RevistaArcadia.com

Una parada voluntaria

2011/07/07

Sin direcciones muy precisas y preguntando en un francés un tanto macheteado logré llegar a la librería Shakespeare&Co. Está al lado del río Sena, en París, en frente de Notre Dame. Afuera tenían montado un recital de poesía que sonaba a Ginsberg y adentro un fortín de libros en inglés, nuevos y usados, baratos y caros, y es tan pequeño el espacio y tan lleno de gente que es difícil buscar. Pero en una esquina suena un piano que no se ve; apilados aquí y allá hay los últimos números de revistas literarias norteamericanas, escaleras que suben llenas de libros que para ver toca negociar con otros que suben y otros que bajan; en el segundo piso hay un escaparate diminuto con una maquina de escribir donde la gente deja mensajes como “gracias, encontré mi verdadero hogar”, y luego al fondo, una biblioteca solo de lectura con sofás, tapetes y una ventanita que da a Notre Dame.


shakesp1.JPG

Pero es el único sitio de Paris que estando lleno tiene más encanto.


Pasaron por ahí Hemingway y Henry Miller. Tiene su propia revista la librería, festivales de literatura y bancas en la calle para sentarse a ver pasar gente o para leerse un libro.


A la entrada, en un tablero, el dueño, George Whitman, escribió una suerte de manifiesto. Habla de cómo era antes la calle y cómo, en ese mismo edificio, había en el siglo XVII era un monasterio. Dice también que como no pudo ser escritor, armó su librería como si fuera un libro, que siempre sintió más reales a los personajes de las novelas que a sus vecinos, que cada zona de la librería es un capítulo.

 

Las parejas enamoradas dejan un candado amarrado en el Pont des Arts como gesto físico de su amor, ahí sobre el Sena. Miles dejan en sus cámaras digitales otras mil y un fotos de cada esquina de París. La mayoría solo el rastro del existo del bus turístico de dos pisos que los lleva en volandas de un sitio OBLIGATORIO a otro sitio OBLIGATORIO. Yo dejé una buena cantidad de Euros en la tienda, me llevé libros a los que les pusieron un sello con la cabeza del poeta para que no se me olvide dónde los compré. Les dejo acá unas fotos, de este breve peregrinaje por una librería demasiado muy.

?

 

shakesp2.JPG


shakesp3.JPG

 

 


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.