"Héroes sin fronteras" reclaman paz.

Fotos que reclaman paz

Con el objetivo de evitar que los niños sean reclutados por grupos armados, una barriada de Medellín apareció con 21 retratos gigantes de los llamados "héroes sin fronteras": simples ciudadanos que reclaman el fin de la violencia.

2012/02/01

Por Efe.

Se trata de una iniciativa del Programa Paz y Reconciliación de la Alcaldía de Medellín y la Secretaría de Educación, que busca exaltar la historia de vida de los habitantes de la Comuna Uno, uno de los asentamientos más pobres de la ciudad.

Sonrisas de niños que quieren crecer en paz y miradas fijas que reflejan la tristeza de los ancianos, constituyen algunas de las imágenes gigantes en blanco y negro que han invadido ese barrio.

Y esto no es más que un proyecto de prevención de reclutamiento, que incluye talleres en los que participan desmovilizados que comparten testimonios y pruebas de superación.

Busca además generar capacidades y estrategias para que esos niños y jóvenes, que un día formaron parte de las organizaciones ilegales, no vuelvan a caer en la tentación.

"Aquí en la ciudad tenemos una particularidad, a los niños no siempre los obligan a ingresar a un grupo armado, a veces ellos eligen estar ahí porque consideran que pueden satisfacer su proyecto de vida, por condiciones económicas o por reconocimiento", explicó Lina Álvarez, psicóloga del proyecto.

Los talleres pretenden que esos jóvenes atraídos por el conflicto opten por vivir lejos de la violencia del barrio y dediquen su tiempo a trabajar en la resolución de conflictos y la superación de los efectos de la guerra.

Asimismo, la campaña busca desestigmatizar la idea de que este barrio es uno de los más violentos de Medellín y mostrar, través de las imágenes, "héroes cotidianos, personas comunes y corrientes, gente sencilla, trabajadora y honesta que sí son un ejemplo de vida para los niños y la ciudadanía", aseveró Álvarez. "Cuando estas personas van a pedir un trabajo, no pueden decir que son del barrio popular porque se lo niegan", aseguró, al insistir en que todos esos jóvenes han sido "muy golpeados por la violencia".

La idea fue inspirada en el fotógrafo y activista francés JR, quien hizo un trabajo similar en otras ciudades, como Río de Janeiro, donde revistió varias fachadas de la favela de Morro de Providencia con rostros de mujeres en blanco y negro.

En Colombia, la idea fue acuñada por el fotógrafo Felipe Meza, quien ha vivido en esta comuna varios meses y ha logrado retratar "la historia de vida de la gente buena del barrio, que son un modelo y ejemplo de vida para los niños y jóvenes", argumentó Álvarez.

"Las amas de casa, mamás, son ejemplares porque son líderes comunitarios, porque tienen en su vida condiciones admirables, a pesar de estar inmersas en un contexto violento", añadió.

No es en vano que el proyecto se desarrolle en Medellín, el lugar donde más niños se reclutan en Colombia y donde sólo en 2010 murieron unos 3.000 menores y jóvenes en hechos violentos.

Las fotografías, colgadas en fachadas y techos de las viviendas, estarán expuestas durante seis meses.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.