BUSCAR:

Homenaje a Andrés Caicedo

Andrés Caicedo (fotografía: Eduardo Carvajal).

Exposición

El escritor caleño falleció hace 35 años y, como un homenaje, la Biblioteca Luis Ángel Arango realizará una exposición en la que presentará manuscritos de sus obras, cartas, guiones para cine, fotografías y dibujos. La muestra fue curada por el cineasta Luis Ospina.

Por: Revistaarcadia.com

Publicado el: 2012-03-07

En una de sus obras, Andrés Caicedo aseguró que vivir más de 25 años era vergonzoso. Sus palabras no fueron simple literatura, a los 25 años el escritor caleño murió, luego de dejar una abundante producción intelectual que fue reflejo de una mente fascinante y compleja. En su obra hay novela, cuento, teatro e, incluso, guiones de cine, un trabajo que alcanzó, a pesar de su prematuro fallecimiento, pues nunca paraba de escribir.

Ahora, a 35 años de la muerte del artista, la Biblioteca Luis Ángel Arango le rinde homenaje con la exposición “Andrés Caicedo: morir y dejar obra”, una muestra que se divide en cuatro ejes temáticos –literatura, teatro, cine y correspondencia– y que fue curada por Luis Ospina, amigo del escritor. Habrá charlas, conferencias y un ciclo audiovisual denominado “Ojo al cine”, que presentará registros audiovisuales sobre el autor. Adicionalmente, se ha preparado una programación especial en la Sala de Audiovisuales de la Biblioteca en la que se proyectarán las películas que más le gustaban a Caicedo.

En 2007 la Biblioteca Luis Ángel Arango recibió de la familia Caicedo Estela el archivo personal del escritor caleño. En él se encuentran manuscritos de sus cuentos, de varias novelas, de obras de teatro, cartas, adaptaciones para cine, guiones de largometrajes, fotografías y dibujos. En la exposición se exhibirá buena parte de este material.

Estos serán los ejes temáticos:

Literatura

Desde los once años, Andrés Caicedo adquirió y mantuvo una inquebrantable disciplina de lector y crítico literario. En vida solo llegó a publicar dos textos: El atravesado en 1975, gracias al patrocinio de su madre, y la novela ¡Que viva la música!, que publicó Colcultura en 1977 –la primera edición la recibió en la tarde del 4 de marzo de 1977, día en que se suicidó–. Como parte de la exposición se presentarán los manuscritos de ambos libros, de obras que nunca terminó y de otra serie de trabajos que sus seguidores han leído con fervor.

Teatro

 A finales de los sesenta, durante sus primeros años de bachillerato, se conocieron sus primeras piezas y adaptaciones dramáticas: La piel del otro héroe, Recibiendo al nuevo alumno, La noche de los asesinos, de José Triana, y Las sillas, de Eugene Ionesco. También adaptó al teatro Moby Dick, la novela de Hermann Melvilla. Él mismo montó estas obras, primero en su colegio, luego creando el TESCA (Teatro Estudiantil de Cali) y posteriormente el grupo de la Universidad del Valle. Parte de estos libretos, así como los guiones inconclusos de Pedro, Pablo y Manuelita y de Morella, hacen parte de la exhibición.

Cine

Andrés Caicedo era un adicto al cine. Fue uno de los fundadores del Cine-Club de Cali, que primero funcionó en el Teatro Experimental de Cali (TEC) y después en el Teatro Alameda y en el San Fernando. En 1972 intentó llevar al cine su guión Angelita y Miguel Ángel, en codirección con CarIos Mayolo, y desde 1974 comenzó a publicar la revista Ojo al Cine, que se convertiría en la revista especializada de cine más importante del país. En 1974 viajó a Estados Unidos con cuatro guiones de largometraje escritos por él y dispuesto a vendérselos a Roger Corman, director que admiraba profundamente; sin embargo, nunca llegaron a manos de Corman, y en Estados Unidos Caicedo se dedicó a ver cine. En la muestra se presentarán varios de estos trabajos, así como algunas piezas gráficas (afiches y cartillas) que concibió durante el Cine Club.

Correspondencia

El mismo Caicedo consideró el género epistolar como lo mejor de su obra, en esta sección de la exposición se verá una selección de la correspondencia que sostuvo con algunos de sus amigos, como Luis Ospina, o la que dirigió a personajes ilustres, como el escritor español Miguel de Marías. “Cuando Sandro Romero Rey y yo recopilamos la obra inédita del escritor después de su muerte, encontramos en los archivos de Cine Club de Cali y la revista Ojo al cine un legajador en cuya carátula estaba escrito en bolígrafo, de puño y letra del autor, el título “DE MÍ AL CINE”. Adentro, organizadas en estricto orden cronológico, estaban las copias en papel carbón que Caicedo hacía de cada carta que escribía”, comentó Luis Ospina.