Aún no hay noticias sobre el paradero del artista chino disidente Ai Weiwei.

El caso de Ai Weiwei enfrenta al gobierno y los museos alemanes

El caso del artista y disidente chino Ai Weiwei, desaparecido desde su detención el pasado 3 de abril, enfrentó hoy al Gobierno alemán y tres grandes museos de este país implicados en una exposición institucional en Pekín, a los que el Ejecutivo acusa de connivencia con las autoridades chinas.

2011/04/27


El ministro de Cultura, el cristianodemócrata Bernd Neumann, reprochó a los responsables de los museos organizadores de la exposición, inaugurada en el Museo Nacional de Pekín a principios de mes, haberse comportado "como si fueran funcionarios chinos".

Neumann acusó a los directores de los tres museos nacionales alemanes representados en esa muestra -de Múnich, Dresde y Berlín- no haber aprovechado la ocasión para comportarse como "abogados de la libertad", como habría sido su cometido.

El responsable de Cultura hizo estas declaraciones en un acto convocado hoy en solidaridad con Ai en la Academia de Bellas Artes de Berlín, en presencia, entre otros, del presidente del Goethe Institut, Klaus Dieter Lehmann, y de la Fundación del Patrimonio Prusiano, Hermann Parzinger.

Ambas instituciones impulsaron la organización de esa exposición, que fue inaugurada por el ministro alemán de Asuntos Exteriores, el liberal Guido Westerwelle.

La desaparición de Ai, detenido cuando iba a tomar un avión en dirección a Hong Kong, ha movilizado al ámbito cultural y político alemán, donde estas últimas semanas se han celebrado múltiples actos de solidaridad con el artista.

La Universidad de Bellas Artes de Berlín invitó la semana pasada al disidente chino a integrarse como catedrático externo de su Fundación Einstein, mientras se prepara para el próximo viernes el siguiente acto de apoyo, con la inauguración de una exposición con obras de Ai en la galería de arte berlinesa Neugerriemschneider.

Su detención se produjo unos días después de que en medios alemanes se difundiera la noticia de que pensaba abrir un estudio en Berlín.

Ai Weiwei, considerado el más reputado artista chino vivo, fue la estrella de la Documenta de 2007, durante la que trasladó a vivir a 1.001 chinos a la ciudad alemana de Kassel los cien días de duración de esa feria artística quinquenal.

Desde entonces, expone regularmente en los principales museos de Alemania, donde asimismo se le operó en 2009 de las lesiones cerebrales sufridas al ser agredido en un hotel de su país por policías chinos, aparentemente para acallar sus denuncias contra la corrupción de sus autoridades. EFE

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.