Fernando Botero.

Colombia y México celebran la obra de Fernando Botero

El pintor colombiano, que este mes cumple 80 años, llega al Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana con la mayor retrospectiva realizada hasta ahora de su obra, y presenta la muestra “Via Crucis, la pasión de Cristo”, su más reciente producción, en el Museo de Antioquia en Medellín.

2012/03/28

Por EFE y Revistaarcadia.com

"Debo mi popularidad a ser el pintor de las gordas y no me molesta (...), pero he explicado mil veces que la gordura no tiene nada que ver, pues el volumen se lo aplico a todo", dijo en rueda de prensa en Ciudad de México para presentar la exposición "Fernando Botero: una celebración". De hecho, el también escultor (Medellín, 1932) asegura no haber pintado una gorda en su vida, aunque nadie lo crea.

El próximo viernes se abrirá al público la retrospectiva del colombiano en México, que reúne 177 piezas entre óleos, dibujos, técnica mixta, esculturas en pequeño formato y esculturas monumentales que podrán observarse hasta el 24 de junio.

Se trata de la mayor exposición por número de obras del pintor que llega para conmemorar sus 80 años y los más de 60 de prolífica carrera de este "trabajador incansable" que asegura nunca tuvo que aplicarse una disciplina para trabajar, pues siempre lo hizo por placer.

El artista dijo que es "un gran honor" montar esta exposición en México, un país con el que tiene una fuerte relación, y en un lugar como el Palacio de Bellas Artes, sede de obras de los grandes muralistas mexicanos.

Es una retrospectiva dividida en los temas más importantes que han ocupado la producción artística de Botero, desde sus primeros cuadros expuestos, que pintó a los 17 años, hasta su serie de Abu Ghraib, que pintó impresionado por la situación de los presos en esta cárcel de Irak.

En su paso por la capital mexicana, Botero recordó sus comienzos en el mundo de la pintura, haciendo cuadros de toros, copias de cartelistas españoles, hasta que se atrevió a hacer una naturaleza muerta y entonces, aseguró, se convirtió en un artista.

"Cuando uno hace una obra pretendiendo hacer arte, ese día se vuelve un artista. Tal vez el peor artista, pero un artista", dijo el pintor, quien destacó que tener estilo es la cosa más importante para un creador.

"La historia de la pintura es la historia de gente que ha pintado las mismas cosas, pero de forma distinta. Eso es lo central, tener un estilo que sea distinto, una versión fresca, diferente, reconocible y eso es lo más difícil de la pintura, lograr esa personalidad", dijo.

Él encontró su filo en el volumen, lo usó hasta la exageración para expresarse y transmitir esa "fuerza" y esa "sensualidad" que desprenden sus figuras redondeadas. "La generosidad y la abundancia están relacionadas con la sensualidad", explicó.

Volumen en las personas, pero también en los animales, las frutas o las flores que aparecen en sus obras, pintadas con intensos colores, otro de los sellos de identidad del colombiano.

Para destacar la importancia de esta muestra habrá un catálogo que reproduce todas las obras exhibidas y reúne ensayos de Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Jaime Moreno Villarreal, Juan Gustavo Cobo Borda y la hija del pintor, Lina Botero, curadora de la exposición.

Además, el catálogo incluye cinco cuentos escritos e ilustrados por Botero que, según contó, escribió por el aburrimiento de estar un mes enfermo de gripe en la cama, así como una biografía.

En Colombia

El próximo 3 de abril, el Museo de Antioquia y la Alcaldía de Medellín celebrarán los 80 años de Fernando Botero con la inauguración de su exposición “Viacrucis: La pasión de Cristo”.

Botero, quien desde hace 12 años no tenía una exposición individual en su ciudad natal, ahora regresa al Museo de Antioquia con su más reciente producción artística. La exposición “Viacrucis”, del latín que significa el camino de la cruz, está conformada por 27 óleos de gran escala y 33 dibujos, obras producidas recientemente y presentadas por primera vez en Colombia.

En esta exposición se puede ver su estudio dedicado y su amor por los primitivos italianos de la primera mitad del siglo XV y por los pintores del renacimiento. Muchos artistas pintaron la pasión de Cristo en escenarios con fortalezas medievales y paisajes de colinas, ahora Botero adopta el tema desde contextos que incluyen Manhattan o los pueblos antioqueños.

En esta obra permanece fiel a los eventos de la historia de Cristo y ha impregnado las obras de su manera única, a través de su visión singular de la expresión de la emoción humana.

La inauguración, el 3 de abril, se realizará a partir de las 6:30 de la tarde, pero el ingreso será con tarjeta de invitación. La muestra estará abierta hasta el 8 de agosto.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.