RevistaArcadia.com

Ratón de biblioteca

2012/08/21

En las bibliotecas, por las noches, y mientras los libros duermen, los fantasmas de sus autores salen siempre a dar una ronda por los pasillos. Se encuentran los unos con los otros en ese ambiente taciturno, para hablar de política, de arte, de ciencia y de muchas otras cosas. Deambulan probablemente al flote, en sus pijamas y con una linterna que les abre el paso por entre las estanterías repletas de millones de páginas escritas. Sacan algunos textos y los reparten por el suelo, otros los despliegan en las mesas y luego escriben las correcciones que jamás se hicieron. Es el gran desorden al que no tenemos la suerte de asistir los simples mortales. Al día siguiente todo vuelve a su estado natural. Las sombras han hecho lo suyo y la bibliotecaria se dispone a abrir las puertas del silencio, mientras los primeros visitantes acuden a su cita con el conocimiento.

 

Y bien, Juan Sebastián Moreno, un artista de Medellín, estudiante de artes en la Universidad Nacional (sede Medellín), y al que tuve la suerte de conocer el mes pasado, centra gran parte de su trabajo en la interacción del arte con estos recintos sagrados. Entre espectros que habitan las bibliotecas, él, cual ratón, explora la relación del dibujo con el espacio y de los libros con su obra misma. Así que curioso, quise hacerle unas preguntas que nos ilustráran un poco sobre su trabajo. 

 

Cuál es su libro favorito?

Tengo muchos favoritos y la mayoría me recuerdan algo; dónde lo conseguí, quién me lo regaló, donde lo terminé de leer, etc. Pero le tengo mucho aprecio a un libro de George Perec que se llama Especies de espacios. Es un libro corto pero muy divertido.

 

Cuál sería el libro que da rabia dejar por fuera cuando le preguntan sobre un libro favorito?

Hace poco, durante la residencia en Lugar a dudas, me enamoré de un libro. Se llama María. Es un flip-book; de esos que hay que pasar las hojas con el dedo a una velocidad determinada para que las imágenes se muevan. Retrata algunas de las ultimas imágenes de la primera película colombiana en el año 1922.  Es un libro que se ideó Oscar Muñoz para el XIV Festival internacional de Arte de Cali. Yo lo ví en la colección de libros de artista en el centro de documentación de Lugar a dudas y de inmediato  pregunte si habían más ejemplares a la venta, desafortunadamente me dijeron que no, que eran muy pocos los que habían salido y que se habían regalado durante el festival. Yo muy triste perdí todas las esperanzas y hasta lo había olvidado. Sin embargo tuve la fortuna de cumplir años en Lugar a dudas, y después de dos deliciosas tortas que los chicos me tenían de sorpresa, increíblemente llego María a mis manos. Les quedaba un ejemplar que tenían empolvado. Esa misma historia se la cuento a mis amigos cuando vienen a casa, e indudablemente les confirmo que es mi libro favorito.

 

6226956033_30352f8a2b_b.jpg

 

Qué le atrajo a primera vista de las bibliotecas?

Es  raro, porque cuando empecé a hacer cosas en bibliotecas no fue en busca de libros. Todo fue pura casualidad. Cuando estudiaba en Bellas artes de Medellín no había casi espacio para montar las entregas y se convertía en toda una osadía reservar un espacio. Entonces terminé encontrando ese espacio que me hacía falta, en la biblioteca de la universidad. Era una biblioteca pequeña. Me acuerdo muy bien que en esa biblioteca hice algunas entregas de dibujo-tres. Fue la clase en la que relacioné por primera vez el dibujo y las bibliotecas.

En esa biblioteca encontré un libro que aprecio mucho, La poética del espacio de Gaston Bachelard.Nunca lo busqué ya que alguien lo había visto y lo había dejado encima de un estante. No se porqué razón lo agarré sin haber visto siquiera su portada. Fue un poco extraño pero ese libro se empezó a combinar con el espacio el cual ya estaba habitando conscientemente desde hace ya un tiempo. Ahí surgió la pregunta por el espacio. La pregunta por “el libro” llegó un poco después. De las bibliotecas me llama la atención precisamente eso: lo que me atrae a primera vista. Las sorpresas que se pueden leer, el silencio que las contiene, el anonimato de la comunicación  y las miradas tímidas.

 

 Cuál es la diferencia entre exhibir arte en una biblioteca y en una galería, o espacio expositivo?

Son muchas las diferencias. Para empezar, los objetos ya están hechos, ya tienen historia, y son útiles. Por otro lado, no necesitamos preocuparnos por quién las visite, porque generalmente ya tienen un flujo de personas y eso es grandioso, sobre todo porque la gente no va en busca de obras de arte contemporáneo, sino que va en busca de un libro, de una mesa y una silla donde leer. Inclusive, me encanta pensar que vamos en busca de silencio. Todas las bibliotecas son muy distintas, pero generalmente no tienen curadores,  en algunos casos eso es un punto a favor. La mejor y más importante de todas es que es muy fácil desconcentrase;  estás en un constante estado de sorpresa, aprendes todo el tiempo; de un libro que no estabas buscando o de una persona que te habla desde el corazón. Nunca estás solo. Hay mucho movimiento.

 

imagen_3.jpg

 

Cree que se podrían desplazar todas las exposiciones a lugares culturales como las bibliotecas? Abolir el cubo blanco? Tiene esto algún sentido para el espectador?

Los cubos blancos, galerías y museos tienen también su encanto. Yo disfruto cuando veo un dibujo enmarcado sobre una pared totalmente blanca, pero también cuando me lo encuentro dentro de un libro. Es diferente, son dos posibilidades que hay que trabajar y pensar a la hora de exponer. Por estos días, me sobran los cubos blancos, y no me refiero a las exposiciones en las galerías, que son bien escasas, sino a los 15 mil cubitos de papel  del proyecto “Estar ahí” que ya  no encuentro donde meterlos en mi casa. Es un poco contradictorio.

 

Cree que algún día desaparecerán las bibliotecas? Cómo sería un mundo sin bibliotecas?

Es posible pensar la evolución de la humanidad en cuanto que sea referida a las diferentes concepciones del objeto libro, y de esta manera, sí han ocurrido acontecimientos determinantes para el hombre, es porque su conocimiento nunca es el mismo, tiene un constante movimiento que además de incontrolable, tiende a revelarse contra sí mismo, y quizás sea ésta la causa de innumerables tragedias con respecto a la inmaterialidad de sus conocimientos, que entre tanto, solo son perdurables en cuanto son escritos. En ellos se conserva algo de eso que somos, de lo que fuimos y que posiblemente seremos. Por esa razón el libro ha  padecido infinidad de atentados. Se han quemado libros en el mismo instante en que los hubo, como sinónimo de opresión y totalitarismo. No necesito imaginarme cómo seria un mundo sin libros y bibliotecas, ya que Ray Bradbury y François Truffaut han hecho algunos apuntes sobre esto. Existen innumerables casos, por ejemplo durante la guerra de Sarajevo una de las más perjudicadas fue la biblioteca; un bombardeo Serbio incendió más de 60.000 volúmenes. El fuego y el papel se la llevan muy bien, el problema es que sea en las hojas de un libro. Sin embargo eso me hace pensar en las bibliotecas como hornos que es también una bonita metáfora. Esos casos me asustan y me apasionan. Pero ahora me pregunto sobre las bibliotecas virtuales, pero no por  su sistema, sino por quienes las prefieren.

 

Cuál es la anécdota más interesante/bizarra/cómica luego de trabajar en una biblioteca?

Han pasado cosas geniales; Me acuerdo que durante la experiencia del proyecto “Estar ahí” me encantaba quedarme hasta tarde trabajando y en la Biblioteca Pública Piloto apagaban las luces a las 7:00 pm después de un fuerte campanazo. Solo una vez fui al otro extremo de la biblioteca y empecé a caminar entre los pasillos, no se veía nada, solo un leve espectro al final de aquellos largos corredores. Me acuerdo que caminaba con los brazos abiertos tocando a ambos lados los libros, y los estantes, en busca de la salida. A final me miré las manos y estaban completamente empolvadas. Esa noche, ya en casa, me lavé las manos pensando en algo que aún no entiendo.

 

 Si fundara una biblioteca, cuál sería el nombre, qué características tendría, cómo sería la colección de libros, en dónde la construiría?

Ahora estoy en un proyecto con unos amigos de crear un espacio. Ya tiene nombre, se llama “Por estos días” y es un lugar en donde queremos idear, planear y desarrollar ideas con un enfoque artístico. Tenemos una casa, un cineclub, y unos cuantos libros que queremos compartir.  Es muy curioso, porque por esto días estamos en el diseño y construcción de la biblioteca. Ese tipo de coincidencias, son las que me llaman la atención.

 

6204696926_a5f25ef390_b.jpg

 

Aparte, varios regalos para los interesados en el tema.

 

El último proyecto de Juan:

https://vimeo.com/47276345

 

 

Una obra de la artista coreana Ji Hye Yeom:

http://www.jihyeyeom.com/Gray-Matter 

 

Book, el invento:

http://www.youtube.com/watch?v=iwPj0qgvfIs

 

El mejor separa libros:

http://www.youtube.com/watch?v=Wn7YhQ_yqek

 

La página soñada:

http://bookshelfporn.com/

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.