Visitantes de la feria ArteBa de Buenos Aires, que cerró el pasado 29 de junio con muy buenos resultados.

¿Cómo le fue a ArteBa después de la crisis?

Tras cuatro días de intensa actividad, ArteBA, la más importante feria de galerías de Argentina, cierra hoy sus puertas con el potencial del arte contemporáneo latinoamericano como su principal reivindicación.

2010/07/01

Joan Faus. Buenos Aires,(EFE).- Con motivo del Bicentenario, la 19 edición de ArteBA ha querido homenajear el panorama artístico de la región, con la participación de galeristas y artistas invitados de Chile, Colombia, México y Venezuela, los cuatros países que, junto a Argentina, celebran este año los 200 años del comienzo de sus procesos de independencia.

Para Facundo Gómez Minujín, presidente de ArteBA, el arte latinoamericano está empezando desde 2007 a "ser foco en el mundo" tras "años relegado" y bajo la sombra de los países emergentes asiáticos.

Gómez Minujín considera que el arte de la región es "igual o más" contemporáneo que el producido en otros continentes pero a un precio más competitivo que en Europa y Estados Unidos.

Según el presidente de la feria, el arte latinoamericano carece de una "temática común" y se basa en la "situación del momento" a partir de las diversas realidades de cada uno de los países.

"El artista siempre se influencia por la situación que vive", apunta Gómez Minujín, quien pone como ejemplo las distintas realidades colombianas, chilenas y argentinas.

"El arte colombiano refleja el fenómeno de las guerrillas y el narcotráfico, mientras que Chile ofrece una visión más aislada y alejada, y Argentina es puro cosmopolitismo", explica.

Para Carlos Hurtado, de la galería colombiana Nueveochenta, el arte latinoamericano está "conectado con la realidad inmediata" de los países, lo que le hace ganar "dinamismo y autenticidad".

"La periferia ha tomado validez", explica Hurtado, quien lamenta, sin embargo, que las obras de artistas colombianos que expone en ArteBA -con un precio de 250 a 10.000 dólares- "sólo interesen" a compradores internacionales.

Por su parte, Thomas Cohn, cuya galería brasileña se expone también en la feria, considera que los avances tecnológicos han impulsado el resurgir del arte latinoamericano.

"Antes una tendencia artística tardaba 15 años en llegar a Latinoamérica. Ahora a través de Internet se puede estar perfectamente informado y las tendencias tienen efectos inmediatos", resume el galerista, que ofrece obras de arte contemporáneo figurativo desde 4.000 a 50.000 dólares.

En cambio, a juicio del argentino Daniel Abate, la transformación más significativa del arte latinoamericano ha sido la evolución de los hábitos de consumo del comprador, que ya no basa sus decisiones únicamente en las recomendaciones de los expertos.

"El cliente se ha dado cuenta de que hay corrupción entre los gestores de arte, que ya no puede fiarse de los comisarios y que debe decidir por su cuenta. Ha explotado la burbuja del arte", comenta el galerista.

La presente edición de ArteBA, en la que participan 83 galerías, cuenta con obras de reconocidos artistas argentinos como Prilidiano Pueyrredón (1823-1870) o Antonio Berni (1905-1981) hasta las propuestas más innovadoras de jóvenes talentos, que se pueden adquirir desde 80 dólares.

Como cada año los artistas emergentes se instalan en el "Barrio Joven" de ArteBA, como Javier Barrio, quien vende réplicas de fósiles, o Ximena Caminos, que ha realizado el escudo argentino a partir de luces de neón.

También destacan las obras de la reconocida artista plástica argentina Marta Minujín, que ha diseñado una gigantesca versión del famoso Obelisco de Buenos Aires.

Junto a la fuerte participación sudamericana, la feria cuenta también con galerías de España, Estados Unidos y Holanda.

A falta de cifras definitivas, ArteBA tiene previsto registrar un importante aumento de ventas y visitantes respecto a la edición del pasado año, a la que acudieron 125.000 personas. EFE

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.