RevistaArcadia.com

Un lugar llamado Inhotim

2011/06/16

Uno de los principales problemas de muchas obras de arte contemporáneo consiste en la dificultad de ser dispuestas de forma permamanente en algún lugar. A veces por lo imponente de su tamaño, otras veces por haber sido pensadas para un sitio específico o tal vez porque tienen una fuerte relación con un espacio natural y paisajista. Entonces los artistas parecen verse en la incómoda obligación de generar a partir de aquellas ideas originales, nuevos registros, documentos anexos, obras paralelas, y otra cantidad de pruebas que algún coleccionista pueda llevarse a su casa y exhibirlas dentro de un espacio más común y tradicional.

 

¿Pero qué pasaría si alguien tuviera el dinero para arriesgarse a generar un espacio diferente a los museos e instituciones, y en el que pudieran convivir harmoniosamente instalaciones de gran magnitud, exclusivas construcciones arquitectónicas y un prolífico jardín botánico? Supongo que ese sitio se llamaría Inhotim.

 

Ubicado al lado de la ciudad de Brumadinho, muy cerca de la región metropolitana de Belo Horizonte, en el estado de Minas Gerais, este lugar es como un gran parque de diversiones en el que se albergan obras de muchas de las super-stars del arte contemporáneo. Un jurassic parc de la producción visual actual y el Walt Disney del paisajismo. Así, Inhotime fue pensado en los años ochenta por el empresario brasilero Bernardo Paz, quien asesorado por el reconocido paisajista Roberto Burle Marx (también brasilero y responsable del característico adoquín de Copacabana, Ipanema y Leblon en Río de Janeiro), fue generando toda una área de naturaleza, adornada de jardínes exóticos y un numeroso despliegue de flora. A esto se le fueron sumando piezas arquitectónicas minimalistas, estructuras geodésicas y otra serie de galerías concebidas específicamente para el lugar y su entorno. Sería sin embargo hasta el 2002 que este se fundaría como centro cultural, y en el 2006, que abriría sus puertas al gran público. Tal vez único en su especie, este enorme complejo turístico, artístico y de entretenimiento, intenta hacer todo bajo la premisa de la responsabilidad social y el compromiso educativo con la ciudadanía. Y más allá de que esto sea cierto, lo que si pasa aquí, es que el espectador se topa de frente con una experiencia estética y sensorial única, en dónde toda pieza de arte, más allá de su inutiilidad o invisibilidad, se potencializa.

 

Entre los artistas cuya obra hace parte de la colección están Chris BurdenDoris SalcedoErnesto NetoFranz AckermannGiuseppe PenoneLarry Clark y muchísimos más. Nombres muy reconocidos en la escena internacional y que probablemente han obtenido aquí, el espacio que siempre soñaron para montar sus obras.

 

Eso es Inhotim. Un lugar casi inconcebible, fuera de serie, inimaginable, pero increíblemente existente. Ojalá se replique, o al menos, persista en el tiempo.   

 

 

MAPA_PORTUGUES.jpg

 

 

2c2f8a51f5db1594b17767366867b20b_media.jpg

 

 

e562a51f2883dde6644f550e49f6a4ee.jpg

 

 

79b5cf6f3d9591699e4df636a1a4c7e0.jpg

 

 

41c09210047c938cd6e6ba3624ac33de.jpg


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.