RevistaArcadia.com

Un octubre más

2012/10/03

“El mundo del arte”. El solo hecho de llamarlo así, como un ecosistema aparte del resto, resulta absolutamente hiperbólico, y a la vez, gracioso. Pero es esa redundancia desmedida, esa aura de grandilocuencia, y un sutil halo de misterio, lo que curiosamente, pareciera mantenerlo vivo. Hablo tanto del sueño de los jóvenes por alcanzar el reconocimiento, como de toda esa burbuja especulativa que se crea entorno al mercado, a la reputación de los artistas, y a la carrera por el prestigio que asumen curadores y galeristas. El mundo del arte es un pequeño universo que suele girar más entorno a los  rumores, que a las verdades profesionales. Ese es su eje y su propio oxígeno.  A veces para bien, a veces para mal.

 

Es otro Octubre más. Otro mes de las brujas y los muertos, de los dulces o las tretas, de las ferias y el enigma. Se aproximan los eventos principales que ahora tiene Bogotá. ArtboOdeón, Sincronías. La Otra ya no existe. Muchos sabrán porqué y el resto se enterarán en el camino. También se ha desarrollado una breve telenovela entorno a la dirección de Artbo y una de las galerías participantes. Nombrarlas sería un despropósito, e inclusive, una redundancia. Porque todo debe cumplir con esas normas del desconcierto. Como dice el dicho: “confunde y reinarás”. Porque el arte se construye de narraciones orales, de un voz a voz que traspasa los límites de la ficción y se convierte en realidad. Es eso lo bonito. Es tal vez eso lo mágico. De cómo el arte rompe con el orden natural de las cosas.

 

Entonces viviremos días de fiestas y cócteles, de inauguraciones y cierres, de charlas y conversatorios. De galerías y estudios abiertos. Rutas irán y vendrán por la ciudad en una semana en la que la dosis de arte parecerá llegar a su nivel más alto. Después se acabará todo y las calles volverán a la normalidad. Nada habrá pasado realmente. O sí. Habrá una resaca generalizada y depresiones profundas. Pero noviembre volverá a ser el mismo. El mes del escorpión y de las lluvias.

 

“El estilo propio”, “Lo último del reconocido artista”, “El ya consagrado personaje”, “Su arte”, “La intención profunda en la búsqueda”, “La técnica que lo ha hecho reconocido”, “Los de la proyección internacional”, “los independientes”, “las jóvenes promesas”, “ los que no dan la cara”, “el siempre polémico”. Todas esas frases y clichés, todas esas ingenuidades y verdades, llenarán las páginas de nuestros diarios y revistas. Bienvenidas todas. Porque a veces tal vez de eso se trata. De tener resaca, descansar y volver a retomar. De jugar el juego, aún si no se sabe a ciencia cierta, quién lo manda. A veces no se sabe si reir o llorar. 

 

Así que con ustedes, unos conocidos abrebocas, tan solo para entrar en calor en otro movido mes de Octubre. 

 

 

 

 

 

 

 

No duden en ver las siguientes partes, y si es posible, leer el siguiente libro. Otro recomendado.

 

alnatural.jpeg

 

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.