Foto: Margarita Mejía

La olvidada escultura de Ramírez Villamizar en el antiguo Cartucho

La obra, que se pensó como la puerta a una nueva cara del centro de Bogotá en el año 2000, yace desconocida en una esquina del Parque Tercer Milenio.

2016/06/03

Por Paola Moreno

Donde se une la Avenida Caracas y la calle sexta en Bogotá se encuentra Pórtico, una escultura del artista santandereano Eduardo Ramírez Villamizar. Una obra presa del olvido. En un principio estaba destinada para el Jardín Botánico de Cali, pero por motivos presupuestales al final no pudieron trasladarla. “En una bodega bogotana permanece una escultura de 50 toneladas, cuya construcción fue contratada el penúltimo día del año pasado (1997) por la Universidad del Valle. El Consejo Académico pidió un estudio para rescindir el contrato y uno de sus argumentos es que no hay un solo peso disponible para pagarla”. Con estas palabras documentó el diario El Tiempo el suceso.

Fue así como la obra abandonada de Ramírez Villamizar coincidió con el plan de Renovación Urbana durante la primera administración de Enrique Peñalosa en la Alcaldía de la capital. El lunes 18 de diciembre del año 2000, el distrito y su programa de renovación urbana inauguró la primera etapa del Parque Tercer Milenio, donde antes se encontraba la zona del Cartucho, y con ella se levantó el telón que cubría la obra Pórtico, al mismo tiempo que la Rita de Grau en el Parque Nacional.

Al finalizar ese año se habían inaugurado otras esculturas como Cascada, de Edgar Negret, en el Parque El Virrey; Alameda, de Bernardo Salcedo, en Bosa; El hombre a caballo, de Fernando Botero, a la entrada del Parque Renacimiento; Las patillas de la cordialidad, de Ana Mercedes Hoyos, en el Parque de El Tunal.

Hugo Delgadillo, historiador de Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, comenta que la ubicación de la pieza de Ramírez Villamizar es un punto estratégico de la ciudad pues se encuentra a la entrada del centro histórico de Bogotá y a pocas cuadras de lugares como La Plaza de Bolívar y la Casa de Nariño. A la vez, el académico rescata que la forma de la escultura, que con los cerros orientales como telón de fondo, ofrece una nueva mirada a la ciudad.

Lo cierto es que en la actualidad la escultura se encuentra en estado total de abandono. En palabras de Alejandra Malagón, restauradora de bienes muebles, esto se debe también a que el Parque Tercer Milenio nunca ha sido apropiado por los ciudadanos: “ha sido un poco desafortunada la creación del Parque Tercer milenio, la obra no ha logrado ser apropiada por la comunidad y eso se debe a que ésta debe motivarse e impulsarse, además de buscar actores que permitan sentidos de pertenencia. El Parque tiene una historia que tal vez no es fácil olvidar”.  

Resulta curioso que el óxido y las demás transformaciones que pudieran tener sus esculturas al aire libre eran para Ramírez Villamizar una parte integral de su obra. ¿Qué habría pensado de Pórtico?

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación