RevistaArcadia.com

Rossina Bossio y su “Holy Beauty Project”

La imagen femenina como medio y mensaje, atravesada por los simbolos del catolicismo están presentes en la exposición que la controversial artista estrena en Bogotá. ¿Dónde y cuándo? Desde el 19 de abril hasta el 20 de mayo en el Museo Iglesia Santa Clara.

Inicia: 2012/04/19

Termina: 2012/05/20

Rossina Bossio por primera vez presenta una producción artística realizada específicamente para un espacio de exposición: el Museo Iglesia Santa Clara, joya del patrimonio cultural colombiano, con 365 años de historia. El Museo Iglesia Santa Clara, monumento histórico administrado por el Ministerio de Cultura, es el único Museo-Iglesia del país desde hace tres décadas y uno de los centros culturales de su género más importantes en América Latina, no sólo por preservar su valioso patrimonio arquitectónico, artístico y ornamental de los siglos XVII y XVIII, sino porque desde su perspectiva histórica dialoga con el arte contemporáneo, con los nuevos lenguajes artísticos de alta calidad, para ofrecer una experiencia única al público visitante. La antigua iglesia conventual de Santa Clara, con sus exuberantes detalles del arte colonial, es el marco para que Rossina Bossio con su obra confronte la percepción de género impuesta sobre la identidad femenina, tanto por la iconografía religiosa como por los imaginarios colectivos, proponiendo un tratamiento inédito de la mujer en el contexto religioso.

En la obra de Rossina Bossio se evidencia una visión de la imagen de la mujer "paradójicamente mística y humana, sublime y contestataria, idolatrada y explotada, venerada y subordinada, sumisa y transgresora".

MADONNAS CONTEMPORÁNEAS EN EL SANTA CLARA

La exposición fue llamada “The Holy Beauty Project” (THBP – El proyecto de la belleza sagrada) y está compuesta por un video con performance de siete minutos y una serie de 17 pinturas que evocan características del arte religioso neogranadino de los siglos XVII y XVIII.

Rossina Bossio empezó recurriendo a las técnicas al estilo barroco que demandaba el oficio formal del pintor criollo en tiempos virreinales. Ese ejercicio explícito depuró en el concepto que trasciende toda su obra. En cada lienzo se confrontan esos detalles coloniales con heterogéneos cuerpos femeninos, potencialmente expresivos y de rostros contemporáneos.

Del arte colonial extrajo el poder seductor de la imagen femenina que, a su modo de ver, exaltaba tanto la figura femenina como hoy en día, «cuando las celebridades, las modelos, las estrellas de rock, el pop y la publicidad encarnan en la mujer un valor de ícono, como parte de un proceso en el que sigue siendo un vehículo para transmitir cánones de belleza e ideales morales, a la vez que vende productos».

El trabajo artístico de Rossina Bossio parte de una mirada de la figura femenina, inquisitiva y al borde de lo dramático, que desnuda la carnalidad perceptible de la imagen religiosa, a la vez que sacraliza la belleza natural.

"THE HOLY BEAUTY PROJECT" Y LO FEMENINO EN ROSSINA BOSSIO

La artista queria mostrar en "The Holy Beauty Project" "la imagen femenina como medio y mensaje que conmueve los sentidos del espectador. Los íconos religiosos de hace tres o cuatro siglos no son tan diferentes de las imágenes retocadas de los íconos de hoy en día. Son representaciones creadas para seducirnos desde su pedestal de aparente glamour, belleza, felicidad y perfección, con una inmensa influencia en la percepción que tenemos de nuestro propio cuerpo. La obra además cuestiona los límites entre lo colonial y lo contemporáneo, lo latinoamericano y lo europeo, lo masculino y lo femenino".

En suma, el cuerpo de la mujer como experiencia virtual que resulta siendo una suerte de simbiosis, hibridación o sincretismo de íconos que han erigido su fachada. «Con mi arte trato de deshacerme de esas definiciones estereotípicas de la mujer, trato de desdibujarlas, replantearlas y expresar la feminidad en toda su complejidad, paradojas y contradicciones. A mí me encanta la figura la femenina; me atrae más que la figura masculina para pintarla», afirma Rossina Bossio sobre el corpus de su obra, un trabajo que ha llamado la atención del mundo artístico desde sus iniciáticas exposiciones en Colombia, como ‘Simulacros’, ‘Expreso de Imprecisiones’, ‘Fallopite’ y ‘Casa de Muñecas’, hasta su presentación en el Grand Palais de París, en el marco del Salon Comparaisons de la sexta edición de “Art en Capital”, que se llevó a cabo en noviembre del año pasado en Francia.

Con una producción audaz, consistente y prodigiosa, Rossina Bossio connota en su obra su propia mirada de diva oscura, entre intensa y glamourosa, chic y quebrantabúes, con un cierto halo de magnetismo. El resultado de su mirada franca son esas mujeres de ojos cautos en sus cuadros, en los que sólo le basta pintar un gesto mundano dentro de un tópico solemne; una postura sensual entre marcos conventuales; un desnudo de gracia marginal; una madonna negra, otra mestiza, otra impúdica; una virgen de piernas cruzadas a la vista; una obispa; detalles dantescos en rosas o bizarros en trajes; o, un look abúlico en un entorno aparentemente inacabado en lo pictórico, para dejar al espectador sin aliento.

Así lo constata con el performance de danza que interpreta ella misma en el video de éste proyecto, y en los 17 retratos, entre alegóricos y satíricos, donde puede aparecer la Mujer Maravilla o la diosa azteca Tlazoltéotl «esa fusión de Eva y la Virgen María, porque ésta diosa al mismo tiempo provoca y perdona los pecados carnales y la lujuria», como define Rossina Bossio.

En la obra ningún detalle es insignificante. Su búsqueda connota la escala humana de los cánones morales y estéticos encorsetados en el cuerpo de la mujer. En cada cuadro se contemplan los testimonios estéticos de lo femenino como protagonista de la historia de la comunicación visual, con sus avatares tan espirituales como eróticos, tan sagrados como profanos.

“The Holy Beauty Project”, de la artista visual Rossina Bossio, se expone en el Museo Iglesia Santa Clara, ubicado en el centro histórico de Bogotá, desde el próximo jueves 19 de abril hasta el 20 de mayo. Luego, el Museo-Iglesia exhibirá la serie de arte colonial “Monjas Coronadas” del Convento de Santa Inés.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.