Guajira - País - Fernando Cano

“El blanco y negro le va muy bien a Colombia”

El periodista y artista bogotano Fernando Cano Busquet ganó el Premio Nacional de Fotografía del Ministerio de Cultura.

2017/08/06

Por Sara Malagón Llano

País, Homenaje en Blanco y Negro, una serie de 20 fotografías tomadas en Colombia desde los años 70 hasta hoy, fue el trabajo con el que Fernando Cano Busquet ganó el premio Premio Nacional de Fotografía del Ministerio de Cultura. Las fotografías se expondrán en la galería Casa Cano a partir del 30 de agosto.

Usted suele tomarles fotografías a la vida cotidiana, ya sea urbana o rural. Cuéntenos un poco sobre eso; sobre la relación que para usted tienen la fotografía y la cotidianidad, y la fotografía y lo que somos como país.

Digamos que soy un pasajero de una época que me tocó vivir y que ando por la vida con una cámara de fotografía dejando el testimonio de lo que veo. Colombia es principalmente mi campo de acción y mis coterráneos los que le dan sentido o sinsentido.

¿De qué se trata País, Homenaje en Blanco y Negro?

Desde hace unos cuantos años vengo con la idea recurrente de sacar un libro con mis fotografías sobre Colombia. Mientras ese costoso sueño se hace realidad, he ido esculcando en mi archivo personal el material que podría hacer parte de él y he ido viajando a los lugares que antes no podía y que necesariamente me hacían falta para completar esa visión de la vida que nos hace únicos. País, homenaje en Blanco y Negro, contiene cuatro ejes: paisajes, vida cotidiana, tradiciones populares y detalles de manos que tejen la colombianidad.

¿Por qué la predilección por el blanco y negro, no solo es este trabajo, sino en general en casi todos sus proyectos?

Considero que es el lenguaje propio de la fotografía, lo que la diferencia de otras disciplinas. De pronto soy un romántico (risas). Pero es que, además, le va muy bien a Colombia…

Usted empezó como reportero gráfico. ¿Se considera todavía un reportero?

A mucho orgullo, sí. Y lo seguiré siendo hasta que pueda.

Entonces podría decirse que para usted la fotografía es un acto político.

Tiene mucho de política. A mí el ojo se me educó cubriendo el acontecer nacional cuando trabajaba en El Espectador. Teníamos que vivir enterados de las noticias en todos los campos: el político, el económico, el deportivo, el religioso: todos. Eso para que, cuando nos mandaran a cubrir un acontecimiento, supiéramos a dónde dirigir nuestras cámaras. Nuestras fotografías, nuestros manifiestos políticos eran (son) el resultado de digerir esa información y de plasmarla en imágenes.

Hace unos años, en una exposición en el Museo de Arte Moderno, usted exhibía en una de las salas una serie de fotografías de un habitante de calle que vivía por su casa. ¿Usted concibe la fotografía como un medio para visibilizar lo que solemos invisibilizar?

Sí. La fotografía tiene ese poder. La guerra en Vietnam no existió hasta que los reporteros gráficos le mostraron al mundo las atrocidades que allí se estaban cometiendo; solo para citar un ejemplo.

Me parece sentir que en su trabajo existe también una relación entre la fotografía y el viaje, el recorrido, el desplazarse. Qué opina de eso.

Como lo dije al comienzo, soy testigo de una época y quiero documentarla; dejar, para lo que sirva, una muestra de lo que vi. Pero además, viajar y desplazarse a lugares nuevos es la posibilidad de descubrir otros aspectos de la vida cotidiana, despertar el asombro por la existencia, que se va perdiendo en las rutinas de un mismo lugar. Cada vez que llego a un lugar nuevo empiezo a disparar la cámara hacia todos lados, tratando de apoderarme de ese regocijo que es el descubrir. Y ya cuando se calma esa alegría, trato de buscar la esencia del lugar, lo que él o sus personas me dijeron, distinto a lo encontrado en otra geografía. Así voy armando el mapa del mundo que vi. Así he ido armando a la Colombia que quiero dejar para la posteridad.

Usted es muy activo en las redes sociales. Hace públicas las fotografías, aprovecha las herramientas que ofrecen para jugar con las imágenes.

Digamos que las redes sociales son el periódico que ahora tiene cada individuo para publicar sus noticias, y en el mío, principalmente, comparto lo que voy encontrando en mis recorridos cotidianos, ya sean de Bogotá o de mis desplazamientos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.