'La Sinfónica de los Andes': un renacer de la niñez luego del conflicto

Agenda

Músico indígena del suroccidente colombiano. Foto: Fernando Restrepo. Foto: Marta Rodríguez
Marta Rodríguez, una de las pioneras del cine documental en el país dirige y produce junto a Lucas Silva un documental sobre los niños indígenas en el conflicto armado colombiano. Con el paso de los años y el avance de la investigación, encontraron una orquesta que, con música y poemas, recuerda a los niños que perdieron durante la guerra.
Por: Daniella Tejada García16/06/2017 12:07:00

La directora de cine Marta Rodríguez llegó hace 40 años al departamento del Cauca, momento cuando apenas nacía la primer organización indígena regional, conocida actualmente como el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC). Llena de esperanza, la directora de Chircales (1967), ‘Planas’ testimonio de un etnocidio (1972) y Nuestra voz de tierra, memoria y futuro (1980), se empeñó en retratar la zona.

El último es un documental que filmó con su esposo Jorge Silva como resultado de varias indagaciones sobre la cultura y las problemáticas de los indígenas colombianos. En él develaron algunas pérdidas y problemáticas a las que estas comunidades se han enfrentado a través de la historia, como la usurpación de los territorio, y las incontables movilizaciones por hacer valer sus derechos. Nuestra voz de tierra, memoria y futuro fue filmada cuando los grupos indígenas empezaban a ser parte del Programa de recuperación de tierras. Desde entonces, más allá de reproducir o exotizar un tema tan delicado, Rodríguez ha buscado comunicar los esfuerzos de supervivencia en estos municipios.

Este año, la reconocida directora pretende terminar su próximo documental La Sinfónica de los Andes una coproducción entre Colombia y Bolivia. Es un relato sobre el desdén y el olvido.

Rodríguez encontró hace muchos años un frente de las FARC que tenía talleres que producían minas antipersona y  tatucos o cilindros bomba. Ella aún recuerda cuando empezó la barbarie en municipios militarizados como Toribío, lugares que eran atacados por la guerrilla constantemente. Asustados y en medio de tiroteos, niños y jóvenes indígenas lograron sobrevivir. La cineasta cuenta sus memorias en el documental.

“Los más afectados, claramente, eran los niños. Empecé a recoger sus historias y varios indígenas me pidieron que hiciera algo con ese material. En el documental relato la tragedia de una familia que perdió a sus dos hijos por cuenta de la explosión de una granada. Es una breve narración sobre una pareja que lucha por superar la muerte de sus dos niños en medio del conflicto”, cuenta Rodríguez.

Pasado el tiempo en medio de la guerra, Rodríguez se enteró de la existencia de una orquesta de música tradicional de El Credo, Cauca, que rinde homenaje a niños víctimas del conflicto. Conocida como La Orquesta Sinfónica de Los Andes, es dirigida por un docente nariñense que se ha dedicado su vida a sacar niños y jóvenes de la reclutación forzada. Instrumentos andinos como las flautas y las tamboras le dan vida a poemas escritos para quienes han muerto y a familias afectadas.

Foto: Felipe Colmenares.

Para culminar la grabación del documental, la Fundación Cine Documental dirigida por Rodríguez y Lucas Silva abrió una campaña de Crowdfunding en Indiegogo para recaudar fondos. “Queremos que escuchen sus voces porque en este momento, en el que nos estamos jugando un proceso de paz con la guerrilla de las FARC. Hay muchas fuerzas con intereses políticos que quieren derrumbarlo. Queremos que el documental sea testimonio vivo de las víctimas que tienen toda su esperanza en que se les repare y se les pida perdón. Esperamos la solidaridad internacional para este documental, que es una memoria vital de las víctimas que quieren superar una guerra inútil, bárbara y absurda”, aclara Rodríguez.

Puede encontrar información sobre las donaciones aquí.

LO MÁS VISTO