Se acusa al Museo Metropolitano de Nueva York de alojar la obra "Madame Cezanne in the Conservatory", presuntamente robada.

Acusan al Metropolitan de Nueva York de poseer una obra robada de Cezánne

El Metropolitan de Nueva York ha sido demandado por una persona que le acusa de tener entre su colección pictórica una obra del pintor francés Paul Cezánne que supuestamente fue robada en Rusia hace casi un siglo.

2010/12/09

"El Museo cree firmemente que tiene la correcta propiedad del cuadro y que esta demanda está totalmente infundada", respondió hoy en un comunicado esa institución, donde añadió que el Metropolitan "defenderá enérgicamente esta demanda".

El responsable de esos reclamos es Pierre Konowaloff, el bisnieto y heredero de la fortuna del industrial ruso Ivan Morozov, un magnate que logró atesorar alrededor de trescientas obras de reconocidos pintores, entre ellos el francés Paul Cezánne (1839-1906).

Konowaloff afirma en una demanda interpuesta este martes en un tribunal de Manhattan que "Madame Cezánne in the Conservatory", una obra del reconocido pintor que data de 1891, le fue robada a su bisabuelo en 1918 tras la revolución bolchevique en Rusia.

El demandante reclama que se le entregue el cuadro, así como una compensación económica, por lo que a su juicio fue "ilegal (la) adquisición, posesión, muestra y retención" del cuadro por parte de la reconocida institución artística neoyorquina.

Según esa demanda, el coleccionista que donó el Cezánne al museo conocía la discutible procedencia del cuadro y el Metropolitan no investigó convenientemente la legalidad de su propiedad en el momento de la adquisición.

El museo, uno de los más reconocidos del planeta, negó hoy rotundamente esas afirmaciones y manifestó haber adquirido el retrato como un legado de Stephen Clark en 1960.

"Durante estos cincuenta años siempre hemos sido transparentes sobre la propiedad y procedencia del cuadro, exhibiendo tanto la obra como la completa historia de su propiedad", añadió en ese comunicado la institución.

En la página web del museo se detalla que la obra fue vendida en París en 1911 al industrial ruso Ivan Morozov por 50.000 francos, quien fue su propietario durante siete años más, hasta que ésta pasó a ser propiedad de un museo de arte moderno en Moscú.

Ese museo tuvo el cuadro hasta 1933, cuando el coleccionista Stephen Clark se hizo con él, para luego donarlo al Metropolitan de Nueva York.

Sin embargo, esa no es la versión de Konowaloff, quien ya ha reclamado en el pasado compensaciones económicas por la supuesta propiedad de cuadros de importantes pintores del siglo XIX.

En enero de 2008, el heredero del industrial ruso amenazó con demandar a la londinense Royal Academy of Arts tras declararse "legítimo propietario" de varias obras que esa institución exponía, mientras que en 2009 demandó a la Universidad de Yale en el mismo sentido por el cuadro "The Night Café", de Vincent Van Gogh. EFE

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.