Exposición Víctor Grippo. Transformación

La alquimia

Con Víctor Grippo. Transformación, el Museo de arte del Banco de la República termina su ciclo de exposiciones. Curada por la historiadora del arte Alicia Chillida, la muestra pretende ofrecer una visión retrospectiva del trabajo del artista argentino. A través de 39 piezas, la exposición estará abierta al público hasta el 2 de marzo del 2015.

2014/12/03

Por Daniela Cortés Medina

Considerado uno de los pioneros del Conceptualismo en América latina, Víctor Grippo (1936-2002) fue un artista argentino que a lo largo de su trayectoria trabajó las relaciones entre el arte y la ciencia. Autodenominado como un alquimista, Grippo une y contrapone distintas polaridades en busca de respuestas que le permitan “entender el mundo”: lo consciente y lo inconsciente, el instinto y la razón, lo espiritual y lo material, lo masculino y lo femenino, la ética y la estética. De ahí que algunas de sus obras parezcan más experimentos de laboratorio que piezas de museo.

Víctor Grippo. Transformación es una muestra retrospectiva que se organiza a partir de una secuencia cronológica y temática que se centra en la idea de la transformación, uno de los principios fundamentales de su práctica artística.  La muestra abarca gran parte de su obra, desde los cuadros sin título hasta las mesas con “la comida del artista” (1991). Sus primeras piezas anticipaban un sistema de pensamiento, de conducciones, de líneas y de fuerzas que más adelante acabarían por trascender su modo de entender el medio de la escultura.

 Alicia Chillida y Nidia Olmos de Grippo en conversación con Arcadia dicen que el trabajo del artista es objetual. “Lo demuestra en cada nueva transformación en la que la obra tiene que ocupar un espacio nuevo. En esta ocasión las obras se reducen, se amplían y se adapta al espacio”.

Uno de los primeros núcleos de la muestra son las papas. “Víctor fue químico de formación. Él acude al medio del arte, donde ya existe una resignificación del objeto. En parte de su obra, él trabajó los alimentos en relación al hombre. La papa americana aparece en todas sus variedades. El la utilizó en su propia alimentación y después le fue sugiriendo cosas. Él está dando un nuevo significado a un objeto humilde y lo sitúa en una condición simbólica, capaz de hacerse humano, y tomar conciencia de sí mismo”, dice Chillida.

 En cada una de las obras de Grippo, la palabra está presente como una suerte armazón que reafirma el sentido de las obras. Alrededor de “Los oficios” otra de sus series emblemáticas, Grippo dice “Cuando el hombre construyó su primera herramienta, creó simultáneamente el primer objeto útil y la primera obra de arte”. Es a través del oficio que esta toma de conciencia se produce en el ser humano.

La construcción del horno para hacer pan, una de sus piezas paradigmáticas, se llevó a cabo en los años 70 en  una plaza pública en Argentina. La intervención duró dos días porque la policía la censuró. Sin embargo el ritual de construir el horno, ayudado por un artesano representa el poder simbólico de su obra y el poder de la pieza de convocar a una comunidad silenciosa y efímera.

Con las obras en las que hace alusión al plomo, Grippo alude a ese equilibrio entre arte y ciencia. El principio alquímico que recorre toda la obra pretende devolverle la dignidad primordial al hombre. Eminentemente político, con fuertes convicciones ideológicas, --no panfletario--, Grippo representa lo que se llamaron los Años de Plomo en Argentina. “En la obra Vida, muerte y resurrección (1980), Grippo quiso demostrar que pese a la opresión, la gente unida con un elemento vivificante acá representado por el agua, va a salir de la dominación. Esta es una obra profundamente simbólica. Se refiere a la alquimia porque el plomo era el elemento que los científicos querían  transformar en oro”, dice Nidia Olmos de Grippo.

 Esta exposición se realizó en colaboración con el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) de la Universidad Autónoma de México y el Centro Gallego de Arte Contemporáneo (CGAC), Santiago de Compostela de España. Definitivamente no hay que perdérsela.

*Fotografía: León Darío Peláez

 

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación