo Prieto de Cuba con instalaciones que entrarían dentro del género de la crítica institucional. Provocación pasiva y eficaz.

 

wilfredo_prieto.jpg

 

Y por último, Alexandre Arrechea de Cuba, generador de esculturas en las que se contrapone el sentido de las cosas y se mezclan y confrontan siempre ideas disímiles.

 

alexandre_arrechea.jpg

 

?

+ info en una revista chilena muy interesante.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.