La muestra fue inaugurada por la canciller Angela Merkel y permanecerá abierta al público hasta el próximo 3 de abril. Al costado, la obra 'Der Fluechtling' (El Refugiado,1939) del artista alemán Felix Nussbaum (1904-1944) , foto: AFP

Cien cuadros pintados por las víctimas del nazismo

El Museo de la Historia de Alemania exhibe desde el lunes 25 de enero algunos cuadros pintados por presos judíos del nazismo. Las obras fueron conservadas en el Memorial del Holocausto Yad Vashem de Israel por más de cincuenta años y son un exponente del dolor, creatividad o ansias de libertad de las víctimas.

2016/01/25

Por RevistaArcadia.com & Efe

"Cómo consiguieron los materiales para pintarlas, qué les llevó a hacerlo en esa situación, y cómo finalmente cada uno de esos cuadros ‘sobrevivió‘ hasta llegar a nosotros, no lo sabemos. Esas son algunas de las preguntas que nos sugiere esta exposición", reflexionó Eliad Moreth-Rosenberg, curadora de la muestra.

Kunst aus der Holocaust (Arte en el Holocausto. 100 obras de Yas Vashem) es una selección de 10.000 piezas que contiene el citado museo de Jerusalén. Unas en las que además de los motivos que plasmaron los prisioneros, personas con formación artística o meros aficionados, destaca el peso de la historia y el cómo se generaron debido a que tenían pocos recursos para producir contenidos culturales.

Algunas obras son simplemente retratos de compañeros de confinamiento representados afuera de los guetos o en campos de concentración; otras sugieren el traslado de cadáveres o deportaciones bajo la mirada vigilante de un oficial nazi; y otras reflejan simplemente la angustia de los prisioneros. Una muestra inédita que, como la describió el diario El País, “tiene la difícil y complicada tarea de confrontar de nuevo al público alemán, desde la óptica del arte”.

"En cada una hay contenido un destino y una forma distinta de afrontar el confinamiento", afirmó el director del museo, Alexander Koch, en la presentación a los medios de la muestra, titulada "Arte en el Holocausto. 100 obras de Yas Vashem".


Foto tomada del flyer del Museo Histórico Alemán en Berlín.

Nelly Toll la única sobreviviente

Además de mostrar un tono lúgubre, la muestra también contiene imágenes de paisajes e imágenes coloridas. Este es el caso de la obra Nelly Toll, la única autora que aún vive. Allí aparecen dos muchachas sobre una verde pradera y con hermosos trajes, la obra fue pintada en 1943. En ese entonces Toll era una niña ucraniana de ocho años y a quien su padre escondió de los nazis durante meses, junto a su madre, en una habitación.

"Yo no sabía qué pasaba ni por qué no podía salir al exterior, pero mi madre siempre me decía ‘todo saldrá bien‘. Y así fue, más o menos", explicaba Toll, única superviviente entre los autores de esos cuadros, quien acudió a Berlín para la inauguración de la muestra.

Era su primera visita a Alemania: "Nunca hubiera imaginado que atraería a tantos reporteros", explicaba, entre azorada y feliz, sometida a los flashes de los fotógrafos y las cámaras de televisión. "No, nunca estuve en un campo de concentración", respondía una y otra vez, para explicar que pasó cerca de un año de esa guerra, de la que nada sabía, en una habitación con su madre, refugiadas por una familia cristiana para salvarlas de la deportación a Siberia.

Salieron cuando todo acabó, pero nunca supieron a ciencia cierta qué fue de su hermano y de su padre, quienes tal vez muerieron en el gueto o en un campo de concentración.

El cuadro de las dos sonrientes muchachas, de alegres colores, refleja "la fantasía de una niña que no sabe qué significa estar presa, pero cuya creatividad le ayuda a volar fuera de su refugio", explicó la comisaria. Otra excepción a ese panorama es la mariposa amarilla posada sobre un alambre de espinos, con el perfil de los Pirineos al fondo, utilizado como ilustración para el cartel de la muestra. Se trata de una de las obras que firmaron conjuntamente dos presos de la Francia ocupada, Kurt Löw y Karl Bodek, éste último deportado antes del fin del nazismo a Auschwitz, donde murió.

*

Foto tomada del flyer del Museo Histórico Alemán en Berlín.

Sin embargo, la gran mayoría de los cuadros son de tono mucho más lúgubre, en ocasiones dibujos a carbón con escenas de campos de concentración, realizados por presos u otras víctimas adultas. La mitad de los autores de las piezas seleccionadas para la muestra murieron bajo el nazismo y la única sobreviviente que sigue viva es Toll.

La exhibición del museo berlinés es la mayor jamás mostrada en Alemania de la colección conservada en Yad Vashem y su apertura se produce en vísperas del Día de las Víctimas del Holocausto, que se conmemora este 27 de enero, aniversario de la liberación de Auschwitz.

La muestra fue inaugurada por la canciller Angela Merkel y permanecerá abierta al público hasta el próximo 3 de abril.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com